Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Reportes de una chica plástica

27 abr 2020

Lecciones de una pandemia

Hace apenas unas semanas estaba en la sala de mi casa con amigos, tomando una cerveza y diciendo que esto “solo era una gripa”. Que era mucho el escándalo. Hoy, 19 de marzo, escribo esta columna pensando aún que esto más parece sacado de una película, o que posiblemente me despierte y la vida vuelva a la normalidad.

El aislamiento que vimos en China en las cámaras se veía tan fácil. Era tan fácil imaginar a lo lejos lo que iba a pasar con la economía. Nunca, hace dos semanas, me hubiera imaginado estar en esta situación. En la rampa ascendente de un virus que nos aísla de los que amamos, y a los que no podemos tocar para protegerlos.

En la incertidumbre de un posible colapso económico, donde aún es muy difícil calcular las consecuencias. Es en estos momentos donde más nos pesa estar en países en vías de desarrollo, cuando tenemos que contar masivamente con el sistema de salud, donde el personal sanitario está, como en la guerra, en la línea de fuego, sin siquiera contar con la protección necesaria.

Aunque llevo varios días pensando qué escribirles en esta columna, solo atino a decir algo con seguridad: estamos pasando por un momento histórico, que ha de cambiar el mundo como lo conocemos.

Las afectaciones más grandes estarán en el desabastecimiento de la cadena de suministro, ocasionada por el cierre de plantas. En la enorme caída que esperamos en el consumo, como consecuencia de la pérdida de trabajos. La pandemia es, ante todo, una catástrofe social, que puede tocarnos de cerca a todos. Y después es una calamidad económica.

Pero es en las situaciones de crisis donde se muestra el carácter. Es una oportunidad para ser más humanos, más solidarios. Todo ha de empeorar antes de empezar a mejorar, y esta no será la última crisis que vivamos, y probablemente tampoco la peor. Nos hace más humildes, al saber que nada de lo que antes dábamos por sentado está garantizado. Nos muestra nuestra naturaleza, sabiendo que la única forma de protegernos es si lo hacemos todos juntos, en masa. Muchas vidas se han perdido ya para hacer esta verdad irrefutable.

Y trae consigo oportunidades. Estoy convencida de que, como seres humanos y como profesionales, saldremos fortalecidos. Porque nada como una crisis para demostrarnos lo fuertes que podemos ser, lo recursivos, lo impetuosos. Vamos a salir de esta y de muchas otras. Desde Tecnología del Plástico hemos preparado un especial en línea, con análisis, estudios y artículos que les apoyarán durante esta difícil etapa de incertidumbre, y donde pueden encontrar pautas para su empresa, recursos para aprovechar la crisis y estudios permanentes para orientarlos sobre lo que está pasando. La única forma de salir adelante es seguir, seguir, seguir.

Y por último quiero hacer una reflexión: los plásticos de un solo uso están salvando vidas. Los empaques que conservan la inocuidad están salvando vidas. Han sido una solución imperfecta, pero son necesarios. Hemos diseñado un grifo sin diseñar un desagüe. El grifo no es malo, pero nos hace falta diseñar el 50% de la solución aún. Tal vez lo que necesitábamos era entender en la piel lo que estamos haciéndole a la naturaleza.


Palabras relacionadas:
Laura Flórez es ingeniera mecánica con estudios de doctorado en procesamiento de polímeros del IKV, en Aachen, Alemania. Además es directora de contenido y editora en jefe de Tecnología del Plástico
x