Page 42

TP Ago/Sep´15

bioplásticos El uso de bioplásticos se masifica en la industria automotriz Durabio, de Mitsubishi Chemical, una resina de bio-policarbonato derivada principalmente de isosorbida, proveniente de plantas. Actualmente, la isosorbida se obtiene a partir de maíz de bajo grado no apto para consumo humano. No obstante, Mazda también está investigando intensamente métodos para hacer el plástico con plantas no comestibles. El nuevo bioplástico está compuesto de aproximadamente 45% de material derivado de plantas y 55% de material derivado del petróleo. En esta cooperación Mitsubishi Chemical efectuó la optimización de propiedades de los materiales mientras que Mazda fue responsable de mejorar la técnica de procesamiento para la aplicación en partes de diseño interiores y exteriores. Dado que el nuevo material bioplástico puede ser coloreado y no requiere pintura, también reduce las emisiones de compuestos orgánicos volátiles. Colorear el material le da a las partes un tono intenso y uniforme, con terminado de espejo, y una mayor calidad a la que puede ser lograda con un plástico tradicional pintado. Además, al comparar el costo total para producir una parte, el nuevo material ofrece ventajas de costos sobre la versión hecha con plásticos convencionales, incluido el proceso de pintura. Por tanto el recién desarrollado bioplástico le ayuda a Mazda a mejorar la productividad. Mazda ha estado desarrollando proactivamente tecnologías con biomasa durante varios años. Bajo el nombre Mazda Biotechmaterial, la compañía ha presentado el primer bioplástico de la industria automotriz de alta resistencia, derivado de plantas y resistente al calor para partes interiores, al igual que la primera biotela del mundo para tapicería de sillas hecha en su totalidad de fibras derivadas de plantas (más información al final de este artículo). Para ser apropiado para partes exteriores y los rigurosos factores ambientales a los cuales están expuestos, los bioplásticos requieren ser excepcionalmente resistentes al clima, rayones e im- La industria automotriz es un sector pionero en el uso industrial de bioplásticos. La utilización en modelos de producción en serie demuestra que estos materiales ya tienen el perfil de propiedades y desempeño requerido. Material suministrado por la revista Bioplastics Magazine, cortesía del Dr.-Ing. Michael Thielen, editor en jefe Mazda usa en su modelo 2015 MX5 por primera vez materiales bioplásticos en componentes interiores. H ace una década hablábamos del momento que se está viviendo hoy. En ese entonces se pronosticaba que los bioplásticos darían el salto a la producción masiva y que se contarían varios ejemplos en aplicaciones de larga vida. Pues bien, el sector automotor ha hecho realidad estas profecías. Las principales armadoras han trabajado de la mano con proveedores de materia prima para hacer uso de materiales biobasados en sus piezas plásticas exteriores e interiores. La principal apuesta es liberarse de la dependencia del petróleo y reducir emisiones de CO2. Sin embargo, no ha sido menos importante el beneficio en mercadeo al comunicar al usuario los beneficios de hacer uso de materiales con menor impacto ambiental en los vehículos. A continuación presentamos algunos ejemplos destacados de aplicación de bioplásticos en la industria automotor, tomados de investigaciones hechas por la revista Bioplastics Magazine. Nuevo bioplástico para partes exteriores de automóviles Mazda Motor Corporation, con sede en Hiroshima, Japón, ha desarrollado un plástico de ingeniería biobasado apropiado para partes exteriores de automóviles. El nuevo bioplástico le ayudará a Mazda a disminuir su impacto ambiental. Hecho con materiales derivados de plantas, reduce el uso de petróleo y por tanto las emisiones de CO2. El nuevo material, desarrollado en cooperación cercana con Mitsubishi Chemical Corp. (Tokio, Japón) está basado en 40 edición 4 - volumen 30 / agosto - septiembre 2015 www.plastico.com


TP Ago/Sep´15
To see the actual publication please follow the link above