TP V31 E1 2016 P18

TP_FebMar2016

world news En colaboración con El uber de la fabricación de componentes en 3D Uber conecta a conductores con usuarios. Airbnb hace lo mismo con personas, habitaciones y aquellos que buscan un lugar para quedarse. Peer Munck, CEO de 3Discovered, una empresa con centro de operaciones en Chicago, IL, EE.UU., busca poner a firmas con capacidad de impresión en 3D en contacto con fabricantes que necesitan componentes creados, o una línea de plásticos o metales, de vez en cuando. La premisa de la compañía es la noción de que un número creciente de asuntos industriales se direccionarán hacia la impresión en 3D o la fabricación aditiva para responder a las demandas de piezas de todas las formas, tamaños y escalas de complejidad. Por medio de su página web, los impresores apuestan sobre diseños que los fabricantes publican y 3Discovered cobra una comisión por cada transacción. Aunque hay otros intercambios de servicios de impresión, la empresa cree ser pionera en cuanto a la especialización de la industria. Por ejemplo, los impresores firman un acuerdo de limitación sobre cómo manejarán el diseño que imprimen, ya que los fabricantes no quieren que su propiedad intelectual se vuelva pública. Aunque los números de este año se espera que sean modestos, Munck cree que en los próximos cinco años la firma puede llegar a los “cientos de millones de dólares en utilidades”. Es una meta muy alta para una compañía que apenas comienza, con sólo siete empleados de tiempo completo. Cambiar los patrones de la producción industrial no es tarea fácil, incluso si las impresiones en 3D se multiplican por cinco, de una industria de 4.100 millones de dólares en 2014 a 21.000 millones de dólares en 2020, como lo predice la consultora Wohlers Associates. Ese sería un pequeño porcentaje del valor para todos los bienes de consumo fabricados en los Estados Unidos, que sumaron 2 billones de dólares en 2013, de acuerdo con el reporte de marzo del Servicio de Investigación del Congreso. Muchos fabricantes “no quieren en realidad trabajar por medio de un tercero”, dice Terry Wohlers, presidente de Wohlers Associates, con sede en Fort Collins, Connecticut, EE.UU. Los fabricantes de automóviles y la industria aeroespacial tienden a preferir proveedores. “Un mercado necesita liquidez”, agrega Mohanbir Sawhney, profesor clínico de mercadeo de la Escuela Kellogg de Administración de la Universidad Northwestern y director de su Centro de Investigación en Tecnología e Innovación. 3Discovered “necesita suficientes participantes en ambos extremos para ser viable”. En el extremo de la capacidad, la compañía ha firmado hasta con 20 empresas de impresión en 3D y espera tener 100 para el final del año. Una de ellas es Futurescape 3D, de Sioux Falls, SD, EE.UU. A la compañía le agrada la habilidad de descargar un diseño y enfocarse en la impresión, según Rob Hodgdon, gerente de operaciones. Julie Friedman Steele, quien maneja 3D Printer Experience, con sede en Chicago, es cautelosa sobre usar un tercero. “Hemos descubierto que la gente quiere ese contacto con nosotros”, expresa. Munck, de 59 años, está dispuesto a esperar a que madure el negocio. Compara la posición de 3Discovered con un surfista en una tabla, esperando por su ola. www.plastico.com/guia-de-proveedores edición 1 - volumen 31 / febrero - marzo 2016 17


TP_FebMar2016
To see the actual publication please follow the link above