TP V31 E1 SUPLEMENTO MEXICO M4

TP_FebMar2016

SUPLEMENTO ESPECIAL / MÉXICO más este proceso, las bondades que significa (…). Con el polietileno inerte, los campos de aplicación son prácticamente todos”, comenta el especialista. El rotomoldeo tiene muchas ventajas comparado con otros métodos de procesamiento de plásticos. “Es un proceso muy sencillo con muchas variables. Al ser sencillo las máquinas son económicas, los moldes son regalados comparados con inyección o soplado y eso hace que sea factible que cualquier empresa ingrese al sistema, por eso hay tantas pequeñas empresas”, dice Horacio Lobo. Actualmente, el valor del mercado de rotomoldeo, según Anipac, es de 40.000 toneladas anuales de polietileno solamente, por lo que las expectativas son muy altas, pues también se puede rotomoldear materiales como el teflón, policarbonato, etcétera. Aunque el mercado se concentra en tanques de agua, almacenamiento y contenedores de basura, hoy en día, a decir de Joel Pérez, se están diversificando los nichos. “Hay una oportunidad en el rotomoldeo para juguetes, aquí en México existen empresas importantes, en Querétaro hay dos que hacen juguetes y del total de empresas que nosotros (Anipac) estamos analizando, prácticamente el 15% hace este tipo de juguetes: pelotas, cabecitas de muñecas con el proceso de rotomoldeo por plastisoles”, detalla Pérez. Menciona que otro segmento que está en crecimiento en el país es el que tiene que ver con la producción de trafitambos, barreras de contención y otros implementos para infraestructura de carreteras y puentes; pero también en la fabricación de casas para mascotas, autopartes y productos para el sector salud. Versaplas es una de las empresas que está impulsando la innovación en moldeo rotacional. Actualmente cuenta con tres patentes y ha desarrollado productos de alta calidad para prácticamente todos los sectores de la industria, desde automotor, para la construcción, vehículos marinos, decoración, infraestructura vial, incluso, casas de plástico de una sola pieza. “El rotomoldeo es versátil, dinámico, económico, fácil de entrarle, tiene casi todas las ventajas, excepto una, es lento el proceso (…) El gran potencial que tiene el rotomoldeo, entrando a lo que es innovación, es tan amplio como la imaginación si tienes ideas y si no las tienes vete a los congresos y aprende”, asegura Lobo Zertuche. Joel Pérez, de la Anipac, considera que en los últimos años se han dado avances para impulsar el rotomoldeo entre las empresas mexicanas y un gran paso es tener en el país la posibilidad de adquirir la resina grado rotomoldeo que antes se importaba de Canadá y Estados Unidos. Asimismo, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) ha apoyado diversas iniciativas como la creación, en 2011, de la Alianza Estratégica y Red de Innovación (AERI) para la Competitividad de la Industria del Rotomoldeo, donde se integraron el Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez, Cinvestav, UNAM, IPN, CIQA, UANL, UPCh, y las empresas Versaplas, BM Moldes, Bolme Manufacturas, Hidroplast, Negocios Especializados y Ecoplas. Y a través de su Programa de Estímulos a la Innovación (PEI) ha destinado recursos para empresas y universidades que buscan innovar en este tema. Los esfuerzos existen, pero según los especialistas, hace falta hacer mucho más para dar a conocer las posibilidades que ofrece esta tecnología: “Necesitamos promoción como proceso, si la gente sabe lo que se puede hacer, el potencial tan grande del rotomoldeo, se nos van a abrir las puertas”, expresa el asesor de Versaplas. El diagnóstico de Marisol Sánchez en su investigación revela que ya que la mayoría de las empresas son pequeñas, su productividad es baja y sobreviven disminuyendo costos y reduciendo personal, con el objetivo de establecer una competencia en precios, en lugar de buscar nuevas aplicaciones. Para ello sería necesario poner a su alcance la tecnología y la materia prima necesaria para el desarrollo de nuevos productos, mejorar sus procesos, así como dar capacitación al personal. “El mercado de rotomoldeo debe volverse más competitivo y no sólo mejorando procesos para dar un mejor precio, sino encontrando nuevos nichos de mercado, es decir, diversificando su producto”, dice Sánchez. Incluso, igual que otros segmentos de la industria de plásticos, en el rotomoldeo se carece de especialistas. “Hacen falta ingenieros en plásticos, no técnicos, que conozcan de procesos de transformación, que puedan determinar el correcto número de revoluciones www.plastico.com/guia-de-proveedores edición 1 - volumen 31 / febrero - marzo 2016 M 3


TP_FebMar2016
To see the actual publication please follow the link above