Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2016 Página 1 de 2

10 pasos para mejorar la eficiencia de su proceso de inyección

Por: Dr.-Ing. Laura Flórez, directora de contenido

Vea un recuento de las mejoras sistemáticas para implementar en moldeo por inyección, con el fin de reducir tiempos de ciclo y aumentar la calidad del producto.

El moldeo por inyección es un proceso complejo en el que diversas variables interactúan simultáneamente. Sin embargo, la gran mayoría de las plantas tienen la oportunidad de mejorar la eficiencia y rentabilidad, atendiendo a pequeños detalles o haciendo inversiones relativamente bajas en equipos periféricos o modificaciones ligeras de moldes. En este artículo revisamos algunas estrategias que se pueden implementar para hacer el proceso de inyección más productivo.

1. Diseño y espesores del producto: el diseño y ante todo el espesor del producto determinan el tiempo de ciclo y por tanto la rentabilidad del proceso de inyección. El tiempo de enfriamiento se incrementa con el cuadrado del espesor del producto inyectado; por lo tanto, si se aumenta al doble, el espesor en realidad se está incrementando en cuatro veces el tiempo de enfriamiento. A veces se hace más grueso un espesor para que una pieza tenga más resistencia mecánica. Sin embargo, un espesor muy grueso puede generar todo lo contrario, pues en esta zona se pueden producir vacíos durante el enfriamiento, debilitando el producto. Así, la recomendación primordial para garantizar los menores tiempos de ciclo es buscar alternativas a espesores gruesos, tales como costillas de refuerzo.

2. El punto de inyección y la presión de sostenimiento: tenemos el concepto de que el punto de inyección debe ser lo más pequeño posible para que pueda desprenderse fácilmente del producto, sobre todo en diseños de canal frío. No obstante, el punto de inyección cumple dos funciones: por un lado garantizar llenado completo del producto, pero por otro permitir el paso del volumen que se compensa durante la etapa de la presión de sostenimiento. Dicha presión no puede actuar si el punto de inyección se solidifica muy pronto, por lo que es recomendable diseñar éste tan generoso como sea posible. Cuando la presión de sostenimiento actúa, no solo se mejora la estabilidad del producto al compensar la contracción volumétrica que ocurre en el plástico de manera natural cuando se enfría, sino también es posible mejorar el contacto del producto con la cavidad del molde, optimizando hasta en 10% la eficiencia del enfriamiento.

3. Canales de enfriamiento en el molde: el molde de inyección sirve principalmente para enfriar el material plástico. Así que nuestra labor como ingenieros y técnicos de planta es facilitarle este trabajo. Los canales de enfriamiento deben estar perfectamente limpios, libres de corrosión y el caudal de agua que les hagamos llegar debe ser generoso. Es muy importante tener un caudal de agua en régimen turbulento, es decir, que por los conductos pase la mayor cantidad de agua por minuto a la mayor presión posible. Para ello es importante que el diámetro de los canales y las mangueras sea tan grande como se pueda. También es importante no "puentear" el agua, es decir, garantizar que ésta entra y sale solo una vez por el molde y, por tanto, que cada circuito cuente con un caudal de agua independiente.

4. Método de enfriamiento: por economía, en muchas plantas se opta por tener una torre de enfriamiento, sin embargo, en las torres el agua puede contaminarse y se pierde “frío” al transportarla. Una prueba importante es medir la temperatura real del agua que le está llegando a cada máquina. Es común que cuando entramos a una planta y preguntamos a qué temperatura está el agua, siempre se nos dé el número que marca el tablero del sistema de enfriamiento central. No obstante, este número puede variar de manera importante dependiendo de la posición de cada inyectora dentro de la planta y de las condiciones climáticas. La situación ideal es que tengamos una fuente de frío dedicada a cada máquina, capaz de trabajar de manera continua y garantizar la misma temperatura y caudal. Existen equipos periféricos que pueden adquirirse de manera independiente para enfriar -al menos- las máquinas más críticas dentro de la planta. Normalmente, cuando se cuenta la eficiencia obtenida en ciclo, el retorno de la inversión suele ser inferior a dos años.

5. Aleaciones de alta conductividad en el molde: el tiempo de ciclo está determinado por las zonas más calientes dentro del molde. Si atacamos estas zonas donde está la mayor temperatura, no solo reduciremos el tiempo de ciclo, también mejoraremos la estabilidad dimensional del producto. Con un termopar es posible medir las zonas más calientes dentro del molde, que normalmente corresponden con las zonas de mayor espesor del producto inyectado, y se puede concebir una mejora en la refrigeración con el uso de insertos de alta conductividad -base cobre-, por ejemplo para hacer más eficiente la transferencia localizada de calor.


Palabras relacionadas:
Mercado de inyección, industria de inyección, empresas de inyección de plásticos, cómo mejorar los procesos de inyección, alternativas para mejorar procesos de inyección, soluciones para procesos de inyección, eficiencia energética en procesos de inyección, mejoras en procesos de inyección, soluciones en inyección de plásticos
x
Martin
27 de agosto de 2016 a las 14:39

10 pasos importantes, pero lamentablemente muy pocas personas entienden estos conceptos, ya en la producción diaria, lo importante es "producir" a como de lugar, aqui es donde las perdidas se hacen evidentes ya que se genera mas scrap o re trabajos, se agradece su información y espero que sigan publicando mas temas relacionados.


Sección patrocinada por

Otras noticias de Inyección

Documentos relacionados