Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2005 Página 1 de 6

2006: ¿Hacia dónde va la industria plástica en América Latina?

Equipo editorial de Tecnología del Plástico

Se calcula que América Latina y el Caribe crecerán cerca de 4,3% en el 2006, según este informe completo de Tecnología del Plástico.

Siguiendo la tendencia de dinamismo generalizado que se viene observando desde el 2004 y en la que se incluyen casi todos los países de la región, se calcula que América Latina y el Caribe crecerán cerca de un 4,3% en el 2005. Si las previsiones logran confirmarse, la tendencia ascendente se extendería hasta el 2006, momento en el cual los países en conjunto alcanzarían una tasa de crecimiento cercana al 4,0%. Con esto se completarían cuatro años consecutivos de expansión económica, que significarían un aumento del PIB per cápita cercano al 10% entre 2003 y 2006.

Este comportamiento se explica principalmente por el muy favorable escenario externo, caracterizado por el crecimiento del PIB mundial y las bajas tasas de interés. En forma paralela, hay factores macroeconómicos al interior de los países que han dado continuidad al proceso de crecimiento: entre ellos se cuentan una elevada competitividad externa y un superávit en la cuenta corriente y en el balance fiscal primario, todo lo cual ha favorecido la creación de oportunidades de inversión. Otro aspecto favorable es que en esta nueva ruta ascendente de América Latina, los recursos financieros externos no han jugado el mismo papel protagónico que representaron en el pasado; incluso desde 2003 se ha visto que existe un balance regional de cuenta corriente superavitario.

En la mayoría de los países de la región, el sector público está aprovechando el contexto macroeconómico favorable para fortalecer las cuentas fiscales, incrementando los ingresos y reduciendo los gastos. Esto, que se traduce en un aumento del superávit primario, significa que la región está mejor preparada para enfrentar los retos que podrían avenirse debido a conflictos o amenazas externas, y que los países de América Latina y el Caribe están preparándose para crecer a un ritmo superior.

En un contexto de baja inflación, que permitió adoptar políticas monetarias más expansivas, varios bancos centrales de la región han optado por acumular reservas internacionales, con el fin de reducir la apreciación nominal de las monedas en el largo plazo. Las tasas de interés, que se mantienen en índices históricamente bajos, así como las apreciaciones de diferentes monedas, que han reducido el costo de importar, han hecho que la demanda interna vea un repunte. Por tanto, aunque durante 2005 el sector exportador ha tenido un papel protagónico, también la demanda interna será un importante propulsor del crecimiento.

Pese a que se espera una desaceleración en el crecimiento de este año al próximo, está proyectado que en 2006 todos los países de la región crezcan en forma homogénea, entre un 3 y un 5,5%. Se espera un crecimiento global de la región de 3,8%, y su descenso con respecto al presente año se explicará por una desaceleración de la economía mundial y por la normalización de varias economías de la región, que habrán completado el proceso de recuperación iniciado en 2002. El Cono Sur y la Comunidad Andina son las regiones que muestran una mayor tasa de expansión. América del Sur crecería un 4,7%, México y América Central crecerían un 3,6% y el Caribe un 4,0%.

Algunos problemas, sin embargo, subsisten en el panorama internacional y amenazan la estabilidad de las economías latinoamericanas. Es posible, por ejemplo, que se dé un ajuste traumático del desequilibrio que actualmente se presenta en la economía internacional; esto conllevaría a una reducción del PIB mundial. Los serios conflictos políticos que están latentes también podrían afectar el crecimiento de América Latina.

Otro factor que podría amenazar la tendencia de ascenso de la región es el aumento de las importaciones, que en algunos países de la región están incrementándose a tasas superiores a las de las exportaciones. Aunque esto no supone un problema en el corto plazo, podría ser que este comportamiento esté denotando una ausencia de tejido industrial, o que esté asociado a cambios de hábitos de consumo determinados por la apertura en las economías [1].

Para contrarrestar tales efectos se hace necesario, de acuerdo con la CEPAL, aumentar la tasa de inversión y lograr que el mayor dinamismo de las exportaciones se transporte al conjunto del aparato productivo. Las tasas de inversión que se evidencian actualmente, y que alcanzan el 20% del PIB, no pueden en ninguna forma acelerar el crecimiento de la región. El mismo organismo recomienda a los países de América Latina y el Caribe aprovechar la oportunidad para agregar valor, en especial conocimiento a sus exportaciones. Sin ello no se sentarán las bases para un crecimiento más permanente.

Panorama internacional 
Los últimos dos años han estado marcados por una nueva geografía de flujos comerciales y financieros internacionales, debida principalmente a la mayor presencia de China en el panorama internacional.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados