Promocione sus productos o servicios con nosotros
Enero de 2008 Página 1 de 2

Análisis sobre el futuro de los precios de las resinas plásticas

Raúl Arias

Conozca los factores que influyen en la formación de las poliolefinas, del polietileno y del polipropileno, y su posible comportamiento futuro.

Durante la reciente Reunión Anual Latinoamericana de Petroquímica de la APLA en Buenos Aires, a la sombra de recientes vaivenes de los precios del petróleo, me encontré con que la pregunta “¿Qué va a pasar con los precios de las resinas en los próximos meses?” fue tanto frecuente como enfática. Además – como era de esperar- tras algunas presentaciones y conversaciones con los representantes de las diferentes empresas, se agregó la pregunta “¿Por qué difieren los pronósticos de los consultores respecto a lo que sucederá con los precios?”. Por ello, quiero hablar en esta ocasión de los factores que influyen en general sobre la formación de precios de las resinas (me enfocaré en las poliolefinas – polietileno y polipropileno - principalmente) y el posible desarrollo que pudieran tener algunos de dichos factores.

En la época de “constrúyelo, ellos vendrán” (o sea de mercados estrictamente de vendedores), los precios se determinaban por la suma de los costos y de los márgenes que el fabricante quisiera aplicarles. Con el tiempo, y con la competencia, los productos tuvieron que competir por la preferencia del consumidor. Entonces, las fuerzas del mercado tomaron vida. Como parte de este proceso, la segmentación de los productos en especialidades (productos dirigidos a mercados pequeños pero – al menos en teoría – de altos márgenes) y commodities (por su denominación en inglés, productos de bajo margen, que son altamente intercambiables sin importar su marca o productor y que se producen y comercian en altos volúmenes) se hizo también evidente. Algunos productos nacieron como especialidades y se vieron posteriormente condenados a convertirse en commodities por exceso de oferta y caída de precios (el ABS y el PET son buenos ejemplos de ello).

Las resinas commodity gozan de gran importancia global, como es el caso del ya mencionado PET, el PVC, el PS, los polietilenos y el polipropileno. Por otro lado, algunas de ellas se han convertido en un dolor de cabeza para los productores, como sucede hoy con los estirénicos en las Américas. Veamos qué hay tras ello. Una característica adicional de las commodities es el hecho de que las materias primas utilizadas en su producción representan un porcentaje alto de su costo total. Así, por ejemplo, el precio del estireno (una materia prima aromática, es decir no lineal) es vital para el fabricante de poliestireno y el etileno y el polietileno (materias primas olefínicas, lineales) lo son para el fabricante de poliolefinas. Consecuentemente, las materias primas (o feedstocks en inglés) con que se elaboran a su vez estas materias primas influirán en los precios de las mismas hacia atrás de la cadena productiva (upstream). Dependiendo del producto en cuestión, al inicio de la cadena nos encontraremos fundamentalmente con el petróleo o con el gas natural (aunque las materias primas alternativas empiezan a captar más y más la atención y se hacen anuncios de plantas a gran escala a partir de ellas, su impacto en el mercado es aún menor). 

A través de procesos petroquímicos, el petróleo o el gas, dependiendo de la materia prima de que se disponga y para la que se haya diseñado el complejo petroquímico en cuestión, son convertidos en feedstocks para la producción de polímeros. Por ejemplo, el etileno para la producción de polietileno es el resultado de haber roto (cracking, en inglés) hidrocarburos más pesados, líquidos o gaseosos, para formar hidrocarburos cortos a los que se introducen los enlaces dobles entre las moléculas de carbón que durante el proceso de polimerización permitirán crear las grandes cadenas moleculares que componen las resinas plásticas.

Es evidente, pues, que los movimientos en los precios tanto de petróleo como de gas afectarán a los productos derivados de ellos, como lo son las resinas plásticas. Desafortunadamente, el uso de productos derivados de petróleo y de gas para la producción de polímeros es menor comparado con el uso para la producción de energía. Así, lo que suceda en el mercado de energía podrá influir sobre los precios de petróleo y gas (y qué decir del entorno geopolítico), mientras que lo que suceda en el mercado de los polímeros no podrá hacerlo. Dicho de otra forma, los polímeros tendrán que “seguir la ola”, pero no podrán generarla.

Por la razón expuesta arriba, analistas de mercado, compradores y consultores prestan gran atención al desarrollo de precios tanto de petróleo como de gas, así como sus derivados, para tratar de predecir los movimientos de precio de las resinas plásticas que les seguirán. En un mercado razonablemente balanceado entre oferta y demanda, sin sobresaltos, esto pudiera funcionar hasta cierto grado. Sin embargo, ni el mercado del petróleo y gas es estable - como lo ha mostrado la experiencia - ni el mercado de las resinas plásticas está normalmente balanceado.

Acerca del autor

Raúl Arias

Raúl Arias

gerente para América Latina de Nexant Chemsystems Raúl Arias Álvarez es gerente para América Latina de Nexant Chemsystems. En la industria, se ha desarrollado en puestos gerenciales en planeación estratégica, mercadotecnia y ventas. Fue colaborador por varios años de BASF, en donde ejerció como responsabilidad final la gerencia del negocio de estirénicos para México, Centroamérica y el Caribe.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales

Documentos relacionados