Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2014

Automatización para la industria plástica: retos y tendencias

Para Wittmann Battenfeld, que ha realizado aplicaciones en el campo de la automatización, el mercado latinoamericano ha mostrado un desarrollo muy positivo.

La automatización, entendida desde un concepto industrial, se refiere al uso de sistemas computarizados y electromecánicos con el fin controlar maquinarias o procesos industriales que pueden lograr precios más bajos en producción y en mejores productos terminados.

Sobre este tema hablamos, en entrevista exclusiva, con los ingenieros Rodrigo Muñoz, director general de Wittmann Battenfeld México, y Hugo Muñoz, vicepresidente de automatización de la misma empresa quienes comentaron como, en México, cada vez se está teniendo más conciencia de que es mejor automatizar e invertir en equipos que permitan mejorar los procesos productivos.

Al ser indagados sobre las principales tendencias en automatización para la industria plástica, el ingeniero Rodrigo Muñoz afirmó: “estas son, sin duda, las aplicaciones para colocar insertos dentro del molde antes de ser inyectados. También son muy comunes los sistemas de control de calidad y sistemas de almacenaje con detección de código de barras en las cajas”.

El ingeniero Hugo Muñoz complementa que “en México, especialmente en el centro del país,  hay una tendencia a automatizar la industria automotriz. Muchas de las armadoras de todo tipo de marcas como Toyota o Mitsubishi se vinieron al centro solicitando aplicaciones de inserto. Lo que más piden nuestros clientes es que el robot, antes de que la pieza sea inyectada,  tome unos insertos para que se haga una sobreinyección sobre los mismos y que salgan ya piezas con un trabajo menos por hacer fuera de la línea”.

De igual forma los directivos consideran que las tecnologías de automatización que gozan de mayor aceptación en la industria plástica de América Latina son, sin duda,  los robots y los sistemas de manejo de materiales: “No sólo sucede con los robots, también con los sistemas de manejo de materiales para transportar las resinas a las máquinas de inyección. Cada vez se hace más común. Hace algunos años a nosotros nos costaba mucho trabajo convencer a los clientes de que era una muy buena solución y todas las mejoras que esto les podría traer y, ahora, son ellos, los clientes, quienes nos buscan. Ya no nos toca ir a convencerlos de que tienen que hacer alguna inversión para automatizar cualquier proceso”, afirmó el ingeniero Muñoz.

En cuanto a la existencia de barreras para la adopción de este tipo de tecnologías en América Latina, el ingeniero Rodrigo Muñoz afirmó que: “el miedo al cambio, el desconocimiento de los alcances y beneficios que pueden llegar a ofrecer los robots no permitieron en algún momento la entrada generalizada de este tipo de sistemas. Sin embargo, estas barreras han podido ser vencidas poco a poco explicando a los usuarios las ventajas de lo que sería utilizar un robot en el proceso específico de cada cliente y en el retorno de inversión. Es muy importante la capacitación constante a nuestros clientes”.

“Yo ya no veo barreras. Hace años superamos el que la gente no quisiera automatizar sus procesos”, concluyó al respecto el ingeniero Hugo Muñoz.

En cuanto al perfil de las empresas que quieren optar por la automatización de sus procesos, continuó el directivo: “Lo primero que debe hacer una empresa es la medición del volumen de su producción para ver si es rentable invertir en sistemas de automatización. Por ejemplo, si hay corridas de productos que son muy cortas y, aunque el cliente crea que necesita automatizar, no es conveniente”.

Sobre aplicaciones exitosas de sus sistemas de automatización,  el ingeniero Hugo Muñoz menciona una: “tenemos el caso de un proveedor de Chrysler en el que se colocan 10 insertos dentro del molde. Antes esta era una aplicación que corría en dos minutos una pieza. Es una pieza muy grande, la parrilla de un camión. Ahora logramos reducir la corrida a 85 segundos. Con esto, se está elevando su producción, prácticamente, en un 30%”.

Los directivos afirman que la principal ventaja que brinda la instalación de sistemas de automatización es económica. Pero aclaran que para ver el retorno de esta inversión es necesario esperar un año y medio. “Después de este tiempo se van a obtener todos los beneficios. Son sistemas que trabajan 24 horas los 7 días de la semana y en lugar de tener muchísima gente en un sistema se puede tener una sola persona para varias máquinas a modo de supervisión”.

Artículo proveniente de la revista impresa con el código Tp2902_automatización.

Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Equipo auxiliar

Documentos relacionados