Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2020 Página 1 de 2

Cadenas de suministro pospandémicas: Podemos presenciar el nacimiento de nuevos modelos

Por Jacek Olszewski, Director de Miebach Consulting en Polonia

El papel de la producción local y las existencias estratégicas almacenadas localmente puede aumentar.

La economía mundial tiene ciclos naturales de crecimiento y regresión. Algunos de ellos son de naturaleza regional, otros globales. Lamentablemente, además de este sinusoidal auge y estancamiento económico, nos encontramos con fenómenos impredecibles y violentos en la vida económica, con efectos significativos en la realidad que nos rodea. Tales fenómenos fueron llamados por el economista americano N. N. Taleb “cisnes negros”.

Los conocemos de la historia reciente: el estallido de las guerras mundiales, el golpe del 11 de septiembre, el colapso de Lehman Brothers. También los conocemos por las noticias de hoy: es una pandemia mundial de coronavirus. Un enorme tronco ha caído bajo las ruedas de la locomotora económica acelerada y se produce un frenado abrupto.

Mientras luchamos contra los efectos de este frenado, ya estamos pensando en lo que nos espera en el futuro. ¿Cómo serán las cadenas de suministro cuando la economía comience a ganar impulso nuevamente?

Al igual que el cuerpo humano se vuelve más resistente a las enfermedades después de su paso, también los actores individuales toman medidas preventivas, que vemos en una macro escala como tendencias para hacer la economía más resistente a los "cisnes negros".

El estancamiento precederá al crecimiento

Entonces, ¿cómo se verían las cadenas de suministro en un año y cómo en cinco años? Comencemos con el futuro cercano. Los economistas hablan sobre dos posibles escenarios:

  • escenario “V” (rápida desaceleración y rápido crecimiento después de la crisis)
  • escenario en “U” (crecimiento precedido por el estancamiento)

Utilizando el ejemplo de una locomotora pesada con muchos vagones, es poco probable que arranque inmediatamente a toda velocidad, incluso si lanzamos mucho combustible a la caldera en forma de ayuda y medidas de activación económica.

La ola pandémica se está extendiendo por el mundo, alcanzando su punto máximo en Europa y los Estados Unidos, con China ya en la fase de descenso. Las empresas ya están tomando medidas preventivas. En la industria electrónica, Apple anunció que está empezando a trasladar parte de su producción a la India, Taiwán y Vietnam.

La industria automotriz también se ve particularmente afectada por la epidemia. China es ahora uno de los mayores mercados mundiales de automóviles nuevos y un lugar importante para los fabricantes y proveedores (China es uno de los mayores exportadores de componentes de automóviles). Algunos fabricantes han pospuesto el inicio de la producción en sus fábricas en China debido a la epidemia.

Limitaciones en trasporte

No solo la producción se reduce significativamente, sino que también el transporte está severamente limitado debido a los controles y cierres fronterizos, así como al bloqueo o cuarentena que afectan a las fábricas, aeropuertos y puertos marítimos. La capacidad de transporte aéreo es muy limitada o está disponible solo a un precio superior. La consecuencia de esto ya es una falta parcial de suministro de materias primas y productos semiacabados, lo que provoca paradas de producción en todo el mundo y afecta a las cadenas globales.

Disminución en la demanda

La demanda en Europa y EE.UU. ha disminuido drásticamente, pero hay algunas señales de recuperación en China. Andreas Renschler, director de VW Commercial Vehicles dijo en una entrevista con Wirtschaftswoche:

“Ya hay pedidos de camiones Scania en China que no podemos manejar en este momento porque tuvimos que detener temporalmente la producción”.

¿Conclusión? En un futuro próximo, todavía tenemos que enfrentarnos a obstáculos en la producción y el transporte que deben tenerse en cuenta en los plazos de entrega, tanto para los contratos nuevos como para los ya firmados.

Las decisiones de hoy te darán una ventaja sobre tus competidores mañana

Independientemente de los problemas actuales, uno ya debería pensar en el futuro. El ciclo de inversión de la nueva instalación logística, desde su concepción hasta su puesta en marcha, es de unos 2 años y, debido a los problemas actuales mencionados anteriormente, puede ser aún más largo.

Esto significa que la instalación diseñada hoy comenzará a funcionar después del peor momento para nosotros. Así que quien tome decisiones de inversión audaces hoy (revisando por supuesto las previsiones de crecimiento para los próximos años) estará un paso por delante de la competencia mañana.


Palabras relacionadas:
Economía post coronavirus, globalización post coronavirus, cadenas de suministro post coronavirus, qué esperar en las cadenas de suministro al superar la pandemia, las nuevas cadenas de suministro tras el coronavirus, economía mundial tras el coronavirus, Jacek Olszewski, Director de Miebach Consulting en Polonia.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de La industria frente al COVID-19

Documentos relacionados