Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2013 Página 1 de 5

Ciencia y educación sobre los plásticos y el medio ambiente

Equipo Editorial de Tecnología del Plástico

¿Cómo cambiar la imagen del plástico con respecto al cuidado del medio ambiente? Los líderes de las asociaciones de Latinoamérica cuentan sus estrategias.

Actualmente, los materiales plásticos tienen una imagen considerablemente negativa ante el consumidor final en términos medioambientales. Diversos aspectos relacionados con contaminación visual, falta de educación y ausencia de políticas para el manejo eficaz de residuos sólidos han hecho de las bolsas y envases plásticos blanco de señalamientos y prohibiciones. El efecto es tal, que los plásticos, en general, son presentados como los villanos de la historia en campañas publicitarias que invitan a exaltar la importancia de cuidar el medio ambiente.

Bajo este escenario, los industriales del plástico deben lidiar con dos realidades: Por un lado, está la imperiosa necesidad de ajustar sus prácticas, enfocados en lograr la sostenibilidad de sus procesos y de sus productos, y por otro lado está la tarea reivindicar a los plásticos en el imaginario social.

Ante este panorama, las agremiaciones de varios países han adelantado estrategias de difusión para llevar un mensaje educativo, y explicar que el villano no es el material, sino el comportamiento asociado a su incorrecta disposición final. Así mismo, muchas organizaciones han impulsado campañas para crear conciencia entre los consumidores de los beneficios que a diario reciben gracias la utilización de los plásticos en su vida cotidiana. Los esfuerzos de las asociaciones gremiales van desde apoyar y asesorar sobre leyes nacionales, hasta ir a los colegios a enseñarles a los niños el manejo correcto de los residuos y promover el reciclaje como fin de vida.

Tecnología del Plástico habló con los representantes de las asociaciones de la industria plástica más representativas de Latinoamérica, para conocer qué se está haciendo en la región para mejorar la imagen de los plásticos, en términos de impacto ambiental.

En México, el plástico es parte de la solución
La industria mexicana del plástico ha enfrentado tiempos turbulentos ante diversas propuestas para prohibir la distribución gratuita de bolsas plásticas de supermercado en varios estados. En algunos casos, los señalamientos se han extendido más allá de las bolsas y han cobijado poliestireno expandido (unicel) y artículos desechables (platos, cubiertos y popotes). Sin embargo, en medio de estas amenazas, la legislación, la industria y el consumo han dado grandes pasos hacia reciclaje.

Según José Anselmo del Cueto, presidente de la Asociación Nacional de Plásticos de México (ANIPAC), los plásticos son atacados y seguirán siendo atacados. La clave de la industria está en brindar información para contrarrestar estos ataques. “Hay que dejar de abordar la ecología como una ideología, y comenzar a mirarla como una ciencia. Debemos hablar de huella de carbono, de análisis de ciclo de vida, de cumplimiento de estándares y de certificaciones. El plástico, el gas, la energía nuclear y los transgénicos son los cuatro grandes tabúes en México. Desde nuestra industria estamos trabajando para cambiar eso, y enseñarle a la gente que el problema no son los plásticos en sí mismos sino que terminen en el relleno sanitario o tirados en cualquier lugar”, señaló.

De acuerdo con el directivo, la separación de las basuras ha sido fundamental en este giro y ha fomentado el desarrollo de una industria de separación de desechos sólidos. “Actualmente, en Ciudad de México la separación se hace en orgánicos e inorgánicos, pero se espera llegar a niveles de clasificación más precisos. Aquí, por ejemplo, creemos que el plástico es el principal aliado para la clasificación de la basura, porque justamente las bolsas permiten hacer esta separación en la fuente. Para muchos temas ambientales el plástico es la solución”, comentó.

Las iniciativas con material reciclado toman cada vez más fuerza, en México. Diversos productos como señalizadores de carretera, divisores en construcciones y mobiliario urbano son fabricados con mayor frecuencia a base de plásticos reciclados. Además, los índices de reciclaje alcanzan niveles nunca antes vistos en el país. Sólo en PET, la cifra asciende a 40 por ciento.

“No queremos que nos obliguen a emplear una cantidad determinada de producto reciclado porque no contamos todavía con el suficiente abasto de resina reciclada para poder justificar ese crecimiento”, comentó el directivo.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados