Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2006

Crece la industria del reciclaje de plásticos en Argentina

Ángela Barriga Salamanca

Aunque el costo sigue siendo alto, empresas argentinas convierten el material reciclado en un producto de exportación.

La crisis económica de 2001, la creciente conciencia ambiental y el éxito de los programas de reutilización de residuos plásticos implementados en varios países, ha servido para que tanto el gobierno como los empresarios y los ciudadanos argentinos conviertan el reciclaje no sólo en una manera de contribuir al cuidado del medio ambiente sino también en una magnífica oportunidad de negocio y en una fuente más de empleo.

Particularmente, desde febrero de este año, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires puso en marcha la ley de Basura Cero, una estrategia que ya ha sido adoptada por varias ciudades del mundo y que impulsa la reutilización y el reciclaje de residuos. En Buenos Aires, el objetivo es disminuir los desperdicios reciclables que se entierran en los rellenos sanitarios en un 50% para 2012 y en un 75% para 2017.

En el mes de mayo, Buenos Aires fue visitada por el norteamericano Jack Macy, especialista en reciclaje de San Francisco, y por Jo Knight, experta en tratamiento de residuos y funcionaria del gobierno de Nueva Zelanda, quienes explicaron en la Legislatura de la ciudad cómo funcionan los planes para tratar la basura en sus respectivos lugares de origen. Durante las ponencias se destacó que San Francisco logró reducir la generación de basura en un 67% y convertirla en materia para reciclar. Por su parte, llamó la atención que el programa llevado a cabo en Nueva Zelanda no tuvo aceptación inmediata y requirió un esfuerzo adicional para ser acogido.

Aunque en América Latina la conciencia ambiental está dando sus primeros pasos, lo cierto es que en Argentina se han logrado avances importantes. Actualmente las empresas recicladoras tienen plantas en 12 provincias del país y día a día surgen programas rurales y urbanos de reciclaje, en los que el proceso empieza en los hogares argentinos y termina en la elaboración de gránulos, hojuelas o de algún producto terminado para consumo interno o exportación.

El primer gran ensayo de un programa de tratamiento de residuos comenzó en 2004, en Buenos Aires, en un área de 100 manzanas en donde los vecinos empezaron por separar los residuos secos.

Por otra parte, actualmente se están creando empresas y medios para reagrupar a los "cartoneros" o recicladores informales encargados de separar y clasificar las basuras. Con esta iniciativa, se está dando pie a controlar algunos puntos negativos relacionados con esta actividad como son el trabajo infantil, las mafias, la alta exposición a focos infecciosos y empresarios que se aprovechan de la informalidad del negocio, entre otros.

El proceso de recolección continúa con los galponeros o acopiadores y termina en las empresas de reciclado donde se hace la valorización o separación de los materiales para luego transformarlos en productos nuevos. Las empresas recicladoras argentinas trabajan con PET, PEAD, PVC, PEBD, PP, PS y otros plásticos tales como Policarbonato (PC), Poliamida (PA), ABS, SAN, EVA, Poliuretano (PU) y Acrílico (PMMA).

El proceso más utilizado en el país es el reciclado mecánico, por el cual los desechos plásticos post-consumo se convierten en gránulos que se reutilizan en la fabricación de nuevos productos. A partir de este proceso, en Argentina se fabrican toda una serie de productos de altísima calidad para consumo interno y exportación: desde bolsas de residuos, sunchos, botellas sopladas y juguetes, hasta productos para la industria textil, alimenticia, automotriz y de la construcción.

Aunque otros países latinoamericanos, como México, van más adelantados en la investigación e implementación del reciclado químico, cuyo objetivo es la recuperación de los componentes químicos para reutilizarlos en nuevos plásticos para reducir algunos costos y lograr la misma calidad de un polímero original, en Argentina este proceso es aún incipiente.

Reciclaje de PET, tipo exportación
El reciclado del PET ha tenido un rápido y eficaz desarrollo en los últimos años. El crecimiento de empresas como Reciclar S.A., pionera en el reciclado de PET en Argentina, es un claro ejemplo de este fenómeno. Actualmente exporta casi el 90% de sus productos a China y a Alemania.

Por su parte, las industrias fabricantes de resinas PET, los transformadores, proveedores de equipamiento industrial y recicladores han formado ARPET, una Asociación Civil sin fines de lucro cuyo objetivo es reforzar los programas existentes de recolección diferenciada y extenderlos hacia otros municipios.

Se prevé que el aumento de la fabricación de nuevos productos plásticos a partir del reciclaje seguirá creciendo. Actualmente la industria argentina ha empezado a fabricar fibras de poliéster y a utilizarlas en la fabricación de escobas, bandejas y envases, que anteriormente eran importados. El PET molido también se usa como aditivo para la elaboración de materiales de construcción, como ladrillos o vigas de hormigón.

Ante es panorama, las aplicaciones del material reciclado que existen son muchas y las oportunidades de negocio están esperando ser desarrolladas.

x
Silvana
10 de octubre de 2018 a las 08:16

Me encantaría aprender todo lo de reciclaje, poder implementarlo en mi provincia y así colaborar con un granito de arena para ayudar a la ecología y el medio ambiente que tanto nos necesita

Sonia
26 de diciembre de 2014 a las 15:31

En el Perú el la mayor parte del reciclaje del reciclaje se hace de manera informal, las personas de bajos recursos lo usan como fuente de ingeso económico, poniendo muchas sus vidas en riesgo. http://pymex.pe/emprendedores/proyectos-de-inversion/el-reciclaje-en-el-peru-esta-en-panales

Emiliano
07 de junio de 2016 a las 21:01

Hay casos en Argentina de ascenso social a través de la dignificación del empleo del recolector. Se forman muchas asociaciones civiles, cooperativas y colectivos, para formalizar y dignificar el trabajo, y así también crear nuevas tecnologías aplicadas. Una buena salida.


Sección patrocinada por

Otras noticias de Reciclaje y Sostenibilidad

Documentos relacionados