Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2019 Página 1 de 3

Economía circular: tema latente de la K 2019

Dado que la crítica a los plásticos aumenta entre los consumidores, toda una serie de fabricantes de marcas internacionales ya se han comprometido a reciclar.

Los productos plásticos se han convertido en una parte esencial en casi todos los ámbitos de la vida, por ejemplo, los envases de plástico prolongan la caducidad de los alimentos y las partes plásticas de los automóviles hacen que estos sean más ligeros, reduciendo así las emisiones de CO2. En medicina, el plástico ofrece el máximo nivel de higiene y, por lo tanto, de seguridad.

Pese a sus muchas ventajas, esta importante materia prima ha sido desacreditada desde hace algún tiempo, ya que los residuos plásticos se acumulan en zonas enteras y flotan en los océanos del planeta, formando enormes alfombras de plásticos. Sin embargo, este problema tiene solución. La economía circular desempeña un papel crucial y será un tema central en la K 2019, "The World´s No. 1 Trade Fair for Plastics and Rubber", que se celebrará del 16 al 23 de octubre, en Düsseldorf, Alemania.

El concepto de economía circular es sencillo de por sí. El valioso material básico, utilizado para un producto, se procesa al final de su vida útil para que pueda ser reutilizado, y así sucesivamente. No todos los materiales son reciclables. No obstante, el reciclaje funciona muy bien con muchos plásticos. Una economía circular conduce a una reducción drástica de la cantidad de residuos. Asimismo, protege el recurso del petróleo crudo, pues al fabricar nuevos productos a partir de plástico reciclado, no es necesario utilizar otros recursos.

Hace unos 70 años, el plástico se convirtió en un producto de masas. Según cálculos de la universidad de California, se han producido 8.300 millones de toneladas desde entonces. Especialmente a raíz del elevado crecimiento de la población en muchas partes del mundo, la cantidad de plástico producido ha aumentado considerablemente en los últimos tiempos. Según un estudio, en 1950 solo se producían 2 millones de toneladas de plástico, pero en 2017 esta cifra había alcanzado los 348 millones de toneladas. En consecuencia, la cantidad de residuos plásticos está aumentando y la cuestión de cómo gestionarlos con sensatez es cada vez más urgente,  ya que la basura y el uso ilimitado de los recursos no solo perjudican el medio ambiente, sino que además frenan el crecimiento económico.

Abordar el problema

Muchos países del mundo ya han reconocido: si se sigue insistiendo en los innegables beneficios de los productos de plástico, no será posible continuar como hasta ahora. En su estrategia sobre plásticos presentada en 2018, la UE se centra, por tanto, en la economía circular. En el actual plan quinquenal de China, la economía circular está en el punto de mira. Países como la India e Indonesia han declarado la guerra a la contaminación por residuos plásticos. También hay planes de reciclado en África, por ejemplo en Nigeria.

Dado que la crítica a los plásticos aumenta entre los consumidores de muchos lugares, toda una serie de fabricantes de marcas internacionales ya se han comprometido a reciclar. Compañías como Coca-Cola, Ikea, Kraft Heinz o Adidas han hecho el compromiso de utilizar en el futuro más plástico de materiales reciclados en la fabricación de sus productos o sus envases. Este es el caso de la empresa china Gree Electric Appliances, uno de los mayores fabricantes de electrodomésticos electrónicos, para hacer que sus productos sean completamente reciclables.

Convergencia de muchos factores

De momento, no existe ningún rincón del planeta donde el reciclaje esté en pleno desarrollo. Para que funcione, deben cumplirse muchos requisitos previos. En primer lugar, necesitamos sistemas de recogida. Si los plásticos usados van a ser reciclados se debe disponer de una cantidad suficiente. Actualmente existen diferentes sistemas en el mundo: de depósito por la devolución de los envases para botellas de PET, como por ejemplo en Alemania, así como modelos que prevén la participación financiera de la industria y el comercio en la recogida de envases. Todos estos están basados en la idea de que los residuos plásticos tienen un valor y que, por lo tanto, vale la pena recogerlos.

El diseño del producto también es importante. Hasta ahora, la atención se ha centrado principalmente en la funcionalidad y, en el caso de los bienes de consumo, en la apariencia. En el futuro, ya desde la fase de desarrollo de un producto deberá tenerse en cuenta su capacidad de reciclaje.

El reciclaje es otro componente básico de cualquier economía circular. Se necesitan tecnologías que permitan limpiar, clasificar, triturar y volver a transformar los plásticos usados en granulados plásticos que, a su vez, se puedan utilizar como material para la fabricación de piezas de plástico. Muchas de esas tecnologías ya existen actualmente.


Palabras relacionadas:
economía circular en la industria plástica, economía circular en la feria K 2019, reciclaje y sostenibilidad en la K 2019, reciclaje en la industria del plástico, reciclaje de plásticos, tendencias en reciclaje de plásticos, edición 2019 de la feria K, temas de sostenibilidad en la K 2019, temas verdes en la K 2019, cierre de ciclo de plásticos, el reciclaje de plásticos como opción para la economía circular
x
Minerva
29 de julio de 2019 a las 14:10

Excelente nota. Es fácil creernos preocupados e interesados por el medio ambiente, solo por nuestra forma de rechazar o criticar ciertos productos dejando de lado los beneficios para los cuales fueron creados. Cuando deberíamos analizar nuestros hábitos de consumo, y tomar conciencia de nuestro papel dentro de la cadena de valor, y así realizar acciones que realmente aporten a la sustentabilidad económica, ambiental y social.


Sección patrocinada por

Otras noticias de Reciclaje y Sostenibilidad