Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2018 Página 1 de 2

El dilema de México: ¿reciclar o no reciclar?

México es uno de los países que exporta entre 450,000 y 500,000 toneladas anuales de desechos, 47% de las cuales van a China.

A partir de este año entró en vigor la prohibición del gobierno de China para la importación de millones de desechos de plástico y otros materiales, de tal manera que los países que antes enviaban sus residuos a territorio chino ahora deberán optar por buscar un nuevo destino para su basura o desarrollar sus propias capacidades para reciclar.

México es uno de los países que exporta entre 450,000 y 500,000 toneladas anuales de desechos, 47% de las cuales van a China; ahora con estas nuevas restricciones las empresas mexicanas tendrán que prepararse para enfrentar una oportunidad de negocio o definitivamente enviar sus desechos hacia otros destinos.

La historia de China como ‘el basurero del mundo’, data de la década de los 80, cuando comenzó a comprar al mundo todo tipo de residuos para reutilizarlos y solucionar el problema de escasez de algunas materias primas que requería su creciente industria, el problema es que parte de esos desechos contenían materiales que no se podían reciclar y terminaban en los tiraderos generando un grave problema ambiental.

Datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) indican que China recibió en 2016 el 55.3% de todos los residuos plásticos generados en el planeta, por lo que ahora el gobierno chino ha limitado la entrada de al menos 24 tipos de desperdicios incluyendo no sólo plásticos, sino papel, minerales y textiles; y estableció límites más estrictos de pureza de residuos con contaminantes a no más de 0.5%, un nivel imposible de alcanzar a decir de algunos recicladores.

Además de esas restricciones, el gobierno chino encontró que de las 1,800 empresas chinas dedicadas al reciclaje de los desechos nacionales y los provenientes de otros países, al menos 600 han cometido violaciones a la ley, por lo que muchas han tenido que cerrar y otras han suspendido sus actividades.

Presiones sobre China

Esta situación ha sido un tema que ha generado poca atención en las autoridades de algunos países, entre ellos, México; sin embargo, en Reino Unido y Estados Unidos, así como en Europa se ha buscado que China postergue su prohibición a fin de que los países que envían sus residuos se preparen para enfrentar el problema del reciclaje localmente.

En diciembre pasado el Institute of Scrap Recycling Industries (ISRI), con sede en Estados Unidos, expresó su decepción ante las medidas tomadas por el gobierno chino debido a que no están alineadas con los estándares mundiales y aunque reconoció el esfuerzo de las autoridades para mejorar el medio ambiente en China, consideró necesaria la colaboración internacional en estas decisiones a fin de no perjudicar el comercio global de chatarra y evitar la pérdida de empleos en este rubro.

“ISRI continúa solicitando respetuosamente una oportunidad para dialogar sobre estos asuntos críticos y obtener un retraso en la implementación para garantizar el cumplimiento total”, afirmó Robin Wiener, presidente de ISRI en un comunicado.

Pese a las presiones, el gobierno de China continúa adelante con estas medidas, que de acuerdo con un análisis realizado por Greenpeace es que gran parte de los desperdicios que llegan a territorio chino no se reciclan o se reciclan en condiciones peligrosas, sin contar que una otros terminan en vertederos o en los océanos, lo que genera un problema mayor.

Aún así, hay quienes consideran que las medidas tomadas por China podrían recrudecer el problema de los plásticos en el medio ambiente, ya que la industria china que antes utilizaba materias primas recicladas, ahora tendrá que recurrir a resinas vírgenes, lo que incrementará la cantidad de plásticos en el mundo; y al no ser de fácil reciclaje algunos tipos de plásticos podrían dejar de acopiarse.

Además, el país asiático tiene tasas de reciclaje de plásticos de 22%, muy baja comparado con lo que genera; por otro lado, al dejar de importar desechos, otros países con menores capacidades técnicas como Malasia y Vietnam recibirán parte de esa basura con los riesgos que esto implica.

¿Oportunidad para México?

México genera alrededor de 8 millones de toneladas de plástico al año y sólo recupera 32% para su reciclaje, de acuerdo con la Asociación Nacional de Industria del Plástico (Anipac); aunado a esto, no existe en el país suficiente infraestructura para el manejo adecuado de estos desechos.

Respecto al reciclaje de algunos tipos de plástico como el PET, el país es ya un referente en América, no por nada cuenta con las plantas más grandes del mundo en reciclaje de PET grado alimenticio y recupera 57% de este tipo de plástico que se genera en el país. En el caso de los plásticos de ingeniería la situación es totalmente opuesta.

Para Eduardo Martínez, presidente de la Sección de Recicladores de Anipac, la afectación que puede tener México con las medidas implementadas por China está en dos vías: por un lado, para los acopiadores que exportaban materiales post-consumo no procesados, el impacto es negativo porque el movimiento de éstos va a detenerse mientras se define qué hacer con ellos.

Por otro lado, para quienes se dedican a la transformación de plásticos habrá mayor disponibilidad de materiales reciclados, el impacto es positivo porque lo que antes se exportaba, ahora se quedará en el país.


Palabras relacionadas:
Reciclaje en México, restricciones para reciclar en México, a dónde van los residuos de México, cómo reciclar en México, reciclaje de plástico, reciclaje en China, formas de reciclar plástico, métodos para reciclar en países orientales, restricciones en China para llevar residuos desde México, cómo se recicla en México, reciclaje de plástico en México, a dónde va la basura de México.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Reciclaje y Sostenibilidad

Documentos relacionados