Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2013 Página 2 de 4

El gas de esquisto: nueva pieza en el ajedrez global de productores de resinas

Dr.-Ing. Miguel Garzón - PM-Tec Engineering

La revista Plastics Technology publicó en el mes de noviembre de 2013 un informe generado por la agencia de distribución de información estadounidense IHS sobre el estado del etileno en el mundo y el impacto que pueda tener su comportamiento en ciertas poliolefinas y vinilos. Como en todo análisis económico, los pronósticos varían dependiendo el punto de vista del analista. Por ejemplo, Joel Morales, director de IHS para poliolefinas, cree que las condiciones del mercado entre el 2013 y el 2015, antes de que entren en funcionamiento las nuevas plantas de producción, les garantizarán a los proveedores de PE excelentes ganancias, debido al actual bajo costo del etileno y al alto precio de la resina. Sin embargo, a partir del 2016, el exceso de producción hará que las empresas estadounidenses tengan que exportar alrededor de un 14% de su producción a precios competitivos, teniendo que reducir su margen de ganancias. En contraste, Mike Burns, vicepresidente de PE de RTi, cree que aunque los costos de producción de polietileno bajen, los precios seguirán atados al valor de producción de los pellets producidos a partir de petróleo. Según este analista, para que los consumidores vean una reducción en el precio del PE, “no solo tendrían que reducir su margen de ganancia los productores, sino que el precio del crudo debería bajar a cerca de 70 dólares”.

Con respecto al polipropileno, el experto Scott Newell de RTi, advierte que el gas de esquisto contiene también componentes licuados como propano (hasta un 3%) y butano, de los cuales podría generarse el polipropileno. “En los últimos cinco años, la producción de propano a partir del gas de esquisto se ha disparado”. Una luz de esperanza para el aprovechamiento de este compuesto es la política de inversión en la tecnología de deshidrogenización del propano (PDH), con la cual se puede producir el propileno. Tres unidades de PDH, de nueve planeadas, están por empezar su fase productiva en la segunda mitad de 2015. “A partir de este punto se comenzarán a ver los impactos positivos en el propileno”, dice Newell. Según el analista este hecho “ayudará a reducir la volatilidad de precios sobre el monómero y bajará los precios a un nivel más competitivo mundialmente”. Sin embargo, se cree que los precios finales del PP no se verán afectados directamente, debido a que los planes de expansión están hechos hasta este momento para el monómero y aún no hay planes directos de aumento de capacidad para producción del polímero como tal. Se espera que estos anuncios sucedan en la primera mitad del 2014.

Con respecto al futuro del PVC, Mark Kallman de RTi, y Ana Gamboa-Torres de IHS analizan en conjunto el hecho de que aunque el bajo precio del etileno proveniente del gas de esquisto genere un menor costo de producción del PVC, no se traducirá en precios más bajos para esta resina. “La volatilidad en el precio del PVC depende más de fundamentos de oferta y demanda”, asegura Gamboa-Torres. Kallman complementa con la opinión de que el PVC estuvo en el pasado más ligado al costo de la materia prima que en el caso del PE, pero debido al crecimiento de las exportaciones desde 2009, su relación con los precios del etileno se ha debilitado a medida que el equilibrio de oferta y demanda ha tomado un rol más importante. Por esta razón los procesadores de PVC pueden sentir una menor volatilidad en la oferta o la demanda de las exportaciones.

El panorama en Latinoamérica
Estados Unidos no es el único país que cuenta con grandes reservas de gas de esquisto. De hecho Latinoamérica, según datos del último reporte de la EIA (U.S. Energy Information Administration) de Junio de 2013, cuenta con tres países entre los 10 mayores poseedores de reservas técnicamente recuperables a nivel mundial: Argentina, México y Brasil. El reporte considera también de gran interés las reservas presentes en el norte de Sur América, en los países de Colombia y Venezuela, especialmente en el primero, donde “las condiciones para inversión extranjera son consideradas favorables”. Se estima que el conjunto Colombia - Venezuela posee reservas técnicamente recuperables de 222 billones de pies cúbicos de gas de esquisto, comparados con 802 billones de pies cúbicos disponibles en Argentina, con su mayor potencial en la cuenca de Neuquén; 545 billones en México y 245 billones en Brasil. El país que según el nuevo reporte presenta mayor potencial de recuperación de este gas en el mundo es China con 1115 billones de pies cúbicos. (Nota: Las unidades de medida en inglés americano,Tcf (trillions of cubic feet), tal como aparecen en el reporte de la EIA, al traducirse en español significan billones - millones de millones - de pies cúbicos.)

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales

Documentos relacionados