Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2012 Página 1 de 3

El legado de Alberto Naranjo, exdirector del ICIPC, en la industria plástica

María Natalia Ortega Leyva

Alberto Naranjo exdirector del Instituto de Capacitación e Investigación del Plástico y el Caucho (ICIPC), habló sobre su aporte a la industria.

Como director del Instituto de Capacitación e Investigación del Plástico y el Caucho (ICIPC), Alberto Naranjo Carvajal trabajó arduamente por casi veinte años para crear riqueza a partir del conocimiento, como reza el lema de la institución. Ingeniero mecánico de la Universidad Bolivariana de Medellín, Ingeniero en Ciencias de los Materiales de la Universidad Técnica de Berlín, con especialización en procesamiento de polímeros y doctorado en Ingeniería en la Universidad de la Renania Westfálica (RWTH) en Alemania, logró posicionar a esta entidad como un referente en Colombia y Latinoamérica, con una propuesta diferenciadora que conjuga elementos críticos para la industria como capacitación, asesoría, servicios de laboratorio, investigación y desarrollo.

En junio pasado, Naranjo le entregó la dirección general del ICIPC a la doctora María del Pilar Noriega, quien se venía desempeñando como directora técnica, y quien ha sido un eslabón fundamental en los logros alcanzados por esta institución, que en marzo próximo celebrará su vigésimo aniversario con la realización de un Colloquium dedicado a presentar avances en materiales poliméricos y su procesamiento.

Tecnología del Plástico habló con el directivo sobre sus inicios en la industria plástica y su perspectiva de las transformaciones que ha atravesado la industria en las últimas dos décadas.

La pasión casual
Una pregunta suscitó el interés del doctor Alberto Naranjo por la industria plástica y marcaría su vida profesional. “Todo nace de una manera muy particular: Yo había terminado mi carrera de ingeniería mecánica y estaba dedicado al diseño y elaboración de componentes metálicos, cuando se me acercó alguien y me preguntó si le podía ayudar a fabricar una pieza de una herramienta neumática. Se trataba del torno de una pequeña turbina fabricada en material plástico. ¡Yo del tema no sabía absolutamente nada!, pero me pareció fascinante que se pudieran hacer piezas plásticas como la que me estaban mostrando en ese momento”, relata Naranjo.

El ingeniero se propuso a estudiar como autodidacta los materiales plásticos, con todas las dificultades tecnológicas y de información que existían en la década de los setenta. “Comenzó como un interés personal que evolucionó poco a poco, y por azares del destino me retiré del ejercicio laboral empresarial y me vinculé con la Universidad de Antioquia, para ejercer la docencia, impulsado en buena medida por el afán de aprender más sobre estos nuevos temas”, agrega.

Parte de ese estudio de los materiales plásticos llevó a Naranjo a Alemania, cuna de algunas de las tecnologías de transformación plástica y líder mundial en desarrollos tecnológicos para este sector.

“Me fui a Alemania buscando la respuesta a la pregunta que no supe contestar en mi juventud, de cómo fabricar esa pieza de plástico, pero ese tema específico no existía en ningún programa académico universitario en Alemania. Lo que me encontré fue el estudio de los materiales y el fundamento de los procesos. Eso lo estudié en mi segunda carrera, ciencias de los materiales, en donde los polímeros son una especialización”, cuenta.

Entre 1978 y 1980, Naranjo profundizó en Alemania sus conocimientos sobre los plásticos, y sobre un tema en particular que despertaba su interés: el diseño y la construcción de moldes. “Pasar de una idea a un producto final, lograr convertir un diseño en un producto. Para mí ha sido maravilloso, un proceso fascinante con posibilidades increíbles. Es un universo de creatividad impresionante”, dice Naranjo.

Gracias a sus pasantías en empresas en Berlín, pudo hacer varios contactos con esos sectores, que años después rendirían frutos. “Cuando estaba próximo a volver a Colombia presenté mi tesis de grado en un congreso, y entre el público se encontraba un profesor que, curiosamente, fue unos años después seleccionado para ayudarle a ACOPLASTICOS a poner en marcha el Instituto del Plástico. Todo fue una maravillosa cadena de coincidencias”, aseguró.

La concepción y el nacimiento del Instituto
Una vez regresó a su país, Naranjo se encontró con un “periodo de estancamiento”, ya que aunque habían pasado varios años, no existía todavía una clara necesidad de desarrollar tecnologías, materiales y aplicaciones con base en plásticos. El ingeniero, con nuevos y revolucionarios conocimientos sobre la industria plástica, puso en marcha la cátedra de procesamiento de polímeros, una materia electiva en ese momento, en la Universidad de Antioquia.

Acerca del autor

María Natalia Ortega Leyva

María Natalia Ortega Leyva

Directora de Contenido Editora en jefe y periodista de Tecnología del Plástico desde 2006. Ha sido directora de conferencias del Seminario de Envase Sostenible (2010 y 2011), del Simposio de Manufactura de Autopartes (2012 y 2013) y del Seminario Técnico en Español de NPE (2009 y 2012).
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Extrusión

Documentos relacionados