Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2014 Página 1 de 3

El moldeo por inyección se reinventa

Tecnologías que integran procesos, accesorios que tienen mejor rendimiento y productos con materiales innovadores le cambian la cara al modelo por inyección.

Entre las novedades que se han presentado en las últimas ferias europeas para la industria plástica puede identificarse una marcada tendencia a la innovación en el proceso de moldeo por inyección. Más allá de elevar eficiencia y tonelaje, los proveedores han sorprendido con tecnologías que revolucionan el concepto básico, y abren la puerta a productos con espectros de propiedades completamente nuevos.

Es el caso de nuevos procesos que combinan inyección y soplado para producir contenedores, el proceso de inyección espumada que combina fibras largas y la co-inyección de materiales elastoméricos. Adicionalmente se abren nuevas posibilidades en el tema de eficiencia energética, y la inyección se expande tanto hacia arriba en altos tonelajes, como hacia abajo, con aplicaciones en el rango micro que sorprenden por su precisión.

También en el rango de accesorios para moldes se abren posibilidades interesantes que permiten tener mayor control y eficiencia e incrementar el conocimiento en el monitoreo del proceso. En este artículo ahondamos en estas innovadoras tecnologías.

Sistema de máquinas Blowliner: combinación inyección y soplado-estirado

El proceso de inyección de plásticos se caracteriza hoy en día por ofrecer soluciones inteligentes y completas. Aquí cuenta sobre todo cuando se pueden combinar dos tecnologías que ofrezcan ventajas al productor. La firma Mould&Matic Solutions GmbH de Austria desarrolló un nuevo sistema de maquinaria llamado "Blowliner"que combina en un solo paso los procesos de inyección y de soplado-estirado. Esta máquina consta de una unidad de inyección de cerrado vertical con una estación de soplado, cuyo nuevo desarrollo incluye su sistema de automatización.

Un robot lineal con sistema de agarre toma la preforma inyectada en la máquina vertical de hasta 4000 kN de fuerza de cierre y la coloca en la estación de soplado con 800 kN de fuerza de sujeción, donde es finalmente estirada y soplada. Después de que el producto está listo, se retira automáticamente y se lleva directamente a una línea de soplado o puede ser dirigido a una estación de almacenamiento y apilamiento. La máquina Blowliner ofrece un rango de producción para contenedores desde 5 ml hasta 10 l de volumen.

Los cálculos del fabricante indican que esta máquina es una opción económicamente interesante sobretodo cuando se fabrican botellas o contenedores con volúmenes entre 100 y 500 ml para producciones de hasta 50 millones de piezas. La firma austriaca reporta que gracias a su concepto innovador, tanto el molde de inyección como el de soplado estirado tienen gran accesibilidad y pueden ser cambiados sin necesidad de puente grúa, usando solamente un carro de montaje manual.

Micro inyección con elastómeros

La empresa LWB Steinl GmbH & Co. KG, de Altdorf, Alemania recibe desde hace un tiempo considerable requerimientos para la producción de piezas de mínimo tamaño de manera automatizada y sin necesidad de trabajo adicional, fabricadas en polímeros termoplásticos, cauchos y otros elastómeros. Gracias a esto, la empresa presentó la máquina vertical VCRS 100/10 con una fuerza de cierre de 100 kN con un marco en forma de C y una unidad de plastificación e inyección de precisión con tornillo de 14/16 mm,con un volumen de inyección entre 4.5 y 10 cm3.

La máquina está diseñada para procesar granulado estándar, tiras de caucho y con accesorios adicionales puede trabajar silicona sólida. La repetibilidad del peso de inyección se encuentra en ±0.005 g. En combinación con un sistema de cierre de aguja y canal frío, o de un sistema de canal caliente, es posible fabricar económicamente artículos libres de rebaba. La máquina ocupa un área de 1 m2 en el que se incluyen además dos sistemas de atemperamiento.

Espumas resistentes a la flexión

Con el fin de producir piezas de bajo peso y al mismo tiempo de gran resistencia a la flexión, los investigadores del instituto Fraunhofer ICT de Pfinztal, combinaron el conocido proceso MuCell con un sistema mezclador para inyección para generar un proceso de espumado directo de polipropileno, que incluye un refuerzo de fibras largas. El gas de espumado (N2o CO2) se guía directamente al fundido.

En el momento del llenado la presión cae rápidamente y con esto se espuma la masa a moldear. Dependiendo de las condiciones del proceso se puede generar una pieza de espuma integral que consta de un núcleo espumado y una piel exterior compacta. Estos productos se comportan como placas de compuestos en sándwich, son geométricamente estables y bastante livianos.

Para endurecer estos compuestos con fibra de carbono no se pueden usar las microondas, debido a que los materiales eléctricamente conductores las reflejan. Sin embargo, si se logra suspender tan solo el campo magnético en el compuesto, se induce una corriente que calienta la pieza rápidamente. Los investigadores presentaron un sistema de antena de microondas que desvía la radiación y permite calentar compuestos con fibra de carbono eléctricamente conductores.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Inyección

Documentos relacionados