Promocione sus productos o servicios con nosotros
Noviembre de 2005 Página 2 de 3

El reciclaje de plásticos en la Unión Europea

Carlos Serrano, asesor editorial

De la misma manera en que el Sistema Duales se originó en Alemania, las empresas encargadas de transformar los desperdicios de empaques plásticos tuvieron origen allí. La empresa DKR [4] garantizó desde un comienzo el procesamiento de todos los desperdicios de materiales empaques plásticos en Alemania y ahora mantiene contactos estrechos con las empresas correspondientes en otros países de la Unión. Un calificativo usado para este tipo de empresas es el de ser la "garantía nacional" del reciclaje de los materiales plásticos en cada país.

El DKR y doce de estas organizaciones de Bélgica, Finlandia, Gran Bretaña, Italia, Islandia, Noruega, Portugal, España y Suecia, están unidas por la Asociación Europea de Organizaciones de Recuperación y Reciclaje de Plásticos, Epro (5). Esta organización es un canal para el intercambio de información y experiencias entre los miembros. También apoya la realización de estudios y proyectos científicos sobre los temas de recolección, separación y recuperación de desperdicios plásticos. Por último, trabaja en la promoción de desarrollos de nuevos productos derivados del reciclaje, la estandarización de la calidad de los productos y el aumento de la eficiencia de los procesos de reciclaje.

Este tipo de actividades es considerado necesario si se quiere cumplir con las leyes sobre reciclaje que se están imponiendo a través de la Unión Europea. Tales leyes sirven por lo tanto como marco jurídico para el accionar de los Sistemas Duales. Entre las tecnologías preferidas en la última actualización de la legislación está el reciclaje mecánico de los materiales. La ley básica para la Unión Europea es la Directiva 94/62/EC que armoniza la legislación local de los países con el objeto de prevenir y reducir el impacto ambiental causado por los empaques y sus desperdicios, dentro de un concepto de respeto por el funcionamiento de los mercados internacionales para evitar barreras comerciales así como distorsiones y restricciones a la libre competencia.

En la última actualización de la Directiva de Empaques, que entró en vigencia en el mes de agosto pasado, se exige prácticamente duplicar las metas de reciclaje y fortalecer la de recuperación de los desperdicios. Las nuevas metas tienen que ser logradas en cada país entre 2008 y 2015, como se muestra en la Tabla 1. En el presente cada habitante de la Unión es responsable de manera directa o indirecta de la creación de alrededor de medio kilo de desperdicios de empaques por día.

Muchos de los países que van a la vanguardia en el reciclaje de desperdicios ya cumplen las metas del año 2008 y están buscando alcanzar metas más altas que las exigidas por la ley, entre ellos Alemania y Bélgica. Países que están relativamente atrasados son, por ejemplo, Gran Bretaña y nuevos miembros de la Unión Europea, como Grecia e Irlanda. Alemania, a través del Sistema Duales y el DKR, recicló el 82% de los empaques plásticos que salieron al mercado en el año 2004. Este porcentaje se traduce en 522.000 toneladas.

La figura 1 muestra el comportamiento de las cantidades anuales recuperadas de empaques plásticos en Alemania, desde el año 1992. La disminución en la cantidad reciclada en el año 2004 con respecto al año 2003 se debe a que en este último año entró en vigencia la ley que imponía un depósito a los envases no retornables de bebidas, y que afectó a las botellas de PET, principalmente. Los envases con depósito quedaron entonces por fuera del Sistema Duales.

El reciclaje de automotores usados
El reciclaje de automotores usados es relevante para el reciclaje de materiales plásticos en la Unión Europea debido a la reciente introducción de una nueva ley, Directiva 2000/53/EC, que entra en efecto a partir del próximo año. Al mismo tiempo, el tema es de interés por cuanto la aplicación de los plásticos está aumentando en la industria automotriz. Ya hoy en día cerca de un 10% del peso de los carros es plástico.

Algunas empresas productoras de automotores afirman que la siguiente meta es alcanzar el 15% de materiales plásticos en sus productos. Al emplear una mayor cantidad de plásticos en los nuevos diseños de vehículos se busca mejorar la funcionalidad de las partes y al mismo tiempo, reducir el peso. Por su parte, la reducción del peso conlleva una menor generación de emisiones, sobre las cuales también existen regulaciones exigentes dentro de la Unión. La menor generación de emisiones resulta del menor consumo de combustible, un bien cuyo precio constantemente se incrementa.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Reciclaje y Sostenibilidad

Documentos relacionados