Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2007 Página 1 de 3

Empresas de empaques rígidos en América Latina, enfocadas en una mayor productividad

María Cristina Ocampo Villegas

Los empresarios de la industria de empaques rígidos mantienen expectativas positivas frente al comportamiento del sector en 2007, según encuesta.

La productividad, entendida como la óptima utilización del recurso humano, es una de las claves para enfrentar épocas de incertidumbre. Esta perspectiva es una de las más evidentes en el sector de empaques rígidos en América Latina y que prevalecerá a lo largo de 2007, según el sondeo que anualmente realiza Tecnología del Plástico entre compañías dedicadas a este ramo.

Al comparar el número de empleados en cada una de las empresas con el total de materia prima consumida en el 2006, se evidencia un notable mejoramiento de la productividad en las empresas de menor tamaño frente a los resultados obtenidos en el 2005. En compañías que procesan entre 100 y 1.000 toneladas anuales de materia prima se encontró un aumento de la productividad cercano a 43%. El indicador de productividad para el 2006 arrojó que por cada trabajador se consumían 8,57 toneladas. En este mismo segmento, la productividad calculada para el año 2005 fue de 6 toneladas por empleado.

El incremento en los niveles de productividad está respaldado en las estrategias empresariales reportadas por los encuestados. Mientras 63,6% afirma tener a la educación y el entrenamiento del personal como un plan estratégico para el 2007, 84,8% indica que pretende invertir en nuevos equipos y tecnología.

Un enfoque orientado a la formación, educación y entrenamiento del equipo de trabajo resulta fundamental dentro de las estrategias empresariales para afrontar las amenazas del entorno. De acuerdo con los análisis macroeconómicos mundiales, el presente año será de transición, época adecuada para prepararse ante los desafíos que se avecinan. Aunque el crecimiento económico de la región continúa con su tendencia positiva, ya se prendieron las alarmas sobre una posible desaceleración, en el mediano plazo, de la economía mundial. El descenso en el crecimiento del sector de la construcción en Estados Unidos, así como las caídas repentinas de las bolsas de valores de China y Wall Street, que afectaron los mercados en todo el mundo, son voces de alerta frente al futuro comportamiento de la economía internacional.

Estos factores que generan incertidumbre deben ser manejados con prudencia y calma en el ámbito empresarial. Principalmente, deben conducir a la adopción de medidas tendientes a mejorar la productividad, a mantener una estructura de costos moderada y a buscar nuevas alternativas de mercado que puedan, en un momento dado, suplir la pérdida de alguno de los nichos tradicionales de venta.

En el caso particular de los productores de empaques rígidos, el panorama presenta oportunidades que deben ser aprovechadas de inmediato y retos que implican acciones destinadas a superar las debilidades propias de las empresas de la región. La industria de empaques, por su carácter multidimensional y multisectorial, puede emigrar con relativa facilidad de un tipo de producto a otro, según la naturaleza de la demanda. No obstante, el éxito de este mecanismo depende de los niveles de productividad, la flexibilidad y la vocación hacia la innovación de cada una de las empresas.

El sondeo anual realizado por Tecnología del Plástico consultó en esta oportunidad a 33 empresas del sector. Dentro de la muestra sobresale la participación de empresas colombianas (11), brasileñas (5) y mexicanas (4). Igualmente, participaron empresas argentinas, chilenas, ecuatorianas, de Costa Rica, Perú, Uruguay y Venezuela. Los resultados obtenidos también muestran otros indicadores interesantes sobre el comportamiento del sector, principalmente en lo relacionado con las exportaciones, la producción y la rentabilidad empresarial a lo largo de 2006.

Factores de productividad
Así como para las empresas más pequeñas el aumento de la productividad fue equivalente a 2,5 toneladas más por trabajador, las empresas que procesan entre 1.000 y 10.000 toneladas de materia prima anual aumentaron de 18 a 24,6 el indicador. Esto significa que, en promedio, las empresas están optimizando su recurso humano ya que en el último año por cada trabajador se procesaron 6 toneladas más de materia prima. Lo anterior implica que la productividad en este segmento aumentó 36%.

Como se puede advertir, el nivel de productividad medido en la cantidad de materia prima por trabajador es directamente proporcional al tamaño de la empresa. Es por esta razón que la productividad para las empresas de tamaño mediano, que procesan entre 10.000 y 100.000 toneladas anuales, se encuentra en un promedio de 40 toneladas por persona y en las más grandes, con consumo superior a las 100.000 toneladas anuales, la productividad alcanza las 52 toneladas por persona.

Acerca del autor

María Cristina Ocampo Villegas

María Cristina Ocampo Villegas es periodista y economista. Colabora en temas económicos para varias publicaciones especializadas y es catedrática universitaria. Encuestas: Sara Marcela Castro T.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mercados: Empaques

Documentos relacionados