Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2004 Página 2 de 4

Entrevista a Horacio Lobo, un visionario con el objetivo de unificar al sector plástico en México

Laura Flórez

Tecnología del Plástico: En el caso de Rotoplas, ¿qué fue lo que les permitió encontrar un nuevo mercado? 
H. L: Básicamente la curiosidad. El asbesto era un concepto de hace 60 ó 70 años, que dominaba el mercado porque tenía características más ventajosas que el cemento tradicional, y la ceguera de taller puede hacerte pensar que si un producto lleva tantos años dominando en el mercado es porque es inmejorable. Pero me di a la tarea de cuestionarme sobre el tanque y sobre la forma en la que podíamos producirlo, y pudimos vencer todos los obstáculos sobre los que supuestamente no podíamos pasar. Es más, investigando el proceso logramos producir un concepto de producto completamente nuevo y diferente, una casa rotomoldeada con muebles, piso y todas las piezas integradas. Con este desarrollo obtuvimos el Premio Internacional a la Mejor Tecnología en Rotomoldeo, otorgado por la "Association of Rotational Molders", pasando por encima de propuestas de 17 países. Estas ideas surgen por inquietudes naturales, y por desafiar todos los "no" que estaban impuestos.

Tecnología del Plástico: Y a partir de su experiencia, ¿cuál es la clave para conquistar un nuevo mercado? 
H. L: Es necesario entender que uno hace mucho más que producto. Es preciso hacer una labor, una promoción, y además se deben encontrar nichos. De 1984 a 1989 mi sustento se dio a la par con esta búsqueda, y tenía más de 120 productos diferentes. Sin embargo, no había mercado para ninguno, nada más allá de 500 piezas, y si no hay mercado no se puede entrar. Es necesario identificar claramente cuáles son las características del nicho al que nos dirigimos, si es un mercado masivo o si es un mercado de especialidades y de acuerdo con esto identificar qué labor de educación y publicidad debemos hacer.

Adicionalmente, es necesario identificar hacia dónde van las tendencias de mercado, si vale o no la pena que sigamos invirtiendo en un proyecto. No todo tiene que ser sustitución, no todo tiene que ser mejora, y no todo tiene que ser valor agregado. Hay que identificar qué impacto tenemos en el medio ambiente, si somos o no sostenibles.

Finalmente, es necesario que entendamos que todo lo que pensamos se puede lograr. Uno mismo hace que el futuro se transforme en presente. Las oportunidades están alrededor, en identificar qué se puede mejorar, qué se puede cambiar, no debemos autodevaluarnos, pensando que si alguien ya planteó una solución es porque no se puede mejorar.

A la cabeza de ANIPAC 
Hace 8 años Horacio Lobo ejerció como vicepresidente de ANIPAC, y hoy vuelve a la asociación para ocupar el lugar de presidente. Los desafíos del sector han sido planteados a través del Estudio Estratégico para elevar la Competitividad que se llevó a cabo el año pasado. La administración pasada ya dio pasos para solucionar las debilidades identificadas, que van muy ligadas a la capacidad de integrar la cadena petroquímica.

Tecnología del Plástico: ¿Cuáles son los principales retos de su administración en ANIPAC? 
H. L: Primero, unificar el gremio. ANIPAC cubre a un grupo de industriales, pero existen cuatro agremiaciones más; esta división se debe exclusivamente a necesidades regionales, a que las empresas puedan contar con apoyo cerca, en su propio estado. Pero no implica que se tengan planes aislados, la industria tiene metas en común. Es por eso que estamos trabajando en la formación de CONIPLAST, un Consejo Nacional de Industrias del Plástico. Los objetivos comunes se tratarán a través de este consejo, y con esta base se tendrá una representación nacional.

La otra gran meta es poner a la industria plástica como la número uno en el país, porque el país es petrolero, y porque el valor agregado que se le da al petróleo cuando se transforma en el sector plástico es enorme. Un barril de petróleo puede costar cerca de US$30; un barril de resina puede costar cerca de US$300 y un barril transformado en producto plástico puede costar cerca de US$900. Esto significa que estamos agregando al petróleo 30 veces su valor original. Debemos entender que el plástico es una herramienta estratégica para el país y que vale la pena invertir en él.

Adicionalmente, quiero, cuando menos, dejar sentadas las bases para trabajar a largo plazo con el Estudio Estratégico, que está previsto para funcionar hasta el 2013. Quiero poder garantizar la continuidad de lo que se ha empezado. Una propuesta es que, si cambia la presidencia, no cambie la comisión; los cambios deben ser graduales para tener raíces, gente experimentada, que conozca los proyectos y les dé continuidad.

Acerca del autor

Laura Flórez

Laura Flórez

Consultora editorial Laura Flórez es ingenieria mecánica con estudios de doctorado en procesamiento de polímeros del IKV, en Aachen, Alemania. Actualmente dirige su propia empresa de consultoría, PM-Tec Engineering, con sede en Bogo
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados