Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2017 Página 1 de 2

¿Inyección o termoformado?

Por: Dany Jiménez, consultor experto

Ambos procesos son altamente tecnificados y productivos, y cuando son bien utilizados se complementan entre sí; incluso hay productos que usan los dos métodos.

Hoy en día es difícil concebir algún sector de la industria donde se prescinda del plástico. Se ha convertido en el material por excelencia cuando hablamos de productividad, bien sea en aplicaciones masivas o en corridas cortas. Los plásticos están presentes en todos los espacios de la sociedad, y se trata de un material que se ha fortalecido en los últimos años, en sectores como la agricultura, la automoción, el hogar, la medicina, las telecomunicaciones, el transporte y especialmente, el packaging.

Demos un vistazo a nuestro alrededor y percibiremos la importancia que tiene este material en nuestro diario vivir. La producción de plástico seguirá creciendo y de esta forma integrándose a los diferentes sectores, por sus magníficas propiedades. Es versátil, duradero, cuenta con una buena relación costo/beneficio, es seguro y liviano. Todas estas cualidades lo han convertido en una de las mejores opciones para los fabricantes en diferentes tipos de industria, y particularmente en la industria del empaque.

Cuando se habla de procesos de transformación de empaques rígidos, existen dos opciones: el proceso de inyección y el de termoformado. Los dos procesos han sido trabajados individualmente por grandes compañías, cada una especializada en su campo. Cada fabricante de máquinas y moldes, sin importar su marca, protege su sistema esgrimiendo argumentos que tratan de probar que su método es el más adecuado en cuanto a estabilidad y eficiencia de proceso.

Con los últimos desarrollos en tecnologías, materiales e ingeniería, la brecha entre los dos procesos en términos de rendimiento y eficiencia se va acortando, y esto impacta directamente a las empresas productoras de empaques plásticos. Al momento de elegir qué sistema de producción es el más apropiado y cuál debo utilizar para un nuevo desarrollo o producto, surgen dos preguntas principales. ¿Qué proceso es necesario para asegurar la calidad necesaria en mi producto final? Y ¿Qué proceso tiene más sentido económico para fabricar el producto final a un costo unitario tan bajo como sea posible? Estas son preguntas que deben abordar diseñadores de productos, ingenieros de proceso y personal operativo.

Ambos procesos son altamente tecnificados y productivos, y cuando son debidamente utilizados se complementan favorablemente entre sí. Incluso, existen varios productos que hacen uso de los dos métodos. Para ser más eficientes y económicos en su proceso, todos los fabricantes buscan reducción de peso en sus productos sin llegar a afectar la calidad o funcionalidad para la cual están creados, teniendo en cuenta que hacer esta reducción tiene alta complejidad y precio.

Ninguno de los dos procesos es perfecto, ambos tienen tanto ventajas como desventajas.

Termoformado

El termoformado es un proceso versátil, excelente cuando se requiere la obtención de prototipos para pruebas iniciales de forma, tamaño y capacidad. Resulta el proceso perfecto para la producción de empaques tipo blíster, clamshell, cajas plegadizas, entre otras aplicaciones. Por otra parte, las máquinas y los moldes de última generación se utilizan para una producción automática de gran volumen (envases para bebidas lácteas, empaques de alimentos, entre otros).

Este proceso permite en muchas ocasiones producir básicamente los mismos productos que la inyección. En ciertas aplicaciones resulta más económico, pero en otras aplicaciones no resulta viable.

Sus principales ventajas podrían citarse de la siguiente manera:

  • Comparativamente se requiere una menor inversión inicial
  • Es posible obtener piezas más delgadas y por tanto más livianas que en el proceso de inyección.
  • Es posible tener una mayor velocidad para obtener piezas, con posibilidad de cambios de producto a menor costo y velocidad.
  • El proceso de fabricación de moldes de termoformado para aplicaciones de vacío suele ser menos exigente que el de fabricación de moldes de inyección.
  • Se pueden tener varios productos con un solo molde y es posible hacer cambios sin alterar su precisión. Esto cuando hablamos de tecnologías para la producción de envases para bebidas lácteas y empaques para alimentos.
  • El costo de un molde de termoformado suele ser menor que el costo de un molde de inyección.

Las desventajas del proceso de termoformado incluyen que:

  • No se logra uniformidad en el espesor y fondo. Las geometrías típicas incluyen esquinas gruesas y paredes delgadas.
  • La necesidad de fabricar lámina puede aumentar el costo de la materia prima debido a que el porcentaje de desperdicio es elevado, aunque hay que tener en cuenta que la materia prima no se pierde, pero sí requiere de subprocesos.

Moldeo por inyección

Por otro lado, el moldeo por inyección presenta una serie de beneficios que lo convierten en uno de los procesos más utilizados. Su efectividad aumenta considerablemente cuando se trata de producción en grandes series, con lo que lógicamente se consigue una rápida amortización de las inversiones.


Palabras relacionadas:
Proceso de termoformado, procesos de inyección, el plástico en la industria de moldes, crecimiento de la industria del plástico, futuro del plástico, el plástico en la agricultura, producción de plástico, el plástico en el sector de empaques, plástico para empaques, moldeo por inyección, procesos de moldeo por inyección

Acerca del autor

Por: Dany Jiménez, consultor experto

Dany Jiménez es ingeniero mecánico, con más de 10 años de experiencia en el sector de empaques, diseñando, evaluando y desarrollando productos termoformados e inyectados para grandes multinacionales. Actualmente se desempeña como director de ventas para Colombia y Ecuador de IML Solutions.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Termoformado

Documentos relacionados