Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2005 Página 2 de 4

La fuerza de la madera en los plásticos

Isabel Jiménez

Por otra parte, los materiales reforzados con madera han ingresado en el campo de la fabricación de automóviles, desplazando a los plásticos reforzados con fibra de vidrio en la producción de algunas piezas. Esta tendencia comenzó en Europa, donde dichos materiales son usados para fabricar paneles interiores de puertas, espaldares de asientos, apoya-cabezas, guardafangos y bandejas para guardar objetos. La tendencia ha llegado a Estados Unidos, y el impacto ha sido tal, que grandes fabricantes de materiales reforzados con fibra de vidrio como Owens Corning han comenzado a experimentar con fibras naturales.

Desarrollo en América Latina
En América Latina el panorama es diferente. De acuerdo a Jim Morton, Socio Senior de la compañía consultora Principia, el mercado latinoamericano encuentra marcadas diferencias con respecto al estadounidense, que en 2004 excedió los mil millones de dólares. Según él, las aplicaciones son muy diferentes. Por ejemplo, el recubrimiento de superficies a la intemperie, que es la principal aplicación en Estados Unidos, no es un punto de interés en la región, y solamente ha sido implementada de manera significativa en algunas islas del caribe en instalaciones en "resorts", hoteles, etc. En América Latina, otras aplicaciones son de mayor interés, como la fabricación de componentes para automóviles, así como la producción láminas para posterior fabricación de otros productos, como paneles o bandejas para agricultura.

Un ejemplo de las compañías que producen piezas para el sector automotor es la empresa colombiana Trimco, que desde hace más de 25 años produce entre otros, paneles para puertas y bandejas porta-paquetes. Estos componentes se obtienen a partir de un proceso de termocompresión de Wood Stock, un material especial compuesto de madera y resinas termoplásticas, cuya presentación de origen viene en gránulos.

Actualmente, varias investigaciones encaminadas a desarrollar materiales compuestos de plástico y madera se están llevando a cabo en la región, algunas tan sólo a nivel experimental y otras ya a punto de concretarse de manera exitosa.

Este es el caso de un proyecto en el que participa la empresa brasileña Industria Madeireira Uliana Ltda., dedicada al procesamiento de madera, que desde hace dos años, en un esfuerzo por darle valor agregado a sus desechos (60 ton/día de polvo de madera seco), comenzó a trabajar en un proyecto para la fabricación de este tipo de materiales. La iniciativa, fomentada por el gobierno brasileño a través del IBAMA (Instituto Brasileño de Ambiente y Recursos Naturales Renovables), está a punto de dar frutos. En este momento, Uliana, junto con otras tres compañías, Indusparquet Ltda., empresa maderera, y PoliBrasil S.A e Interject Ind. e Com de Plásticos Ltda., empresas que trabajan con resinas termoplásticas, planean crear una nueva compañía para fabricar probablemente perfiles extruidos e ingresar al mercado norteamericano y europeo.

Un proyecto de iguales magnitudes se adelanta en Chile, donde se están realizando las negociaciones para la posible construcción de una planta de gránulos de material compuesto de madera y plástico con una capacidad de 800 kg/h. El desarrollo de la tecnología fue realizado por la Unidad de Desarrollo Tecnológico de la Universidad de Concepción. A partir de iniciativas que comenzaron en el año 2000, este instituto está apunto de lograr sus objetivos. Como afirma Alex Berg, director ejecutivo de esta Unidad, dentro de las posibles aplicaciones que se han considerado están estructuras en contacto con el agua, especialmente agua de mar. Según Berg, "este compuesto de plástico y madera no es atacado por los moluscos, de tal manera que la vida útil, que es lo que se está evaluando ahora, sería mucho mayor. Así mismo, se está evaluando con el ministerio chileno la posibilidad de la fabricación de componentes para fabricar muelles pesqueros, cubiertas, estructuras soportantes, barandas y otros componentes más sofisticados, como partes de buques o partes para el cultivo de salmón".

En Argentina, la unidad de madera del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, INTI, también ha trabajado en este tema, por iniciativa de un empresario argentino. Desde 1997, ambas partes trabajaron hasta alcanzar un nivel de planta piloto en la fabricación de placas que después se conformaban por presión y calor para obtener productos finales con una forma determinada. De acuerdo con el Doctor Ricardo Podgaiz, del INTI, lograron obtener una familia de materiales, con distintas propiedades, densidades, componentes, propiedades mecánicas, y en consecuencia con distintas posibilidades y utilizaciones. Algunas de las aplicaciones evaluadas estuvieron ligadas al área de la construcción, como cerramientos internos, bajo-mesadas, puertas, tejas, techos, pisos y otras aplicaciones agrarias, como postes y carterlería. Este proyecto concluyó la etapa piloto y actualmente el empresario se encuentra en el proceso de conseguir la financiación para pasar a una etapa industrial. Según Podgaiz, "el periodo actual en que el país está solucionando problemas económicos, permite seguir avanzando a etapas industriales, incluso con otras variantes de procesamiento".

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Reciclaje y Sostenibilidad

Documentos relacionados