Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2009

La industria plástica mexicana no le teme a la crisis, según presidente de ANIPAC

El Ing. Guillermo Salas Valdez, presidente de ANIPAC, analiza los retos que el sector tendrá que afrontar por la crisis financiera, con calma y seguridad.

Como en casi toda la industria mexicana, la del plástico también tiene en Estados Unidos su principal cliente, y aunque se han realizado esfuerzos para diversificar mercados, la presencia de esta industria fuera de las fronteras aún es débil, excepto en algunos países centroamericanos como El Salvador, Guatemala y Costa Rica.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), la balanza comercial de materias primas (resinas) para la industria plástica durante 2007 observó un déficit de 2.558 millones de dólares, mientras que de productos terminados de plástico el déficit comercial alcanzó 3.090 millones de dólares durante el mismo año, lo que sumado resulta en un déficit de 5.648 millones de dólares.

Ante este panorama, las condiciones de operación para la industria plástica mexicana podrían ser poco favorables frente a sus competidoras de Estados Unidos, e incluso de países como Brasil, Colombia y Venezuela.

"La alta dependencia del sector al mercado externo hará más difícil el desempeño de la industria en lo próximos ocho meses, cuando menos. Por esta razón, la creatividad y el trabajo serán factores fundamentales para sobrellevar la crisis económica actual. Las empresas que le apuesten al desarrollo tecnológico para incrementar la calidad y la competitividad podrán salir adelante una vez superada la crisis", opina el Ing. Guillermo Salas Valdez, presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC).

Por ahora, las empresas han comenzado a sustituir el plástico como materia prima, mientras que otras han tenido que comenzar a utilizar sus inventarios para mantener su producción, aunque esto no les garantiza precios competitivos en el mercado. En este sentido, la incertidumbre sobre el derrotero que seguirá la actual crisis económica provocará volatilidad en los precios de los insumos de la industria del plástico.

Como una posible solución, la ANIPAC se encuentra trabajando en una alianza con sus pares de Estados Unidos para realizar intercambios que promuevan la transferencia de tecnologías, alianzas estratégicas y conocimiento, por medio de seminarios y foros con expertos del sector.

Así mismo, países como Brasil, Colombia, Venezuela y Ecuador entre otros, están conformando la Asociación de la Industria del Plástico (ALIPLAS), de la cual México debe formar parte, señala el Ing. Salas. Para lograrlo, ANIPAC tiene como objetivo completar su participación en dicha asociación, que se está gestando en principio en América del Sur.

"A pesar del difícil contexto económico actual, la industria plástica mexicana cuenta con un factor a favor frente a sus competidores de otras regiones, ya que en el momento de estallar el crack financiero, las empresas se encontraban prácticamente sin deuda en dólares y la que existe es fácilmente pagable, por lo que las exportaciones podrían verse beneficiadas", concluye Salas.

Con la finalidad de ayudar a sus asociados e invitar a otras empresas del ramo a que se acerquen a la ANIPAC, la asociación puso en marcha su programa "Servicios Corporativos", con el que busca incrementar la competitividad de los asociados por medio de descuentos y precios especiales de servicios y materias primas que van desde hoteles, transporte, logística y papelería, hasta seguros financieros, para que los socios puedan continuar con la mayor normalidad posible las operaciones de sus empresas.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados