Promocione sus productos o servicios con nosotros
Noviembre de 2018

"La tendencia es utilizar el prototipado para usos finales o intermedios", Juan Miralles, de Stratasys

El director de ventas para Latinoamérica de la compañía mencionó que la la impresión 3D se presenta como una excelente alternativa para la industria.

En entrevista con Juan Carlos Miralles, director de ventas de Stratasys para América Latina, hablamos del nivel de penetración actual de la tecnología de manufactura aditiva en la región y de las oportunidades de desarrollo.

Tecnología del Plástico: ¿Hace cuánto está Stratasys en la región y cómo ha sido la evolución de la empresa en América Latina?

Juan Carlos Miralles: Stratasys es una empresa global, líder en manufactura aditiva de polímeros. Somos una empresa que nace en el 2012 con la fusión de dos empresas que ya venían mucho tiempo trabajando el mercado de 3D printing. Una de ellas era Stratasys Estados Unidos, con casi 35 años de trayectoria; y la otra empresa era un poquito más joven, de unos 15 años e israelita, que se llamaba Objet. En cada una de las empresas había tecnología patentada y, al fusionarse, se crea Stratasys Global, donde hoy día el negocio está dividido en la fabricación de las máquinas, los materiales para estas máquinas y un componente muy fuerte de servicios. Hoy día Stratasys Manufacturing es tal vez el proveedor de servicios más grande a nivel global para Manufactura Aditiva (AM) en cualquier tecnología. Esto, ya que la compañía no sólo imprime con tecnología de Stratasys en plástico sino también en metal. 

TP: Comparado con el resto del mundo, ¿Cuál es su diagnóstico para el mercado de América Latina para AM? ¿Cómo se compara el mercado de aquí con el del resto del mundo?

JCM: Actualmente veo que está bastante aterrizada la expectativa de adopción en la región, aunque se ha dado de forma más lenta que en otras partes del mundo. De todas maneras, nosotros hemos venido creciendo bastante en la región, de manera constante. Un hecho que promueve la adopción es que la mayoría de nuestros clientes que conocen la tecnología, la utilizan fuertemente. Otro factor que apoya el mismo aspecto es que globalmente hay una tendencia a utilizar cada vez en mayor proporción el prototipado para usos finales o intermedios, no sólo para el nicho del prototipado. 

Desde el tiempo que llevo trabajando en Stratasys he tenido la oportunidad de conversar con clientes quienes, en principio, veían estas tecnologías como algo que no podían implementar, ya fuera por la capacidad de sus operarios, colaboradores, entre otras razones. Después de estos años, me he sorprendido gratamente pues han sido ellos quienes se han acercado a nosotros. Hay compañías que maduran más rápidamente que otras y esto hace parte de la dinámica de la región.

TP: ¿Cómo ve usted el panorama para la incorporación de la manufactura aditiva, en el mediano o corto plazo, para la fabricación o terminación de productos plásticos en línea, que vayan al usuario final?

JCM: Para poder hacer una predicción, lo primero es tener clara la comparación entre métodos de manufactura tradicional vs. AM en términos de volumen y costos. Si ves, por ejemplo, un patito de goma, habrá el caso en el que, usando manufactura tradicional, el primer patito te saldrá muy costoso debido a la gran inversión inicial. Ese costo, sin embargo, irá bajando con el número de unidades. Esta situación no se da en AM, ya que el costo del primer patito y el del número 100 será el mismo. Eso te lo digo ya que si vemos la curva de costo por unidad vs. número de unidades, se confirma que en volúmenes pequeños puede ser muy conveniente la AM, mientras que en volúmenes grandes será la manufactura tradicional quien presente mejor rentabilidad.

Ahora bien, si revisamos las tendencias actuales hacia la personalización, vemos que el mercado está requiriendo lotes de producción más pequeños, específicos para cada región –incluso distintos para cada ciudad de una misma región-, lo cual favorece indiscutiblemente a la AM. Tradicionalmente, cuando se evalúa un nuevo proyecto se debe tener en cuenta que la compañía tiene que asumir el costo de hacer un nuevo molde cada vez, lo cual es más crítico si el componente tiene varias piezas. En el caso de que la demanda no sea suficiente para compensar el costo de los moldes, la impresión 3D se presenta como una excelente alternativa.

TP: Respecto del aspecto de piezas impresas, siempre hemos percibido una apariencia un poco rugosa y vemos que eso es una preocupación para quienes quieren adoptar esta tecnología. ¿Esto es algo en lo que ustedes estén trabajando?

JCM: Si, por supuesto. Actualmente existen distintas tecnologías para impresión 3D y cada tecnología tiene sus características asociadas. El proceso FDM, por ejemplo, usa termoplásticos reales extruidos capa por capa, por lo cual, aunque su construcción trae una rugosidad asociada, supone uno de los métodos de AM en plástico que produce piezas más resistentes. Por otra parte, contamos con otras tecnologías como PolyJet que trabaja con resinas fotocurables y tiene la capacidad de lograr terminados excelentes gracias a su espesores de capa de 16 micrómetros. Hay empresas como Audi que ya han desarrollado piezas de muy alta calidad con esta tecnología. Nuestro equipo J750 es un ejemplo de uso de esta tecnología y en él los prototipos obtenidos carecen de cualquier tipo de rayas y el acabado superficial es perfecto. Este es un ejemplo muy relevante para la fabricación de prototipos de alta calidad.


Palabras relacionadas:
Impresión 3D en la industria del plástico, manufactura aditiva en Latinoamérica, terminación de productos plásticos en línea, tecnologías para impresión 3D en plástico, cifras de Stratasys Manufacturing, nuevas herramientas para la industria del plástico, Stratasys en Latinoamérica.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Manufactura aditiva

Documentos relacionados