Descargar Ebook
Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2017

Llantas usadas generan nuevos combustibles

El objetivo es desarrollar un proceso químico que degrada los componentes de los neumáticos para obtener un combustible líquido y otro carbonoso.

La investigación encabezada por Jorge Medina Valtierra, académico del Instituto Tecnológico de Aguascalientes (ITA), tiene como fin desarrollar un proceso químico que degrada los componentes de los neumáticos para obtener un combustible líquido y otro carbonoso, ambos con alto poder calorífico.

Y es que según estimaciones en México se generan más de 50,000 toneladas de residuos provenientes del hule de las llantas, considerados en la legislación mexicana como desechos de manejo especial por su alto riesgo para la salud.

Lo común es que las llantas de desecho sean quemadas en ladrilleras o se acumulen en los tiraderos, lo que favorece la liberación de contaminantes como azufre e hidrocarburos, de ahí que los investigadores de este proyecto busquen mitigar este tipo de problemas ambientales.

Mediante un proceso de pirolisis —tratamiento en ausencia de oxígeno y con uso de nitrógeno para degradar los componentes de las llantas— el equipo de investigación logró obtener un líquido combustible y una especie de carbón.

Los componentes iniciales de la llanta pasan por una segunda degradación, pues se introduce un catalizador para hacer el rompimiento polimérico del hule, con lo que se genera un combustible parecido al diesel y la gasolina, además de un sólido carbonoso. Finalmente, el sólido carbonoso se somete a otro tratamiento para transformarlo en un catalizador superácido.

“Finalizado el tratamiento se aprovecha de 60 o 70% del peso del hule de llanta, el resto son gases. No nos hemos involucrado mucho en la caracterización de esos gases porque están en presencia de un flujo de nitrógeno y salen muy diluidos y es difícil caracterizarlo, pero se podría usar como un combustible también porque tiene su poder calorífico intacto”, detalló Jorge Medina Valtierra en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt.

La investigación se ha dividido en dos líneas para estudiar por una parte el sólido carbonoso y por la otra, el combustible líquido. En este último del volumen de hule de llanta sometido a pirolisis se obtuvo un rendimiento de 60% del combustible líquido y se le realizó un estudio de cromatografía de gases para saber de qué está compuesto.

“Lo que nos arrojó fue una mezcla entre la gasolina y diesel, es una mezcla entre seis y 10 carbones, mientras la gasolina está entre seis y ocho carbones y el diesel está entre seis y 12 carbones, entonces, está en medio de los dos combustibles más fuertes. El poder calorífico del combustible líquido es de 10,800 kilocalorías por cada kilogramo, mientras que el diesel está aproximadamente entre 10,200 kilocalorías por cada kilogramo y la gasolina en 10,500 kilocalorías por cada kilogramo”, explicó.

Mediante la cromatografía se detectó la presencia de limoneno (C10H16), un compuesto que es la base de la industria de maquillajes y se utiliza como saborizante en la industria alimenticia, por lo que será tema de otra investigación.


Palabras relacionadas:
Cómo utilizar llantas usadas, investigaciones del Instituto Tecnológico de Aguascalientes (ITA), cómo reutilizar los neumáticos usados, desechos de neumáticos para desarrollo de combustibles, qué hacer con los residuos de las llantas.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Reciclaje y Sostenibilidad

Documentos relacionados