Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2018 Página 1 de 2

México, pionero en corrosión cosmética de plásticos

Por: Verónica Alcántara, corresponsal en México

El sector de autopartes es uno de los más demandantes de este proceso, pues aunque se hacen varias pruebas, se carece de estudios frente al impacto del ambiente.

Una tecnología que comenzó a usarse en la industria militar en la década de 1960, hoy está siendo aprovechada por un grupo de investigadores en México para estudiar la corrosión cosmética en autopartes de plástico, que podría llegar a establecer una norma internacional sobre este tema.

Al ser una tecnología que apenas a partir del año 2000 se empezó a utilizar en aplicaciones no militares, el campo de investigación es muy amplio y el equipo multidisciplinario de la División de Tecnologías de la Información, de la Universidad Politécnica de Querétaro (UPQ), encabezado por César Isaza Bohórquez, ha encontrado un nicho muy demandante como es el sector automotor.

La corrosión se ha estudiado principalmente en metales, pero en plástico no; en este caso a nosotros nos interesa saber cuáles son los factores que intervienen para que suceda este efecto de perder el brillo, el tono natural u original a través de la radiación solar, los contaminantes ambientales, etcétera, explica el investigador.

En general, los estudios que encontraron sobre corrosión en metales y polímeros no son desde el punto de vista cosmético y ahí detectaron la oportunidad para desarrollar su investigación, ya que es de todos conocido que todas las partes plásticas de un automóvil, desde el tablero y volante, hasta las molduras de las puertas y manijas, tienden a deteriorarse, lo que se asocia normalmente con un decoloramiento que se conoce como corrosión cosmética.

Y aunque en la industria de autopartes plásticas se llevan a cabo diversas pruebas con altos estándares de calidad, en realidad se carece de estudios técnicos respecto al impacto específico de determinadas condiciones ambientales en los procesos de corrosión cosmética.

La tecnología que les permitirá comprender el proceso de corrosión de las partes plásticas es la caracterización hiperespectral mediante filtros acusto-ópticos y, con apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) -en colaboración con la empresa canadiense fabricante de autopartes Grupo ABC-, se está equipando un laboratorio especializado en este tipo de pruebas.

En el país este será el primer laboratorio en su tipo y, aunque ya se está trabajando en este proyecto, será en febrero de 2019 cuando esté completamente equipado y operando a toda su capacidad dentro de las instalaciones de la UPQ.

A nivel mundial sólo la NASA, la Universidad Estatal M.V. Lomonósov de Moscú, en Rusia, y la Universidad del Quindío, en Colombia, cuentan con laboratorios para este tipo de pruebas,y los investigadores mexicanos establecieron una alianza con ambas universidades para este proyecto.

Este es el primer Laboratorio de Filtros Acusto-Ópticos que vamos a tener en México. En el mundo hay algunos en Rusia, que es con quienes estamos trabajando principalmente nosotros, y hay alguno en la NASA y otro equipo en Colombia, precisamente con quienes trabajamos también de la mano. Entonces nosotros seríamos un cuarto o quinto laboratorio a nivel mundial, pero seríamos los primeros en México, comenta César Isaza.

Las metas del proyecto es que una vez terminado el equipamiento del laboratorio, se ponga a disposición de toda la industria estos servicios de caracterización de corrosión cosmética de plásticos, ya que se puede aplicar no solamente a autopartes, sino a todo tipo de productos de plástico.

En un futuro, la meta es desarrollar un estándar de calidad donde los productos, en particular autopartes, puedan tener límites respecto a la duración de la cosmética o apariencia física del coche, que para los usuarios sería una garantía de que van a tener autos más durables, es decir, mayor robustez en cuanto al desgaste cosmético.

Corrosión cosmética

En la actualidad, para la industria automotriz todos los estándares están relacionados con el momento en el que se fabrica una pieza y se tienen pruebas de dureza, resistencia del material, pero en términos de la corrosión cosmética no existe ningún tipo de prueba.

"No hay garantía en el aspecto cosmético y es hacia donde nosotros queremos caminar", asegura César Isaza.

La UPQ recientemente se ha comenzado a abrir a la vinculación con las empresas de la región, en particular hacia la industria automotriz que representa alrededor del 90 % del PIB estatal, por lo que el grupo de investigadores estaban en busca de soluciones específicas para este sector y, sobre todo, para los fabricantes de autopartes plásticas que son un número importante en el estado.

Al detectar la falta de información sobre la corrosión cosmética de plásticos, decidieron enfocarse en este tema para determinar las causas de los cambios a nivel físico que sufren las piezas ya que es algo que se percibe visualmente.

Para comenzar el estudio realizaron pruebas con imágenes espectrales, como las que se toman con la cámara de un smartphone, pero que solo da tres colores (rojo, verde y azul); también multiespectrales con cámaras que dan información de 30 componentes de color, pero siguen siendo limitadas; y finalmente con los filtros acusto-ópticos con los que se obtuvieron imágenes en 150 bandas de color.


Palabras relacionadas:
corrosión cosmética en autopartes de plástico, decoloración de autopartes plásticas, deterioro de piezas plásticas para automóviles, procesos para detener el deterioro de autopartes plásticas, estudios sobre la corrosión cosmética de autopartes de plástico, estudios sobre la decoloración de autopartes plásticas, factores que intervienen en el deterioro de autopartes plásticas, Laboratorio de Filtros Acusto-Ópticos en México, laboratorios de corrosión cosmética en México
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mercados: Industria automotriz