Promocione sus productos o servicios con nosotros
Marzo de 2019 Página 1 de 2

México desarrolla materiales poliméricos para vestimenta de uso militar

Por: Verónica Alcántara, corresponsal en México

Según el CIQA, la investigación se enfoca en aditivos que incrementen la resistencia a la ignición y retarden o inhiban la combustión de los materiales.

Las Fuerzas Armadas de todo el mundo tienen requerimientos especiales para su vestimenta y equipo de protección; el caso de México no es la excepción, por lo que en la actualidad se están desarrollando nuevos materiales que cumplan con las exigencias militares.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), encargada de la seguridad nacional en el país, tiene 18 fábricas en funcionamiento, 11 de ellas de producto terminado y siete que son de apoyo para todas las demás. También cuenta con un laboratorio central de pruebas para verificar que los productos que fabrica cumplen con los estándares militares.

Una de esas instalaciones son las Fábricas de Vestuario y Equipo (FAVE), que se encarga precisamente de la confección del vestuario y equipo para el Ejército y la Fuerza Aérea mexicanos. Con una producción estimada en 3,8 millones de artículos en 2017, logra la autosuficiencia en la producción de uniformes.

El gasto en temas de defensa y seguridad nacional en todos los países desarrollados y en vías de desarrollo ha ido en crecimiento en los últimos años. Entre 2012 y 2016, el presupuesto que el Estado mexicano destinó a la industria militar se incrementó en más de 36 %, buena parte de esto se invirtió en innovación, ciencia y desarrollo tecnológico, que le ha dado varias patentes, una menor dependencia del exterior y ahorros por la producción local de vestimenta y armamento.

Si bien la mayor parte de los presupuestos se destinan al desarrollo tecnológico de armamento y vehículos especiales, lo cierto es que también se está innovando constantemente en atender la seguridad del personal de defensa.

Las características de los textiles para uso militar varían, según el nivel de protección que se requiere, pero también según el ambiente y las funciones a desempeñar. Estos materiales deben responder a condiciones climáticas extremas sea calor, frío, lluvia o viento, a la vez que deben proteger de amenazas balísticas, biológicas o químicas.

En términos generales deben proporcionar protección, durabilidad y comodidad en todo tipo de entornos ambientales. Entre los beneficios que se buscan en los textiles para la milicia está que sean resistentes al daño, ligeros, ignífugos, a prueba de agua y antimanchas, por mencionar algunos.

Con la tecnología actual el desarrollo de materiales especialmente para uso militar se ha convertido en un nicho de mercado, pues según las previsiones de la consultora de mercado, Technavio, la demanda de textiles inteligentes para uso militar a nivel mundial crecerá a una tasa anual de 10 % entre 2016 y 2020.

Trabajo colaborativo

Desde hace 10 años, el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA) comenzó un acercamiento y posterior vinculación con las Fuerzas Armadas, en principio para capacitar al personal que labora en la FAVE y otras fábricas de la Sedena, y poco a poco para el desarrollo de nuevos materiales para su uso en vestimenta y equipo militar.

Se ha estado trabajando con el desarrollo de este tipo de aditivos y sus combinaciones para obtener materiales plásticos con aditivos antiflama que sean amigables con el medio ambiente".

Adriana Berenice Espinoza Martínez, investigadora del Departamento de Procesos de Transformación de Plásticos del CIQA.

"Tenemos algunos proyectos potenciales con la Sedena. Principalmente nos estamos enfocando en lo que ellos denominan la policía militar o gendarmería, que son grupos de policías o personal que tienen que salvaguardar la seguridad de la ciudadanía, sin embargo, algo muy común en manifestaciones es el uso de las bombas de tipo molotov, en este caso el personal corre un riesgo bastante alto de quedar propenso a la flama y que su equipo de seguridad, su ropa, puedan llegar a incendiarse", explica Adriana Berenice Espinoza Martínez, investigadora del Departamento de Procesos de Transformación de Plásticos del CIQA.

La investigación, de acuerdo con la especialista, se ha enfocado en materiales o aditivos que incrementen la resistencia a la ignición y retarden o inhiban la combustión de los materiales, lo que en un momento dado permitiría al personal militar escapar de un lugar en llamas.

Un tema fundamental en la búsqueda de nuevos materiales es que estos sean amigables con el ambiente, ya que anteriormente se utilizaban compuestos o aditivos halogenados a base de fósforo, que son sustancias tóxicas y que no son amigables con el medio ambiente.

"Se ha estado trabajando con el desarrollo de este tipo de aditivos y sus combinaciones para obtener materiales plásticos con aditivos antiflama que sean amigables con el medio ambiente", añade la investigadora.


Palabras relacionadas:
poliméros para vestimenta de uso militar, materiales sustentables para la elaboración de vestimenta militar, uniformes militares con base en materiales poliméricos resistentes a la ignición, el Ciqa desarrolla aditivos con mejores propiedades para el uso en uniformes militares, vestimenta de uso militar con materiales más resistentes, nuevos materiales resistentes para uso en vestimenta militar, México desarrolla materiales resistentes para trajes militares
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales