Promocione sus productos o servicios con nosotros
Junio de 2013 Página 1 de 3

Novedades en tecnología para medicina y farmacéutica

Por Dr.-Ing. Laura Flórez, PM-Tec Engineering

Además de tener un alto valor agregado, las resinas, aditivos y tecnologías empleadas en la industria médica mejoran la calidad de vida, ennobleciendo a los plásticos.

La industria médica y farmacéutica encuentra en los polímeros a uno de sus aliados claves. Factores como la biocompatibilidad, la reducción de costos, la resistencia química y la conformabilidad le abren a los plásticos un promisorio camino en este campo de aplicación.

Particularmente en América Latina, este camino ha sido explorado tan sólo por unos pocos, y las posibilidades de aplicación y ante todo la rentabilidad permanecen hasta ahora como un terreno promisorio e inexplorado. Si bien las normatividades son estrictas y los requerimientos de producción demandan inversiones significativas, hay alternativas intermedias que permiten acceder a este lucrativo mercado para ir ascendiendo en la curva de aprendizaje.

Ante todo, la gran ventaja que tiene la industria plástica es que las tecnologías de procesamiento en ambos campos son muy parecidas. Como bien lo dijera la Dra. María del Pilar Noriega, del ICIPC en Medellín, Colombia, “los plásticos y la industria farmacéutica están mucho más cerca de lo que muchos creerían”. Y los tratados de libre comercio permiten acceder a nuevas resinas y tecnologías con menores aranceles. Vale la pena enterarse de las innovaciones en materiales, aplicaciones y tecnologías de transformación.

La silenciosa lucha contra agentes microbianos 
De acuerdo con un nuevo artículo publicado por PCC (Plastics Color Corporation), en los Estados Unidos cerca de 1,8 millones de infecciones asociadas con estancias en hospitales llevan a la muerte a 99.000 personas cada año. Esta cifra supera las muertes causadas por enfermedades como el sida, el cáncer de seno y los accidentes automovilísticos juntas. La industria plástica se suma a la batalla contra los gérmenes.

Para la industria médica y farmacéutica,  BASF ofrece su portafolio de productos antimicrobianos HyGentic. La más reciente adición es el HyGentic SBC, un copolímero de bloque estireno-butadieno que contiene iones antimicrobianos de plata, de apariencia transparente y apto para ser moldeado por inyección. El granulado puede emplearse directamente para la manufactura de aditivos médicos, tales como inhaladores o filtros de ventilación. Adicionalmente, la empresa ofrece el HyGentic PA, una poliamida antimicrobiana reforzada con fibra de vidrio, también para moldeo por inyección y empleada en la fabricación de elementos operativos para dispositivos médicos.

BASF está trabajando en soluciones para dispositivos médicos y superficies de equipos que prevengan en forma durable el crecimiento de agentes microbianos. “Los polímeros y elastómeros que cuentan con nuestros aditivos soportan las medidas de higiene pofesional en hospitales”, afirma Edgar Eichholz, director de desarrollo de materiales para dispositivos médicos. Esto tiene como objetivo minimizar el riesgo de que los dispositivos médicos manufacturados a partir de estos productos contribuyan con la propagación microbiana.

“La combinación selectiva de ingredientes antimicrobianos de tipo orgánico e inorgánico produce efectos sinérgicos y mejora la eficiencia de los componentes individuales”, explica Eichholz. En formulaciones obtenidas de esta manera, los componentes individuales actuarán más prolongadamente, o más rápidamente. Un equipo dedicado de microbiólogos verifica las formulaciones obtenidas para comprobar su efectividad antimicrobiana. La empresa también está investigando nuevas generaciones de materiales con efectos de superficie novedosos, que resultan de interés para la manufactura de dispositivos y equipos médicos.

Por su parte, Albis Plastic GmbH, con sede en Hamburgo, cuenta con una nueva línea de porductos de materiales higiénicos. Con cobre como material activo, los plásticos se pueden hacer “anti-microbianos” sin necesidad de un recubrimiento adicional.

Termoplásticos de alto desempeño 
BASF ofrece su familia de materiales Ultraform PRO, basado en POM, y Ultradur B4520 Pro, basado en PBT.El Ultraform N2320 003 PRO es un grado de moldeo por inyección con alta viscosidad. Gracias a su alta resistencia al impacto y rigidez, es apropiado para la manufactura de elementos que deban soportar altos esfuerzos. De otro lado, el grado Ultraform H4320 PRO está diseñado para aplicaciones de extrusión a alta velocidad. Tiene alta viscosidad y resistencia al impacto, además de ser muy rígido y tener buena estabilidad térmica. El Ultradur B4250 PRO es el primer PBT de BASF para aplicaciones médicas moldeadas por inyección. Su buena estabilidad dimensional se ha mejorado con un comportamiento de encogimiento superior.

La combinación tribológica de partes plásticas hechas de ambos materiales presenta además ventajas: por ejemplo, los disparadores de insulina pueden presentar una excelente fricción de desplazamiento: el Ultraform Pro es responsable de la baja fricción entre las partes funcionales individuales, mientras que el Ultradur Pro previene el ruido molesto durante el uso.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mercados: Médico y farmacéutico

Documentos relacionados