Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2016 Página 1 de 2

Nuevas funcionalidades en tuberías plásticas para el sector agrícola

Por: Nuria López Aznar, departamento de extrusión de Aimplas

Un nuevo proyecto europeo crea aditivos anti-microbianos y anti-raíces con menor impacto ambiental para solucionar problemas típicos de la micro-irrigación.

La tecnología de micro-irrigación es un método de riego en el que se aplica agua a las plantas, ya sea en la superficie del suelo o directamente a la zona de la raíz, por medio de una red de válvulas, tuberías, tubos, goteros y emisores.

El uso de sistemas de micro-irrigación es muy beneficioso, ya que se optimiza el consumo de agua en comparación con los sistemas de riego tradicionales. De las diversas formas de micro-irrigación, el riego por goteo es el más utilizado, gracias a que puede ahorrar agua y reduce el uso de productos químicos.

Al controlar la frecuencia y la proporción en que el agua es aplicada, la humedad del suelo se optimiza. Las grandes variaciones en la humedad del suelo causan estrés a las plantas y afectan el crecimiento y la producción. El riego por goteo es una herramienta de manejo de cultivos, que cuando se opera correctamente, minimiza dicho estrés.

El desarrollo de la técnica de riego por goteo ha marcado un antes y después en la tecnología de producción de cultivos y ha permitido un avance sustancial en otros aspectos, tales como la optimización en el uso de pesticidas.

A pesar de todas las oportunidades de este sistema de riego y de la aceptación que genera su utilización, aún cabe plantear o resolver ciertas limitaciones del sistema, concernientes al diseño, manejo y control de la instalación y, sobre todo, a la obstrucción de emisores. Dicha obstrucción se debe a la acumulación de sedimentos, succión del suelo o intrusión radicular.

Para prevenir la aparición de obstáculos en los emisores, deben tenerse en cuenta las características del agua de riego y, a partir de éstas, encontrar la mejor alternativa para su tratamiento. Las pequeñas aberturas de los emisores pueden ser fácilmente obturadas por las partículas del suelo, materia orgánica, bacterias, algas o precipitados químicos. Los sistemas de micro-irrigación requieren un filtrado muy exhaustivo, incluso con un suministro de agua de buena calidad. Para eliminar estos microorganismos, las tuberías de riego se limpian con diversos productos químicos y peróxidos.

Es frecuente que las raíces de los propios cultivos crezcan en busca de agua hacia los goteros de micro-irrigación, llegando a taponarlos. En el caso de obstrucciones causadas por la intrusión radicular, hay poca información y a veces resulta contradictoria. Existen tratamientos químicos contra raíces incorporados a los sistemas actuales, sin embargo, la mayoría de estos productos químicos se basan en la trifluralina, que tiene una muy alta toxicidad para los peces y otros organismos acuáticos, y no está aprobada en la lista de la comercialización de productos fitosanitarios en el mercado.

Una nueva propuesta

Estas limitaciones pueden solucionarse mediante la aplicación de nuevas funcionalidades en las tuberías de micro-irrigación basadas en el uso de los aditivos antimicrobianos y anti-raíz con efecto no dañino para los cultivos.

Con relación a este campo, Aimplas está trabajando en un proyecto europeo aplicable directamente a la industria. El proyecto RIGA tiene como objetivo diseñar e implementar nuevos sistemas de riego basado en poliolefinas estándar con nuevas propiedades anti-microbianas y anti-raíces (libres de trifluralina), que permiten aumentar su funcionalidad hasta el final de su vida útil y contribuyen a la reducción del consumo de agua por la menor limpieza requerida en comparación con los sistemas actuales en el mercado.

Para reducir las algas y mohos en el agua de riego se han empleado aditivos antimicrobianos en los tubos de micro-irrigación extruidos, según la norma de biocidas: 98/8 / CE y RD 1054/2002. Para disminuir la inclusión de las raíces en los goteros enterrados se ha usado aditivos alternativos para la trifluralina, de baja toxicidad, en la fabricación de goteros por el proceso de inyección.

Con los logros obtenidos no sólo se permitirá el incremento de la funcionalidad de los sistemas hasta el final de su vida útil (más de un 50%), sino que también se contribuye a la reducción del consumo de agua (hasta un 5% menos, gracias a que se requiere de menor limpieza de tuberías para el correcto funcionamiento). Los nuevos sistemas son competitivos en costos, más seguro para los animales y las plantas, y respetuosos con el medio ambiente, ya que se emplean sustancias no tóxicas con actividad repelente de raíces.

Este proyecto, co-financiado por el programa de Eco-innovación de la Unión Europea (Eco/13/630411), está coordinado por Aimplas. En esta investigación, han participado seis miembros de Italia, Bélgica y España.


Palabras relacionadas:
Plasticultura, plásticos en la agricultura, proyectos de agricultura de Aimplas, investigaciones de Aimplas, proyectos de Aimplas, función de los plásticos en la agricultura, tubos plásticos para agricultura, los plásticos mejoran los cultivos, aporte de los plásticos en la agricultura, materiales plásticos para fabricar tubos
Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Extrusión

Documentos relacionados