Promocione sus productos o servicios con nosotros
Noviembre de 2007 Página 1 de 2

Panorama actual y futuro del sector de abastecimiento de materiales para la industria plástica

Raúl Arias

¿Cómo se desarrollará el mercado mundial de abastecimientos de materias primas? ¿Qué pasará en los próximos años? Vea una aproximación al tema.

Han quedado atrás los días en que los eventos climáticos podían tomar por sorpresa al hombre. Muchas veces, el viento y las primeras gotas de agua eran la señal – ya tardía – de que la tormenta había arribado. Hoy, el clima sigue fuera de nuestro control, pero la tecnología nos permite monitorear nuestro entorno, por ejemplo desde un satélite, y nos ofrece modelos de simulación, para que podamos prepararnos y tomar acciones a tiempo. Cometeríamos un error en no aprovechar esa posibilidad.

En el mundo actual, no importa el negocio ni el lugar, siempre existe el riesgo de una “tormenta”. Siempre está latente la posibilidad de que nuestro entorno se vea afectado y ponga en peligro la industria en que nos desenvolvemos. Con esta analogía, quiero dar paso al tema real de esta nota: el entorno de nuestra industria. Este artículo es una reflexión sobre el “clima” global y regional de los plásticos. Estas “tomas de satélite” buscarán ayudar al procesador, primero a estar enterado de lo que sucede o se prevé en el mundo de los productores y las materias primas y, segundo, a mejorar su comprensión de las dinámicas de la oferta y la demanda que – aún generadas muchas veces en un rincón alejado del mundo - terminarán por impactarlo.

El petróleo y el gas
En esta industria, todo se inicia con el petróleo y el gas (en su vasta mayoría, al menos por ahora). Estos dos commodities alimentan las cadenas productivas que resultan en los monómeros (etileno, propileno, cloruro de vinilo, etc.) a partir de los cuales se obtienen los más diversos polímeros. Desafortunadamente, las materias primas que alimentan a la industria petroquímica alimentan también la producción de energía, de forma que – al competir por las materias primas – la industria petroquímica es arrastrada violentamente por los vaivenes de precios de petróleo y gas para uso energético.

El mundo ha aprendido a vivir con altos precios de energía. Hace, digamos, cinco años, plantear un precio de barril de petróleo alrededor de los 70 dólares era un escenario de catástrofe mundial. Sin embargo, durante 2007 se han alcanzado esos niveles de precio y no ha habido tal catástrofe. ¿Cómo ha sido posible? Todo es cuestión de tiempos: al irse dando este movimiento de forma relativamente constante y sin sobresaltos espectaculares, la industria y los mercados han ido creando los mecanismos que les han permitido adaptarse a ello. Por otro lado, esto ha dado lugar a un cambio en el mapa de las inversiones. Las inversiones petroquímicas han encontrado nuevos hogares. Por ejemplo, no veremos nuevas capacidades para producción de etileno en Estados Unidos, en el corto plazo (Figura 1). Su situación actual de alto costo para producirlo en gran parte a partir de cracking, de naphta y el alto costo del gas natural han desalentado inversiones a través de toda la cadena. La ubicación de las grandes plantas se dará como una combinación de acceso a materias primas baratas y a los grandes mercados.

El nuevo orden de las cosas
El motor de crecimiento durante los próximos años se encontrará indiscutiblemente en Asia. China es una palabra con la que hoy en día asociamos los términos de inversión, crecimiento y competencia. A la vez que China invade el mundo con productos terminados, se prepara febrilmente para lograr la autosuficiencia en muchas de esas materias primas de las que hoy es importador neto. Busca además formas de aprovechar sus fortalezas para crear los productos que necesita. Un ejemplo de esto son los numerosos y grandes proyectos para producir químicos y polímeros a partir de carbón, material con el que China cuenta en grandes cantidades. Por este medio, se espera que el país asiático pase a ser autosuficiente en PVC alrededor de 2011 o 2012 y se convierta en un exportador neto del polímero, con una fuerte ventaja de costo.

Mientras tanto, el Oriente Medio continúa la construcción de plantas para explotar su ventaja de costo sin par. Nuevas capacidades de etileno y propileno están programadas para arrancar en 2010-2011 (Figura 2). Las capacidades anunciadas de polietileno y polipropileno harán de esa región el mayor exportador de ambos materiales en el mundo, y el más competitivo en costo.

Acerca del autor

Raúl Arias

Raúl Arias

gerente para América Latina de Nexant Chemsystems. Raúl Arias Álvarez es gerente para América Latina de Nexant Chemsystems. En la industria, se ha desarrollado en puestos gerenciales en planeación estratégica, mercadotecnia y ventas. Fue colaborador por varios años de BASF, en donde ejerció como responsabilidad final la gerencia del negocio de estirénicos para México, Centroamérica y el Caribe.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales

Documentos relacionados