Promocione sus productos o servicios con nosotros
Noviembre de 2018 Página 2 de 2

Plásticos para empaques: retos ambientales y legislativos

Por: José Pulido, redactor técnico

El panorama actual presenta un camino marcado por las prohibiciones para muchas piezas plásticas de un solo uso y un mercado global de reciclaje en recesión.

Política internacional, medidas y gobiernos

En vista de lo anterior, desde el año 2000 múltiples gobiernos han comenzado a restringir y legislar el uso de plásticos de un solo uso. Puntualmente, desde las políticas desarrolladas se busca fijar impuestos a los productores, vendedores o consumidores de los productos en cuestión o simplemente prohibir su uso. En el ejemplo de las bolsas plásticas, en las últimas dos décadas han tenido lugar numerosas iniciativas de prohibición por parte de economías emergentes tales como Bangladesh, Ruanda, Malí y Kenia. En Europa, el Reino Unido fue el primero en tomar medidas al respecto al comenzar a cobrar por cada bolsa plástica desde el año 2015, viendo una reducción de cerca del 83 % en el uso de bolsas plásticas. Pensando en una tipología de producto más amplia, a lo anterior se suman numerosos programas para la prohibición de la venta de palillos y la distribución de pitillos en la Unión Europea.

En la misma dirección, el año 2018 ha concentrado un importante número de medidas gubernamentales respecto de los plásticos de un solo uso. Taiwán sentó las bases de su plan de prohibición de estos productos antes de 2030 e India siguió el mismo camino para empezar su programa en 2022, siendo congruente con los programas que ya han comenzado varias ciudades de ese país como Bombay. De la misma manera, recientemente la Cámara de los Comunes del Reino Unido detalló recomendaciones para prevenir el desecho de botellas plásticas y, a la vez, el gobierno central expidió un plan para eliminar todo el desecho plástico ‘evitable’ para 2042. En cuanto a Estados Unidos, las medidas han surgido primordialmente en ciudades, debido a que aún no se han desarrollado políticas relacionadas a nivel del alto gobierno. Este es un actor muy importante que aún no se ha involucrado de manera consistente en el compromiso que, como se ha dicho, muchas naciones ya han empezado a tomar.

Este grupo de medidas abren un espacio de socialización público en el tema de la responsabilidad, respecto de la producción y uso de productos plásticos de un solo uso. Sin embargo, además de las medidas relacionadas con el consumo, habrá una importante proporción de plásticos que seguirá siendo desechada, por lo que el panorama mostrado no estará completo, sin mencionar a la industria del reciclaje. En este aspecto, China ha sido el actor más relevante de las últimas dos décadas por su crecimiento, por su alto volumen de importaciones de residuos y por las medidas más recientes de su gobierno al respecto. El mercado de reciclaje de China se remonta al año 2000, cuando los aumentos del precio del crudo obligaron a las industrias del país a buscar materias primas alternativas con menor costo. Se estima que el sector de reciclaje chino creció a una tasa de 23 % hasta 2008 y de 14 % hasta 2016. De forma ponderada, las importaciones de plásticos para reciclaje sumaron aproximadamente 8 millones de toneladas métricas en 2016, constituyendo casi la mitad del volumen tranzado a nivel mundial. El PET y PE de esa proporción contaron con casi 2,5 millones de toneladas cada uno y constituyeron más de la mitad del volumen mundial comerciado para estas resinas. A pesar de lo anterior, en 2018 el volumen fue casi despreciable.

A finales de 2017, China sacudió fuertemente la industria del reciclaje al prohibir las importaciones de más de 24 tipos de residuo sólido -incluido todo tipo de plásticos- para el final de ese año. Hasta hace poco, una porción importante de los materiales reciclados en China provenía de otras naciones, pero el grave problema de polución que sufre ese país encendió las alarmas de la necesidad de regular el reciclaje desde el nivel gubernamental. La motivación de hacerlo se basó en la baja calidad de los materiales importados y en el alto grado de polución que se estaba derivando de este hecho. Este plan del gobierno chino se hizo llamar ‘Espada Nacional’ y ha causado que los antiguos exportadores a ese país deban buscar nuevas regiones para exportar sus residuos, además de buscar fortalecer su propia industria doméstica de reciclaje. La salida de China del mercado del reciclaje global ha creado un aumento de la oferta sin precedentes, haciendo que los márgenes de rentabilidad se hagan cada vez más estrechos para los recicladores.

El panorama actual presenta, como es evidente, un camino marcado por las prohibiciones para muchas piezas plásticas de un solo uso y un mercado global de reciclaje en recesión. No obstante, hay alternativas para la industria, tanto para productores, consumidores y recicladores, que vale la pena revisar para poder adaptarse al cambio constante que muy probablemente seguirá viniendo desde las normativas y las dinámicas del mercado. En la siguiente entrega se revisarán algunas de las nuevas soluciones que se pueden plantear para mantenerse vigente durante los cambios en esta industria.

Fin.

Palabras relacionadas:
prohibición en el uso de plásticos, reciclaje de empaques plásticos, legislación para el uso de empaques plásticos, reglamentación para el uso de empaques plásticos, retos ambientales con los empaques plásticos, leyes para el reciclaje de plásticos, leyes para el uso de plásticos, procesos de reciclaje de plásticos, informes de la revista Citi GPS, países en donde se ha reglamentado el uso de plásticos, porcentaje de reciclaje de plástico, aumento en el reciclaje de plásticos
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Reciclaje y Sostenibilidad