Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2008 Página 1 de 3

Preformas y botellas ¿qué hay de nuevo?

Equipo editorial de Tecnología del Plástico

El mercado de bebidas embotelladas les ofrece a los fabricantes de envases un gran potencial con tasas de crecimiento atractivas. Conozca algunas tecnologías para la fabricación de preformas y botellas.

Según estimaciones de la empresa londinense de investigación de mercado Euromonitor, la cantidad de envases de PET producidos aumentará 7% al año hasta llegar a los 350.000 millones de unidades en 2009, cifra que en 2006 estuvo en 288.000 millones. La fabricación rentable de envases PET, por tanto, adquiere cada vez mayor relevancia. 

Las botellas de PET se fabrican en dos etapas: primero se hacen unas preformas y luego éstas se calientan a la temperatura apropiada para que puedan ser sometidas a un proceso de soplado. Estos dos procesos se pueden combinar en una sola máquina o en dos máquinas separadas. En el primer caso la máquina se denomina de una sola etapa y en el segundo, se dice que las dos máquinas pertenecen a un  proceso que se denomina de dos etapas. Existen ventajas y desventajas para cada caso pero aparentemente la mayor productividad se inclina por la segunda opción. Esto quiere decir que la primera puede ser preferida para situaciones en donde la demanda es más baja.

En las ferias alemanas Interpack y K fueron presentados nuevos desarrollos para fabricar preformas y botellas. Entérese de qué se trata.

Moldeo por compresión
En maquinaria, quizás uno de los lanzamientos recientes más interesantes es el propuesto por Sacmi. En la pasada feria Interpack, la empresa italiana presentó la fabricación de las botellas en una máquina de una sola etapa. Sacmi denomina esta tecnología CBM (del inglés Compression Blow Moulding). En la máquina modelo CBM 10, presentada en Interpack, los gránulos son extruidos continuamente y cortados en forma de esferas en estado fundido, las cuales se colocan en moldes abiertos para fabricar por compresión las preformas. Dentro de los mismos moldes se regula la temperatura de las preformas, con el fin de prepararlas para la siguiente etapa del proceso: el estirado soplado. El número de cavidades puede variar entre 8 y 16, de acuerdo con las dimensiones de los envases. La altura de las botellas fabricadas por estirado-soplado puede variar entre 90 y 210 mm y el diámetro, entre 50 y 100 mm.

Sacmi enfatiza que su nueva tecnología, por estar basada en compresión en lugar de inyección para formar la preforma, ofrece varias ventajas en comparación con los procesos de inyección-soplado. Por ejemplo, se puede procesar un rango amplio de materiales, incluyendo el PET; el control del espesor de pared es superior; el consumo energético es menor; los ciclos de producción son más rápidos, y es posible obtener acabados superiores en el cuello y en el fondo de las botellas.

También en Interpack, Sacmi presentó su máquina PAM (del inglés Preform Advanced Moulding). Este sistema, de acuerdo con la compañía, revolucionará el concepto de la fabricación continua de preformas de PET por el método de moldeo por compresión. La máquina cuenta con 48 cavidades y puede producir 27.000 preformas de 23g para botellas con cuellos PCO 28 mm. De manera similar al modelo CBM, los gránulos presecados de PET se alimentan a un extrusor para lograr su fundición y expulsión a través de una boquilla cilíndrica. El material es cortado para formar esferas fundidas que a su vez son introducidas en las cavidades del molde, que actúa en forma de carrusel. El PET fundido se convierte en preformas mediante un proceso de moldeo por compresión hidráulica en el molde. Las preformas son entonces enfriadas y empacadas. Sacmi hace especial énfasis en las ventajas que trae eliminar el punto de inyección de la preforma, en términos de economía y de calidad. También es importante el hecho de que el proceso de compresión es menos sensible a los cambios de viscosidad del material procesado, por lo que se puede ampliar el rango de materiales transformados, como se aprecia en la figura 1.

Alta barrera con sobremoldeo
Netstal, en una colaboración con las empresas españolas Molmasa y Novapet, desarrolló una tecnología para producir preformas con excelentes propiedades de barrera, mediante la técnica de sobremoldeo denominada PRElactia. Este proceso comienza con la inyección de una capa interna, seguida de la inyección posterior de otras capas paralelas a la primera. En el pasado, tal combinación de etapas de inyección generaron el desplazamiento de la preforma alrededor del eje central y la combinación de operaciones mecánicas de transferencia en los moldes. Así mismo, había existido la tendencia a la delaminación de las capas. Sin embargo, Netstal y las compañías españolas consiguieron con PRElactia superar estas dificultades e inclusive abrir el camino para aplicaciones similares con otros materiales además de PET.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mercados: Empaques

Documentos relacionados