Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2005 Página 1 de 3

Retos de la industria plástica en México en época de déficit de suministro de materias primas

Dificultad para transferir el incremento en el costo de los insumos y el déficit en el suministro de materias primas: Los principales problemas.

Actualmente la industria plástica mexicana se encuentra en una coyuntura decisiva, en la que puede apoyarse en los factores macroeconómicos positivos para seguir creciendo o puede ser arrollada por las tendencias al alza de los precios de materias primas y por el déficit de balanza comercial por el que atraviesa. Indicadores como el empleo y el crecimiento del valor agregado han visto una reducción sustancial en los últimos cinco años, pero hay signos de recuperación en los índices de producción manufacturera y de confianza del consumidor.

El reto fundamental para el crecimiento es la integración de la cadena, para que los transformadores puedan negociar en bloque y protegerse de la competencia desleal. Así mismo hay un gran potencial de crecimiento en el incremento de la productividad por empleado, a través de la innovación e inversión en tecnología. Es fundamental que la cadena del plástico tome conciencia de la importancia que tiene para su futuro el proyecto Fénix, y que lo defienda en todas las instancias necesarias.

Tendencia histórica 
Para 2001, México vivió su cambio de gobierno con una transición en calma tanto a nivel político como económico. Sin embargo, durante este año la economía se encogió en un 0,3%. Para la industria plástica este fue un punto de inflexión, donde las tendencias que se venían registrando de crecimiento por encima del 10% alcanzaron su límite; el crecimiento alcanzado por el sector fue de 4,6%.

Para el año 2002 la economía en general seguía estancada, creciendo a tasas apenas del 0.9%. La industria plástica crece, pero sólo al 3%. En este año nace el proyecto Fénix, y se aprueban dos leyes sobre manejo de residuos sólidos.

En el año 2003, debido a la guerra en Irak y a otros factores externos, los precios del petróleo inician su escalada. En México se vive un crecimiento general de la economía del 3,1%. En la industria plástica, el crecimiento alcanza el de la economía y las materias primas empiezan a subir.

Como se observa en la Figura 1 , en los últimos 23 años el porcentaje de crecimiento anual de consumo de plásticos, en general, ha seguido siempre la tendencia del crecimiento del PIB mexicano, y salvo los fenómenos observados en 1982 y 1985, siempre ha sido superior al crecimiento del PIB. Sin embargo, para el año 2003 y principio del 2004, esta tendencia se revierte, y el porcentaje de crecimiento de la industria plástica tiende a alcanzar el mismo nivel de crecimiento del PIB.

Para el año 2004 se vive una época de "empantanamiento político", donde las reformas legislativas no avanzan y se ejercen presiones sobre Pemex. La industria del plástico, para la que se pronosticaba un crecimiento del 7%, apenas llegó a la mitad, y se mantuvieron las situaciones de escasez y precios de materias primas.

En materia de empleo, en los últimos diez años la industria plástica mexicana ha visto una escala de crecimiento y decrecimiento. Para 1995 el sector estaba ofreciendo 147.800 empleos, y este número se incrementó a una tasa promedio del 3% anual hasta alcanzar la cifra cúspide de 175.200 en el año 2000; es decir, se generaron 27.000 nuevas posiciones de trabajo. Sin embargo, este indicador empezó una curva de pendiente descendente, y para 2004 el número de empleos registrados era de 154.100. Es decir, en cinco años ha descendido en 21.000 el número de empleos disponibles.

Vale la pena relacionar el número de empleos con la productividad por empleado. Para 2004, México registró que en promedio, cada empleado de la industria plástica estaba procesando 24,6 toneladas anuales de materia prima. Este número puede compararse a la cifra alemana de 48 toneladas por empleado-año, y a la cifra china, de 40 toneladas. En promedio, en el mundo cada empleado de la industria plástica procesa 34 toneladas por empleado anualmente. Luego hay una brecha clara por subsanar.

En la Figura 2 figura 2 hay un dato interesante sobre la creación de valor en la industria plástica. Como se observa, en este momento el valor agregado en la cadena del plástico ronda la cifra del 15%. Sin embargo, si bien el crecimiento de este indicador se había sostenido hasta el 2002, en 2003 se contrajo en -0,3%.

Entre 2003 y 2004 la importación global de resinas se incrementó en un 8,3% en volumen. La tendencia fue jalonada por el crecimiento en la importación de poliestireno (33,6%), poliamidas (18,7%), polipropileno (10,3%) y polietileno (8,2%), que logró revertir la contracción en las importaciones de PVC (-16,9%) y PET (-31,3%).

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados