Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2017 Página 1 de 3

¿Será 2018 un año de reactivación para la industria plástica en América Latina?

Por: Diana María Guevara Cárdenas, redactora

Las autoridades económicas de la región advierten sobre los riesgos e incertidumbre que aún persisten en el entorno económico mundial.

El 2017 ha sido un año de incertidumbre en el entorno económico latinoamericano, con signos de reactivación en el comercio y la economía en general. ¿Será 2018 el final de este ciclo de desaceleración? Así lo estiman las autoridades económicas de la región, advirtiendo de los riesgos e incertidumbre que aún persisten en el entorno económico mundial.

Hay que conocer la historia para aprender de ella y no repetirla… Frase célebre, pero ignorada. Sin embargo, cobra vigencia en momentos en que la salida de la crisis se vislumbra, pero según los analistas, con una sostenibilidad que no es fácil de predecir. En este contexto, América Latina, que ha pasado de la gloria por una época de altos precios de las materias primas a un período de desaceleración económica, por la crisis mundial, tiene que entender lo que ha pasado y aprender de esto para definir sus políticas a largo plazo y así fortalecer su economía para estar preparada ante la incertidumbre que generan los riesgos políticos globales.

El Informe “Estudio Económico de América Latina y el Caribe, 2017”, presentado por la CEPAL en septiembre de 2017 [2], muestra las etapas recientes y las principales características del ciclo actual:

El período 2001 – 2008; asociado al superciclo de las materias primas, es el período de mayor crecimiento experimentado en la región desde la década del 70. El consumo adquirió un gran dinamismo y alcanzó una tasa de 4,9%, casi el doble del período anterior, comprendido entre 1990 y 2001 [1]. Entre 2000 y 2007, la tasa de crecimiento del crédito al sector no financiero en el mundo aumentó del 8,87% al 12,76% [1], signo de la liquidez con que se contaba en ese período.

En el ciclo actual, considerado entre 2009 y 2016, se ha vivido una fase de desaceleración económica. Los principales indicadores de esta crisis fueron:

  • La caída de la inversión fue progresiva y se expandió en el tiempo a la mayor parte de los sectores. La CEPAL en su informe “Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2017” [1], muestra una revisión de la tasa de crecimiento del gasto en activos fijos e inversión de largo plazo de 5.120 empresas de 15 sectores de actividad económica en el período 2.010 – 2015 que evidencia la desaceleración progresiva del gasto a partir de 2010, hasta convertirse en una contracción generalizada en 2015, como se observa en la tabla 1.
  • La importancia del consumo privado: La tasa de crecimiento del consumo en América Latina y el Caribe mantuvo un impulso notorio en el período 2009 -2016, cuando fue de un 3,8%.
  • El comportamiento de producto interno bruto y del ingreso nacional bruto. El ingreso nacional bruto en América Latina empezó a decrecer en 2011, cuando representó el 7% del PIB, hasta llegar al 1,83% en 2015.   
  • El gasto del gobierno en el período 2009 – 2015. Varios países de la región (incluidos Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, el Perú y Uruguay) adoptaron políticas de aumento del gasto público para enfrentar el impacto de la crisis financiera mundial de 2008 y 2009, que incluyeron medidas de carácter impositivo. En los casos de Brasil, Chile, México y Perú se aplicaron planes discrecionales de estímulo que representaron un 3,2%, un 1,8%, un 1,7% y un 3,5% del PIB, respectivamente.
  • El comportamiento heterogéneo del ciclo de las exportaciones: Para América del Sur, la relevancia de las exportaciones en los indicadores se explica en que su canasta exportadora se concentra en recursos naturales (minerales, energía y productos agrícolas) y la caída de los precios de las materias primas durante el ciclo 2009 – 2016, así como la crisis sufrida por China, principal destino exportador de ésta región, produjo un fuerte impacto en el PIB. En contraparte, la incidencia de las exportaciones para Centroamérica fue menor, ya que  exporta principalmente a Estados Unidos y Canadá, países que han mantenido tasas de crecimiento relativamente estables luego de la crisis financiera de 2009.

En la Figura 1 se aprecia la tasa de variación del PIB entre 2.008 y 2016 en la región y subregiones, así como la contribución de los componentes del gasto al crecimiento [3].

Indicadores y perspectivas de las autoridades económicas

ALADI muestra un leve crecimiento de la importación de equipos, maquinaria y moldes, en el cual, aunque con datos parciales de países como Chile y Argentina. La importación de maquinaria aumentó 3,3% en 2016, respecto a 2015 y 1, 5% en 2015, respecto a 2014. México es de lejos el mayor importador de maquinaria, con el 74,8% de participación, seguido de Brasil con 11,8%. México es también el principal importador de materias primas en la región, seguido de lejos por Brasil y Colombia.

La CEPAL presenta un panorama alentador para la economía mundial y regional  en septiembre de 2017  (1):


Palabras relacionadas:
Economía durante 2017, situación económica para 2018, futuro de la industria plástica, cifras económicas de 2017, incertidumbre económica para 2018, indicadores económicos durante 2017, desafíos de la industria del plástico para 2018, qué esperar de la industria del plástico en 2018, industria del plástico latinoamericana, cifras económicas del CEPAL, advertencias de la CEPAL para 2018.
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados