Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2016 Página 1 de 2

Tecnología 3D hecha por mexicanos

Por: Verónica Alcántara, corresponsal en México

Mini Fábricas 3D es una pequeña empresa mexicana que busca poner la impresión 3D de alta calidad a disposición de toda la gente.

Para una empresa que en dos años ha vendido 450 equipos y desarrollado siete modelos de impresoras 3D en un año, parece que el futuro es promisorio cuando lo que busca es ofrecer productos de alta calidad a buen precio y con todo lo que el usuario requiere para poner en marcha no solamente prototipos, sino piezas funcionales de gran calidad y desempeño. Esta empresa llamada Mini Fábricas 3D es dirigida por ingenieros mexicanos.

Un informe reciente de la consultora Research and Markets prevé un aumento en las ventas de impresoras 3D a nivel mundial durante los próximos seis años. Este mercado que consiste en impresoras 3D, materiales, servicios y software de impresión en 3D, llegó a US$4,98 billones en 2015 y se espera que alcance US$30,19 billones para el año 2022, que es una tasa de crecimiento anual compuesta de 28.5%.

Este mismo estudio indica que el crecimiento ha sido impulsado por la baja en los costos de esta tecnología y por la mejor calidad y confiabilidad de la impresión en 3D, aunado a una mayor oferta de materiales y colores para imprimir y de diseños y software abiertos que ha facilitado la adopción por parte de principiantes y profesionales no especialistas.

La tendencia hacia productos cada vez más personalizados ha hecho, dice Research and Markets, que el uso de la impresión 3D en el sector industrial tenga mayor demanda en los sectores aeroespacial y defensa, medicina y productos de consumo, que representaron las industrias con la mayor proporción del mercado de impresión 3D en 2015. Y si ahora Estados Unidos domina el mercado de esta tecnología, el informe prevé que Asia-Pacífico tendrá un crecimiento a un ritmo mayor que América del Norte en el periodo 2016-2022 gracias a iniciativas de gobierno de los países asiáticos, mayor financiamiento para investigación y desarrollo y también para infraestructura.

“Una clase emergente de impresores 3D de nivel medio está empezando a ofrecer algunas funciones del sistema de gama alta en equipos de escritorio a precios más bajos. Las velocidades de impresión están aumentando en todo el espectro de productos; al menos uno de los sistemas de gama alta que está en fase de desarrollo podrá llegar a imprimir hasta 500 veces más rápido que las mejores máquinas de hoy en día. Aunado a esto las patentes clave están a punto de expirar, lo que puede acelerar el ritmo de la innovación”, pronostica el análisis The road ahead for 3-D printers, de la consultora PwC.

La misma consultora indica que la impresión 3D avanzará hacia el desarrollo en tres áreas fundamentales: impresoras y métodos de impresión, software de diseño e impresión y materiales de impresión.

Para PwC es sorprendente cómo la adopción de esta tecnología ha sido muy acelerada, pues en una encuesta que aplicaron hace un par de años entre empresas de manufactura el 67% la estaba usando para el prototipado rápido y para experimentar con esta tecnología, mientras que la encuesta más reciente muestra que ese porcentaje aumentó a 72% y de hecho, la mitad de los encuestados indicaron que ya utilizan impresión 3D no sólo para prototipos, sino para fabricar productos finales. Incluso, el 52% prevé que la impresión 3D será de uso común en la producción masiva en los próximos cinco años.

Sus aplicaciones tal como se ve, ya no serán sólo para la impresión de pequeños objetos o prototipos, sino para la elaboración de piezas funcionales, alimentos, tejido humano y muchas otras.

Mini Fábricas 3D está pronosticando estas tendencias y busca, incluso, anticiparse al futuro. Esta pequeña empresa mexicana, dirigida por Fabien Legay Peña, comenzó en la estancia de una casa como una manera de crear tecnología para ponerla a disposición de toda la gente, desde niños, estudiantes y universidades, hasta empresas de todo tipo. Poner a su disposición la impresión 3D de alta calidad a un precio asequible.

A dos años de su fundación, Mini Fábricas 3D, ya cuenta con siete modelos de impresoras 3D, más de 450 equipos vendidos en todo México, distribuidores en todo el país, y está a un paso de mudarse a una planta de fabricación y próxima al lanzamiento de su cortadora láser CO2, la primera en su tipo hecha en América Latina.

“Tenemos ya más de siete modelos de impresoras 3D, desde una diseñada para estudiantes, nuestro modelo de impresora Delta, la Minifab que es la más vendida y nuestra Monsterfab, un equipo para impresión en grandes dimensiones. Todos estos equipos los hemos desarrollado en menos de un año, en un promedio de mes y medio por equipo”, asegura Legay Peña.


Palabras relacionadas:
Impresión 3D en América Latina, empresas mexicanas de manufactura 3D, manufactura 3D en México, Mini Fábricas 3D de México, nuevos usos de la impresión 3D, industria de impresión 3D en América Latina, centros de impresión en 3D en México, ventas de impresoras 3D
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Manufactura aditiva

Documentos relacionados