Promocione sus productos o servicios con nosotros
Septiembre de 2019 Página 4 de 5

Tecnología y oportunidades de mercado impulsan el crecimiento de la industria en Norteamérica

Dos áreas en particular generarán importantes oportunidades para los plásticos producidos en esta región: los vehículos eléctricos y los vehículos autónomos.

Estos y otros requisitos significan que los plásticos y los compuestos desempeñarán un papel importante en la reducción de peso, la consolidación de piezas, la disipación del calor, la iluminación de alta tecnología como los OLED —diodos orgánicos emisores de luz— y las pantallas táctiles flexibles para controles y paneles de instrumentos morfológicos —que cambian de forma—.

La transición a los vehículos autónomos parece imparable. Si bien es posible que nunca sustituyan por completo a los vehículos convencionales de gas y diésel, la industria automotriz se está preparando para un cambio importante en las ventas y los ingresos por unidad.

El consultor Roland Berger afirma que los fabricantes de equipos originales verán disminuir su participación en las ventas de automóviles convencionales en todo el mundo hasta el 29,9 % en 2030, frente al 34,7 % de 2015. Asimismo, disminuirá su participación en los beneficios hasta el 22,3 %, frente al 38,1 % en el mismo período. En cambio, las flotas de vehículos autónomos generarán el 19,6 % de los ingresos mundiales en 2030, frente al 1,2 % en 2025, y el 40,3 % de los beneficios frente al 2,8 % en un periodo de cinco años.

Los vehículos autónomos no solo circularán por carretera. Varias compañías en Estados Unidos están trabajando para desarrollar taxis aéreos urbanos autónomos que transportarán a los pasajeros por las ciudades congestionadas, así como desde y hacia los aeropuertos.

Sin duda la más conocida es Uber, la consabida empresa de trayectos compartidos que ha creado el proyecto Uber Elevate para convertir en realidad los taxis aéreos urbanos. La compañía tiene previsto abrir skyports, estaciones de despegue y aterrizaje, en al menos dos ciudades, Los Ángeles y Dallas, para el año 2020 y con vistas a un servicio comercial completo en 2023.

Los vehículos terrestres, bien autónomos o con conductor, transportarán a los pasajeros a una skyport, desde donde cogerán un pequeño taxi aéreo autónomo que está programado para llevarlos a su destino. Estos vehículos de despegue y aterrizaje verticales (VTOL) serán eléctricos y requerirán tecnologías de polímeros ligeros a fin de optimizar el alcance del vuelo y la energía de la batería y para adaptar la electrónica necesaria para el vuelo, la seguridad aérea y la comodidad de los pasajeros. Uber está trabajando con cinco compañías de aviación en el diseño de estos taxis.

Un importante fabricante aeroespacial que desarrolla un vehículo de este tipo es Boeing, cuya división Aurora Flight Sciences es una de las compañías que trabajan en el diseño de taxis aéreos con Uber. A principios de este año, Boeing probó un prototipo de VTOL. Actualmente, es un interrogante cómo se desarrolla el concepto de los taxis aéreos. Sin embargo, bastantes empresas están invirtiendo considerables cantidades de dinero en la idea y la tecnología de lo que podría convertirse en un servicio comercial en los próximos cinco años.

Replanteamiento del reciclaje

La preocupación por el reciclaje parece ser cíclica en Estados Unidos. La industria se encuentra actualmente en un ‘ciclo ascendente’ que está atrayendo la atención de consumidores y autoridades reguladoras. La mayor parte de la atención se concentra en las bolsas de plástico de un solo uso, con restricciones a nivel local y estatal. California las ha prohibido por completo y Nueva York aprobó una ley similar este año. Además, unas 350 ciudades y condados de Estados Unidos restringen o prohíben su uso.

Sin embargo, no es de esperar que las restricciones tengan un impacto importante en el reciclaje o el medio ambiente. Esto se debe a que los programas de reciclaje de los consumidores en general no son efectivos en Estados Unidos.

Los principales proveedores de resinas están promoviendo los esfuerzos a nivel local para recuperar los residuos flexibles, principalmente los envases. Estos favorecen las construcciones de un solo material, no los residuos mezclados. Si bien los envases flexibles para alimentos son demasiado valiosos para restringirlos, se están realizando esfuerzos para rediseñar los envases para su reciclaje.

La empresa Dow, por ejemplo, cuenta con una bolsa para alimentos totalmente de polietileno que facilita el reciclaje y dispone de una tecnología de compatibilización que permite que los envases de PE con capas de barrera de EVOH se reciclen en el mismo flujo. La empresa también ofrece una solución para las bolsas de plástico: mezclar la chatarra con Elvaloy, un terpolímero elastomérico reactivo, para mezclar con modificadores de pavimentos de asfalto.


Palabras relacionadas:
Plásticos en los vehículos eléctricos, plásticos en los vehículos autónomos, empresas norteamericanas en la feria K 2019, PIB estadounidense en 2019, fabricación de plásticos en Estados Unidos, ventajas de la automatización en la industria plástica, fabricación con Luces Apagadas, iniciativas para gravar a empresas que utilizan robots, skyports de Uber, reciclaje de plástico en Estados Unidos, Elvaloy de Dow, Alliance to End Plastic Waste.
Contacte a las empresas mencionadas
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Feria K 2019

Documentos relacionados