Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2020 Página 1 de 3

Una empresa mediana de inyección frente al COVID-19

El fabricante IPROCOM tuvo que parar durante el cierre industrial generado por la emergencia sanitaria y nos comparte su experiencia. Habla de las dificultades que enfrenta, pero también de las oportunidades.

Nadie tenía este temporal en su hoja de ruta. Y es una experiencia que pone una gran presión sobre muchos negocios. Tecnología del Plástico habló con Juan Carlos Zuleta, fundador y presidente de IPROCOM S.A., un moldeador por inyección de componentes especializados quien tuvo que suspender su actividad a raíz de la crisis del COVID-19.  

El esfuerzo es grande, pero también lo ha sido la perseverancia del equipo de trabajo. IPROCOM lanzó en tiempo récord una línea de productos de protección y amplió sus canales de comercialización al campo digital. Zuleta nos habla de cómo ha impactado su negocio trabajar con medidas de protección, de la importancia de aprovechar el escenario para sustituir importaciones y fortalecer las cadenas de suministro, y también de cómo se reinventan apostándole a la mejora en comunicación con los clientes y a la investigación y desarrollo.

Tecnología del Plástico: ¿Cómo se ha visto impactado IPROCOM con la coyuntura del COVID-19?

Juan Carlos Zuleta: IPROCOM es un fabricante colombiano de componentes plásticos de alto desempeño para empresas que pertenecen a diferentes sectores y encadenamientos productivos, como ensambladores de motos, automóviles y electrodomésticos, empresas de la construcción, entre otros. Con las medidas de aislamiento obligatorio implementadas por el Gobierno para reducir la tasa de contagio del COVID-19, todos los sectores económicos se han visto afectados de alguna manera e IPROCOM no ha sido la excepción, dado que nuestros productos no fueron catalogados como básicos y debimos suspender nuestras operaciones, al igual que nuestros clientes.

Al no haber ventas, no estamos generando los recursos necesarios para atender las diferentes obligaciones de la empresa: nómina, proveedores, arrendamientos, créditos bancarios, entre otros. Esta situación nos ha llevado a acogernos a los diferentes auxilios que afortunadamente el Gobierno ha ido otorgando, como por ejemplo el aplazamiento en el pago de los impuestos, los auxilios para pagar la nómina y créditos con bajas tasas de interés y períodos de gracia.

La recuperación de la cartera también se ha complicado porque nuestros clientes tampoco están operando y no pueden pagarnos, lo que nos ha puesto en una situación similar ante nuestros proveedores, con los que hemos tenido que definir acuerdos de pago y, en algunos casos, plantear la devolución del inventario y la cancelación de órdenes de compra de materias primas que ya estaban en curso.

Estamos haciendo un esfuerzo muy grande para proteger los puestos de trabajo porque, hoy más que nunca, tenemos que ser socialmente responsables, no sólo con nuestros colaboradores sino también con las familias que dependen de ellos.

Tenemos claro que estamos ante una crisis sin precedentes para la que no estábamos preparados y que los auxilios del Gobierno no son suficientes ni se van a mantener indefinidamente, y por esta razón es necesario que la economía se vaya reactivando de manera progresiva, al mismo tiempo que se cuida la salud de las personas.

TP: ¿Qué medidas está tomando IPROCOM para implementar protocolos de bioseguridad y cómo están impactando esas medidas la productividad?

JCZ: Hace unas semanas, el Gobierno acertadamente autorizó el reinicio de actividades de dos sectores muy importantes para la economía del país como la manufactura y la construcción, siempre y cuando las empresas implementen los estrictos protocolos de bioseguridad definidos por el Ministerio de Salud.

Según los estudios del Gobierno, estos dos sectores son los que representan menor riesgo de contagio a nivel territorial y empresarial, y tienen un mayor impacto social debido al empleo que generan.

En IPROCOM pudimos reanudar operaciones hace pocas semanas gracias a la agilidad y a la disciplina con que implementamos los protocolos de bioseguridad, trabajando de la mano con las autoridades municipales y sus entidades de control, con nuestro equipo de brigadistas y con el compromiso de todos nuestros colaboradores. Dentro de las medidas adoptadas están el lavado frecuente de manos, el distanciamiento físico, el uso de tapabocas, la toma de temperatura al ingreso a la planta y la desinfección del calzado.

La implementación de estas y otras medidas para poder operar de manera segura nos ha ocasionado una caída en la productividad cercana al 12% básicamente por el tiempo que demandan muchas de las actividades contenidas en el protocolo y que terminan impactando el ritmo de producción: la distancia entre procesos ha incrementado los tiempos de desplazamiento del personal, el ingreso a la empresa se hace a un ritmo más lento, hay más paros programados durante los turnos para lavarse las manos y los cambios de moldes y herramientas tardan un poco más.


Palabras relacionadas:
Empresas industriales afrontando el coronavirus, cómo afrontan las empresas en coronavirus, empresas de inyección frente al coronavirus, empresas del sector plastico frente al coronavirus, empresas medianas frente al coronavirus, estrategias para sobrevivir al coronavirus como empresa.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Inyección

Documentos relacionados