América Latina: Casos de éxito en reciclaje de PET

América Latina: Casos de éxito en reciclaje de PET

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

Caso 1
PetStar: El ejemplo de cómo vencer paradigmas

En 2009, se inauguró en México PetStar, una planta de reciclado que produce, a partir de PET postconsumo (PCR), material grado alimenticio para la industria embotelladora de refrescos y aguas, como es el caso de Coca-Cola, Bonafont y Pepsi-Cola. “La planta, ubicada en Toluca, es la tercera con esta tecnología en el mundo y tiene capacidad nominal anual de convertir 27.000 toneladas de pacas sucias en 20.000 toneladas de resina reciclada grado alimenticio. Sin embargo, gracias a nuestro gran equipo de operadores, estamos logrando operar al 110% de la capacidad nominal. Es decir, estamos consumiendo 30.000 toneladas y produciendo 22.000 toneladas de resina regenerada”, comentó en entrevista el Ing. Jaime Cámara, director general de PetStar, S.A. de C.V.

De acuerdo con el Ing. Cámara, la principal motivación de esta iniciativa, que requirió una inversión cercana a 40 millones de dólares, está fundamentada en lograr un proyecto que permitiera consumir localmente en México una parte importante de la gran capacidad de acopio de la compañía hermana Avangard, que desde 1996 acopia PET y HDPE, y  así eliminar la dependencia de los mercados internacionales que tienen una gran volatilidad, especialmente la participación del mercado chino. “Por otro lado estaba también la inquietud de ofrecerle a la industria embotelladora un material reciclado de alta calidad que pudiera incorporar en sus envases y así cumplir con sus metas de sustentabilidad”, añadió el ejecutivo.

Parte del éxito que ha tenido PetStar se cimienta en la favorable interconexión que tiene con Avangard para lograr un acopio consistente de materiales. PetStar es dueño del total de las acciones de Avangard México, que funciona como su cadena de suministro al abastecerle el 100% de la materia prima que consume. Avangard tiene operaciones de recolección a escala nacional y cuenta con 8 plantas de acopio y 500 empleados directos.

El Ing. Cámara asegura que el modelo de trabajo conjunto entre Avangard y PetStar ha permitido apoyar el favorable impacto social y ambiental que significa la actividad de acopio de los residuos de envases de PET, garantizando certidumbre a un amplio y vulnerable sector de la sociedad que son los pepenadores y recolectores de materiales reciclables, a lo largo y ancho del territorio nacional, teniendo de esta forma acceso a grandes volúmenes de material. “Nuestro objetivo es acopiar los residuos directamente en la fuente para evitar la participación de los intermediarios informales que solo agregan costo y no valor, por lo que apoyamos cualquier esquema de recolección que genere un mínimo de 2 toneladas por viaje de envases a granel, que es lo que le cabe a nuestros transportes”, comentó el ejecutivo.

En cuanto al reciclado en PetStar, el directivo señala que con una instalación de altísima tecnología, el convertir ese insumo, habitualmente considerado como basura, en una Resina Reciclada de PET grado alimenticio que pueda ser utilizado por la industria embotelladora nacional como materia prima para la fabricación de envases nuevos, les permite cumplir el slogan: “Haciendo sustentable en envase de PET”.

Con respecto a los retos más exigentes de reciclar PET, el Ing. Jaime Cámara aseguró: “Este ha sido un proyecto de alta convicción y tenacidad, ya que en el tiempo hemos tenido que vencer muchísimos obstáculos. Primero en Avangard el de la actividad con sectores informales de pepenadores, mal llamados mafias, gracias a los cuales tenemos posibilidad de acceder a la materia prima. Otro reto ha sido la gran volatilidad de los mercados internacionales de residuos, que hacen muy difícil la viabilidad económica y la consistencia en el tiempo. Luego, con PetStar tuvimos que vencer el paradigma de que no se puede convertir el residuo mexicano de envases, y que por la forma en que se maneja la basura aquí no era posible obtener una Resina Reciclada Grado Alimenticio. Sin embargo, hemos demostrado no solo que es posible si no que tenemos la resina de mejor calidad del mundo (dicho por nuestros clientes que son empresas multinacionales con actividades globales)”.

Caso 2
Las lecciones de México

La actividad de reciclaje de PET en México ha tenido un cambio acelerado en los últimos diez años, que ha permitido el florecimiento de una cadena de valor, fortalecida en todos los eslabones.

El cambio tuvo su primera semilla en 1995 con la fundación de Aprepet A.C., entonces llamada Asociación para Promover el Reciclado del PET, que reunía a productores de materia prima, transformadores y compañías embotelladoras, principales usuarias del material. De acuerdo con Santiago García, director de la entidad, se creó como un espacio para discutir únicamente temas relacionados con el medio ambiente y se basó, en cierta medida, en lo que había hecho Napcor, en Estados Unidos.

“Detectamos que el manejo deficiente de los residuos de PET estaba ocasionando una gran contaminación visual que generaría presiones de la sociedad y del gobierno. Entonces, quisimos adelantarnos e iniciar acciones para fomentar la separación en la fuente, crear un esquema de acopio de PET y promover el reciclaje, añadió.

El ejecutivo señala que en una primera fase, Aprepet se enfocó en difundir el mensaje acerca de las bondades del reciclaje y en demostrar que no se debía prohibir o gravar los envases de PET, porque al ser reciclados traen diversos beneficios para la sociedad. En una segunda fase, la asociación se encaminó hacia la preparación de estudios científicos que respaldaran la posición del gremio y que pudieran ser usados como base de decisión para políticas públicas. En una tercera fase, con un negocio de reciclado a gran escala, su tarea es velar porque las condiciones de mercado sean justas y en interceder ante el gobierno para lograr apoyos fiscales, necesarios sobre todo por la competencia de los compradores de materiales de China, asegura García.

Con respecto a los principales retos del reciclaje de PET en México, el ejecutivo señaló el manejo de la dependencia entre el precio del PET reciclado y el acopio. “En México como en toda América Latina, la separación y el acopio de materiales reciclables los hacen individuos y sectores informales. Si el PET no tiene un precio atractivo, prefieren interesarse en recoger aluminio, vidrio u otros materiales. Entonces, ante una dinámica de fluctuación de precios no se podía garantizar un suministro consistente de botellas para instalar una planta”, comentó.

Ante esta situación, del seno de las discusiones en Aprepet surgió Ecoce en 2002. Esta asociación civil sin fines de lucro administra un fondo creado por las empresas asociadas, con el cual opera el primer Plan Nacional Voluntario de Manejo (ACOPIO) de los Residuos de Envases de PET de las empresas envasadoras agremiadas y que representan el 61% de los usuarios de estos envases. Ecoce está conformada por 30 grupos y más de 60 marcas de la industria productora de refrescos, aguas carbonatadas, aguas purificadas, de condimentos y alimentos.

De acuerdo con el Ing. Jorge Treviño Aguado, director general de Ecoce, el detonante para el surgimiento de la entidad ocurrió en 2001, cuando el espacio disponible en el relleno sanitario Bordo Poniente en Ciudad de México se estaba ocupando a un ritmo muy acelerado y según un estudio del Gobierno Federal se debía en gran parte a la forma como estaban siendo dispuestas allí las botellas de PET. Así es que se le exigió a la industria embotelladora tomar acciones concretas para solucionar la situación.

La industria embotelladora comenzó a estudiar iniciativas de este tipo en el mundo y encontró el caso de Ecoembes, en España,“Analizamos el contexto mexicano y vimos que era viable contratar a empresas acopiadoras para recogieran PET. A través del fondo, subsidiamos el precio del PET para garantizar el acopio. Así, fomentamos el valor del PET postconsumo y les garantizamos a los pepenadores (recicladores) que siempre tendrían una utilidad, y no estarían sujetos a las variaciones de precios del PET, en un momento en el que no había mercado suficiente. Si con el precio del mercado fluye la recuperación, Ecoce no participa, pero si caen los precios, entramos y soportamos la operación con una contraprestación. Esta medida nos permitió generar una masa crítica de recuperación de material que detonó nuevos proyectos”, comento el Ing Jorge Treviño.

El director general de la entidad subraya que Ecoce es la punta de lanza que rompió la inercia en la discusión de qué era primero: si una planta de reciclaje o el abasto. “ Una no puede subsistir sin la otra. Sin embargo, nosotros nos fuimos por apoyar primero el abasto y ya fueron llegando proyectos de reciclaje local cuando se pudo garantizar una estabilidad”, concluyó. De acuerdo con el ejecutivo, con estas medidas Ecoce también busca garantizar que el material que se acopie en México sea transformado en México. “Fomentar una industria mexicana local de reciclaje, que le dé valor agregado al material, genera certidumbres en empleo, beneficios sociales y beneficios ambientales”.

Caso 3
Enka: Con fibra de recicladores

Enka de Colombia está utilizando las botellas recicladas de gaseosas, aguas, aceites y otros empaques elaborados a partir de PET para la elaboración de fibras marca eko, de alto valor agregado, para la fabricación de hilos, no-tejidos y rellenos, destinados principalmente al mercado colombiano y de otros países de la Región. Posteriormente, estos productos son utilizados en la fabricación de jeans, pantalones, camisetas y ropa de hogar.

El proceso inicia en la etapa de recolección, con centros de acopio en todo el país, en donde se hace un proceso de preclasificación y prensado, luego en la planta de Enka de Colombia, el material reciclado es lavado, molido y granulado para obtener un gránulo de poliéster con propiedades aptas para la elaboración de fibras. La planta, que se precia por tener tecnologías de punta, tiene capacidad para procesar hasta 11.000 toneladas de botellas al año.

De acuerdo con el señor ÁlvaroHincapié, presidente de la compañía, el compromiso de Enka de Colombia con la responsabilidad social, la sostenibilidad ambiental y la búsqueda de negocios innovadores para la compañía, fueron los principales impulsores de esta iniciativa. “Hoy en día, el reciclaje es una de las formas de aportar y de comprometerse con el cuidado del medio ambiente y con la sociedad”, agregó.

El ejecutivo comentó en entrevista con Tecnología del Plástico, que con este proyecto se generan grandes beneficios energéticos (ahorro en energía equivalente al consumo de una población cercana a 100.000 habitantes, al compararlo con la producción de resina a partir de derivados del petróleo), ambientales (reciclando hasta un millón de botellas de PET diarias) y sociales (favoreciendo más de 2.800 personas). Adicionalmente, esta iniciativa le ha permitido a la compañía reemplazar materias primas importadas derivadas del petróleo, por un suministro local a un costo competitivo, obteniendo una mayor confiabilidad, un producto de excelente calidad y un nuevo portafolio de productos ecológicos de alto valor agregado.

En cuanto al abastecimiento del PET para reciclar, Hincapié afirmó que Enka lo maneja mediante alianzas estratégicas con proveedores especializados en reciclaje, teniendo siempre presentes prácticas de responsabilidad social.

Futuro: Botella a botella
El señor Álvaro Hincapié nos confirmó que en los próximos años entrará en operación una nueva planta de Enka, que transformará botellas recicladas en resina PET para la producción de botellas para contacto con alimentos. “Con este nuevo proyecto Enka de Colombia busca incrementar los beneficios energéticos (ahorro de energía equivalente al consumo de una población cercana a 300.000 habitantes –como Armenia, Quindío), ambientales (reciclando hasta 3 millones de botellas de PET diarias) y sociales (beneficiando a 8.600 personas a través de todos el proceso)”, añadió.

Pionera en Colombia
A lo largo de su historia y en diferentes polímeros, Enka de Colombia ha sido pionera en el reciclaje. Un primer caso, que lleva en la compañía más de 30 años, es la planta para la recuperación de desperdicios de Nylon para su depolimerización y producción de Caprolactama.

Igualmente, se destaca cómo desde principios de los años noventa, siendo el principal proveedor de PET virgen de Colombia, Enka fue la primera en reciclar botellas de PET en el país, así como los desperdicios internos, con el montaje de una pequeña planta de producción de gránulo reciclado para mezclas, la cual operó hasta principios de 2009.

Caso 4
Botella a botella en Perú: Un sueño hecho realidad

San Miguel Industrias PET (SMI), líder en la producción y comercialización de envases de PET en el mercado peruano, dio un paso firme hacia el reciclaje con una iniciativa que les permitirá recoger botellas postconsumo, procesarlas y reutilizar la resina PET regenerada para fabricar nuevas botellas. El nombre comercial con el que será denominada la resina PET regenerada es CleaRPET.

De acuerdo con Sven Brodersen, director ejecutivo de SMI, la empresa realizó una inversión aproximada de 14 millones de dólares en maquinaria, equipos y obras civiles, para la construcción de una planta que será capaz de procesar 15.600 toneladas anuales de botella PET postconsumo y convertirlas en 12.000 toneladas de resina PET regenerada al 100%, es decir grado botella. Con el material obtenido, CleaRPET, SMI planea reemplazar parte de su consumo de resinas vírgenes, que asciende a 72.000 toneladas por año.

“Una vez que las botellas postconsumo lleguen a la planta de SMI, serán llevadas a complejas etapas de lavado, extrusión y regeneración, que finalmente resultarán en resina PET grado botella. El producto final será una resina 100% libre de contaminantes y tendrá la viscosidad y características químicas y mecánicas ideales para fabricar nuevamente botellas PET. Gracias al riguroso proceso al que es sometido el material, la resina regenerada está en condiciones de reemplazar en 100% a la resina virgen”, aseguró Brodersen.

La nueva planta de reciclaje, ubicada en Lima, dentro del complejo industrial de la compañía, aún se encuentra en construcción y se espera que inicie operaciones en el último trimestre de este año. Sin embargo, desde ahora, los directivos de la compañía consideran duplicar su producción para 2012.

Sven Brodersen comentó en entrevista para Tecnología del Plástico, que además de la instalación tecnológica hay toda una estrategia para lograr a cabalidad el éxito de la iniciativa, especialmente en lo concerniente al abastecimiento de volúmenes constantes de PET postconsumo para reciclar. “El proyecto consiste en trabajar con las actuales cadenas de recolección, organizarlas y ayudarles en la formalización de su actual sistema de trabajo. Nosotros adquiriremos de ellos las botellas postconsumo, pagando un precio justo y de mercado, para captar los volúmenes requeridos. No solo dependeremos de los proveedores peruanos. El enfoque de este proyecto no es solamente atender los diferentes mercados o países con productos que contengan resina reciclada sino captar botellas postconsumo de las cadenas de recolección existentes en los países a los cuales abastecemos de preformas regularmente”, enfatizó Brodersen.

Acerca del mercado potencial para la resina PET regenerada, Brodersen comentó: “Todos nuestros clientes en los distintos países de la región que estén interesados en dar a conocer en sus respectivos mercados su compromiso con el medio ambiente, serán beneficiados con CleaRPET”. Cabe anotar que SMI tiene centros de producción en Bolivia, Ecuador, Colombia, Panamá y El Salvador.

El proyecto CleaRPET se suma a los esfuerzos que durante varios años ha venido desarrollando SMI en torno al tema ambiental. “Llevamos estadísticas y medimos emisiones, consumos energéticos y huellas de carbono. Además,  trabajamos constantemente en la reducción de las mismas. Esta planta, sin embargo, es la puesta en práctica de todas las teorías. Ecologistas en Perú nos comentan que es ‘su sueño hecho realidad’”, finalizó Brodersen.

Caso 5
Vinipack: al rescate de botellas postconsumo

Vinipack S.A., una empresa colombiana dedicada a la producción y comercialización de lámina rígida de PET y PVC, retó las convenciones del mercado local con el lanzamiento de BioPET. Se trata de una línea de láminas fabricadas con un contenido de 100% de PET reciclado postconsumo, destinada a atender aplicaciones de empaque que no tengan contacto con alimentos. Para este propósito, la compañía rescata de ir al botadero 12 millones de botellas al mes, que equivalen a 300 toneladas de materia prima para fabricar nuevos productos.

A comienzos de la década pasada, la presión por los altos precios de la resina virgen de PET llevó a Vinipack a considerar la incorporación de pequeños porcentajes de PET reciclado en sus productos. A medida que optimizaron el proceso pudieron aumentar la proporción de PET recuperado en sus formulaciones, hasta que consiguieron la producción de láminas de excelente calidad y alta transparencia con 100% de material recuperado. “Lo que empezó como un tema de precios hoy es nuestra filosofía, porque en el camino hemos descubierto también todos los beneficios sociales, educativos y ambientales del reciclaje”, comentó María Fernanda López, jefe de mercadeo de Vinipack.

Aunque su incursión en el reciclaje no ha sido fácil, la empresa ha sabido sortear los diferentes retos que se le han presentado, y hoy el procesamiento de material reciclado, BioPET, equivale al 95% de su producción en PET. El 5% restante corresponde a procesamiento de resinas vírgenes, para láminas que tendrán contacto con alimentos.

De acuerdo con la ejecutiva, uno de los principales desafíos que les ha traído el reciclaje de PET ha sido la consecución del material para reciclar. “Las botellas postconsumo son nuestra materia prima, y su acopio ha sido difícil porque en el país no existe una cultura de separación en la fuente. Entonces, como no estábamos consiguiendo los volúmenes necesarios para abastecer nuestra producción, tuvimos que recurrir directamente a la fuente para apoyar a nuestros proveedores en la consecución de las botellas”, aseguró.

Vinipack ha establecido varios convenios, entre los que se destaca el trabajo conjunto con la cadena de gimnasios y centros deportivos BodyTech, donde la empresa tiene puntos de recolección de botellas en todas las sedes de Bogotá. Además, Vinipack ha pactado acuerdos para recoger el material postconsumo con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Zipaquirá, y con las universidades de  La Sabana y de Los Andes. Así mismo, la empresa tiene un pequeño centro de acopio en su propia planta, en el cual los colaboradores depositan los materiales postconsumo que traen de sus casas.

“Hemos descubierto que el manejo incorrecto del material postconsumo se debe más a falta de educación que a falta de conciencia. Como parte del trabajo para acopiar material, hemos dictado seminarios en centros de educación y empresas acerca cómo manejar las botellas para que sea posible recuperarlas. Mucha gente no sabe que el hecho de echar un chicle o una colilla de cigarrillo dentro de una botella es hacerla inservible”, comentó María Fernanda López.

Otro desafío de BioPET fue el trabajo con los clientes. María Fernanda recuerda que recién comenzaron a incorporar materiales postconsumo, la labor se centró en demostrarles que la lámina de PET reciclado tenía características de altísima calidad y que podía reemplazar a láminas fabricadas con PET virgen. “Actualmente nuestros clientes perciben el uso de estos materiales como un valor agregado, tanto así que BioPET es nuestro producto estrella. Inclusive, algunos clientes en el sector de exportación de flores nos han pedido que imprimamos el logo donde se indique que la lámina con la cual se empacan sus productos son fabricadas con material recuperado”, agregó.

María Fernanda López señala que haber presentado las ventajas ambientales y comerciales de BioPET durante la pasada feria AndinaPack fue crucial para el posicionamiento del producto. Ahora, en la edición 2011 de esta feria de empaques, que se realizará en Bogotá entre el 8 y el 11 de noviembre, Vinipack planea dar un siguiente paso en la consolidación de la marca con el lanzamiento de láminas con nuevas texturas y colores para aplicaciones en diversos mercados. Todo, con material 100% reciclado.

Te podría interesar...

Lo más leído

plastico-reciclado-en-automoviles-noticia.png.
Sostenibilidad

Las empresas automotrices muestran cada vez más su compromiso de incorporar material recic...

Verónica Alcántara・Ago 16, 2022
Fuerte repunte en el comercio de plásticos de Estados Unidos con países latinoamericanos con TLCs
Máquinas y equipos para reciclaje

Países de América Latina que gozan de TLCs con Estados Unidos han visto un crecimiento del...

・Dic 6, 2022
Saperatec
Materiales

Saperatec presentará innovador proceso de reciclaje mecánico para materiales compuestos de...

・Sept 23, 2022
Kiefel termoformadora
Empaques

Kiefel, presentó en la feria K su propuesta para empaques, que genera una interacción inte...

Sebastián Vargas・Nov 9, 2022

Notas recomendadas por el editor

01/02/2014

2x1: ¡Invite a un colega al 4to. Simposio y Exp...

Usted y su colega podrán interactuar con figuras representativas que presentarán avances en los procesos de manufactura de autopartes plásticas y metálicas.

LEER MÁS »

19/02/2014

Nueva gama de control de temperatura en acero i...

Disponer de una refrigeración eficaz del molde es uno de los aspectos más importantes en el proceso de inyección de piezas pl&aac

LEER MÁS »

01/04/2015

Nuevo sistema de peletizado para productos farm...

Basados en su amplia experiencia en el diseño y la fabricación de sistemas de peletizado para termoplásticos, y en su liderazgo

LEER MÁS »