Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2013 Página 1 de 3

Bioplásticos: ¿una alternativa con futuro?

Los bioplásticos se presentan como un complemento y como una alternativa a los plásticos comunes.

Los plásticos ofrecen un gran espectro de propiedades y aplicación, siendo actualmente un material importante para muchos sectores industriales. La demanda mundial aumenta continuamente y, con ella, las exigencias de potencial de rendimiento de este grupo de materiales.

En los últimos años, el incremento del precio del petróleo crudo ha aumentado la conciencia hacia los recursos fósiles limitados y el deseo de más prevención del cambio climático y sostenibilidad. Por este motivo se dirigió el interés hacia un tipo especial de este grupo de materiales: los bioplásticos. Éstos se presentan como un complemento y, en parte, como una alternativa a los plásticos comunes, un paso lógico y necesario hacia una industria de plásticos moderna y orientada al futuro. Y, naturalmente, tendrán su espacio en K 2013 del 16 al 23 de octubre en Düsseldorf.

No puede realizarse una discusión de los pros y contras, el papel futuro y el potencial de mercado de los bioplásticos sin una definición clara previa del concepto en torno al prefijo “bio” comenta el Prof. Dr. Ing. Christian Bonten del Institut für Kunststofftechnik (IKT) de la Universidad de Stuttgart. Precisamente aquí se encuentra el punto clave.

Un prefijo, dos significados: plásticos biodegradables y biobasados
Hasta cantidades de sustancias bajas, los plásticos biodegradables constan exclusivamente de polímeros y aditivos biodegradables. Está demostrado que unas bacterias especiales y sus enzimas transforman los plásticos biodegradables en biomasa, CO2 o metano, agua y minerales, después de que antes se hayan fragmentado intensamente las macromoléculas por otros mecanismos de degradación. Para que un plástico pueda catalogarse en Europa como compostable, debe descomponerse en fragmentos menores de 2 mm, en condiciones claramente definidas, después de 12 semanas como máximo, en un 90% como mínimo. Sólo de este modo se garantiza el funcionamiento económico y sin averías de una instalación de compostaje. Para poder degradarse en el terreno, debe justificar además que no supera una determinada concentración de metales pesados y que no se perjudica la fertilidad de suelo. Los productos que en Europa cumplen con la norma EN 13432, después de la certificación se identifican con el “brote”, el logotipo europeo de la compostabilidad. También en los EE.UU. existe una norma sobre la compostabilidad demostrable, que se orienta básicamente por la norma europea.

Al contrario de lo que piensan muchas personas, los plásticos biodegradables no se fabrican obligatoriamente de materias primas renovables; también pueden producirse con petróleo. Por lo tanto, la biodegradabilidad no depende de la materia prima, sino más bien de la estructura química de un plástico. Son ejemplos de polímeros biodegradables la polilactida (PLA), llamada también ácidos polilácticos, polihidroxialcanoato (PHA), derivados de celulosa, almidón, pero también adipato-tereftalato de polibutileno (PBAT) y polibutileno succinato (PBS) con base de petróleo.

También se diferencia en el uso de la designación "biodegradable“. Existen plásticos comunes que con pequeñas adiciones de sustancias biodegradables u otro tipo de sustancias de rápida descomposición se degradan. Solamente en las condiciones adecuadas se descomponen en componentes pequeños, casi invisibles. Sin embargo, aquí no se produce una transformación completa y los fragmentos se filtran con el tiempo en el suelo y en la cadena alimenticia.

Sólo el hecho de que un producto sea biodegradable no soluciona tampoco el problema de acumulación de basura en el paisaje, llamado también "littering“. Incluso los materiales biodegradables necesitan semanas para descomponerse en condiciones definidas – microorganismos, temperatura y humedad. Sin estas condiciones, el plástico es muy resistente y la descomposición biológica puede durar varios años.
Por el contrario, los plásticos biobasados son de materias primas renovables naturales. Sin embargo, no son obligatoriamente también biodegradables. El adjetivo "biobasado“sólo indica que los átomos de carbono de las cadenas de moléculas se toman de la naturaleza actual, por lo que son "bio“.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales

Documentos relacionados