Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2020 Página 1 de 2

Braskem cierra el ciclo con resinas de reciclado posconsumo

Dr.-Ing. Laura Flórez, editora

A través de su plataforma WeCycle, el gigante brasilero ha encontrado proyectos para recuperar materia prima plástica después de su vida útil.

El cierre de ciclo es una de las prioridades más altas que debe tener la industria plástica en nuestros días, y Braskem es una de las primeras empresas que demuestra cómo lograrlo en la coyuntura particular de América Latina.

Junto a los socios Embalixo y Pão de Açúcar, el gigante petroquímico está trabajando en la fabricación de sacos de basura fabricados empleando material obtenido en centros de acopio. Esta asociación es parte de la plataforma WeCycle de Braskem, creada para la revalorización de residuos plásticos en la cadena de producción.

Pão de Açúcar, quien es líder en retail en Brasil, montó estaciones de reciclaje, donde el público en general puede llevar sus residuos reciclables. En estas estaciones cada usuario separa los materiales aprovechables en diferentes contenedores.

El material plástico es clasificado, peletizado y convertido en nuevas resinas por empresas de reciclaje siguiendo una formulación propietaria de Braskem, y Embalixo, quien es líder en la fabricación de bolsas de basura en el país carioca, las transforma en nuevos productos de alto valor. Esto no solamente trae a la sociedad el beneficio del cierre de ciclo, sino que también trae un beneficio económico a las cooperativas de recicladores encargadas de la clasificación de los residuos.

El reto del acopio

Todo el proceso empieza con la recuperación del material una vez ha sido utilizado por el consumidor. En los puntos de venta de Pão de Açúcar se han instalado 120 centros de acopio en asocio con Unilever y Braskem. Todos estos puntos pueden recibir material de cualquier ciudadano, sin importar si es cliente o no de la tienda.

El material allí depositado es recogido por más de 35 cooperativas de recicladores, quienes se encargan de recibir el material, clasificarlo y reducir su tamaño, para que sea procesado por Braskem

Susy Yoshimura, directora de sostenibilidad en GPA, el grupo al que pertenece Pão de Açúcar, afirma que desde que empezó el programa de recuperación de residuos hace 20 años se han acopiado 120 mil toneladas de material, y han sido donadas a las cooperativas de recicladores que componen el programa.

“A partir de los residuos donados, soportamos el programa Novo de Novo (nuevo de nuevo), donde los materiales que se disponen en las estaciones vuelven a la industria para la producción de nuevos empaques para los productos de la marca propia de GPA, como Taeq y Qualitá”, destaca.

Yoshimura declara que una de las metas de GPA es convertirse en un agente de transformación en la sociedad. “Constantemente trabajamos en asocio con la industria para encontrar soluciones que completen el ciclo de disposición de empaques por parte de nuestros clientes y que incrementen las tasas de recuperación de empaques posconsumo”, afirma.

El reciclado como materia prima

La plataforma Wecycle de Braskem fue creada para promover negocios e iniciativas para la utilización de plástico posconsumo y el desarrollo de una cadena de reciclaje. Este proyecto de fabricación de bolsas plásticas es parte de la plataforma.

Para Fabiana Quiroga, directora de sostenibilidad de Braskem, el piloto es muy valioso “porque hace uso del principio de diseño para reciclaje, donde Embalixo está trabajando con material de fuentes renovables y material reciclado”. Otra ventaja es que una vez el producto fabricado a partir de material reciclado entra al mercado, se le comunica al consumidor que está hecho a partir del material que él mismo ha entregado como materia prima. “El piloto es interesante porque involucra al consumidor, al dueño de marca, al retailer y a Braskem como proveedor de materia prima”, afirma.

Actualmente se han recuperado 110 toneladas por año, pero la meta es crecer esta cifra 10 veces durante el año 2020. Para esto, Braskem evalúa la posibilidad de trabajar directamente con empresas de disposición de residuos. “Actualmente es un volumen pequeño, pero creemos que estamos en camino a generar un cambio importante para tener un gran portafolio de cara a nuestros clientes”, afirma Quiroga.

Braskem ve esto como una iniciativa global, y analiza actualmente oportunidades en el resto de América Latina, buscando socios. De hecho, en México se lanzó ya el primer grado deresina con un porcentaje de material posconsumo.

El material reciclado es producido por empresas asociadas, basándose en formulaciones establecidas por Braskem. “Para diferentes aplicaciones tenemos diferentes requerimientos. Tenemos formulaciones específicas que incluyen un blend de material virgen, aditivos y un porcentaje de material posconsmo”. Particularmente en el caso de Embalixo, se está utilizando aproximadamente un 50% de material virgen y un 50% de material posconsumo.


Palabras relacionadas:
Braskem Idesa iniciativa posconsumo, Braskem Idesa sostenibilidad, iniciativas de la industria plástica para ser más sostenible, Embalixo sostenibilidad, Pão de Açúcar sostenibilidad, Susy Yoshimura, directora de sostenibilidad en GPA, Braskem.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Reciclaje y Sostenibilidad

Documentos relacionados