Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2021 Página 1 de 2

Desabasto de semiconductores podría ir hasta noviembre

La problemática mundial afecta en México a industrias como la automotriz.

El desabasto mundial de semiconductores, que ha afectado a diferentes industrias en todo el mundo, entre ellas la automotriz, iría hasta noviembre según advierten expertos y analistas. 

La crisis ha causado que compañías como General Motors, Nissan y Volkswagen hayan tenido que hacer paros en sus líneas de producción en México.

La estadounidense anunció un paro en 4 de sus fábricas en América. La de San Luis Potosí, en México, que detuvo operaciones hasta finales de marzo; por otra parte las plantas de Fairfax, Kansas, en Estados Unidos; y CAMI, Ontario, en Canadá, estuvieron paradas hasta mediados de abril. Finalmente la planta de Gravataí, en Brasil, ha tenido paros en su producción en abril y mayo, según informó la compañía. 

Como consecuencia de enero a marzo el ensamble de algunos modelos de automóviles cayó 12 por ciento en México.

El director de Comercio Exterior y Normalización de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Alberto Bustamante, aseguró en entrevista con La Razón que debido al poco porcentaje de demanda que representa la industria automotriz (apenas 5%) frente a la industria de semiconductores, se han visto rezagados frente a la alta demanda que ha tenido el sector eléctrico-electrónico (computadoras, celulares, etc) a causa del COVID-19.

Algo similar explicó Markus Golinski, gestor de fondos en Union Investment, al semanario alemán Wirtschaftswoche, quien destacó que este paro en la proveeduría proviene de la primavera del 2020, cuando la industria de los chips "debido a la crisis, simplemente se volvieron demasiado cautelosos, porque el mercado del automóvil también estaba bastante deteriorado y, por temor a las existencias excesivamente altas, recortaron los pedidos de manera significativa". 

“Las plantas lo que hacen es administrar el stock con el que cuentan, para darle prioridad a los modelos que más se venden. Esto es lo que ha mantenido la operación de la industria automotriz, pero tiene un final, por eso se espera que la proveeduría se normalice en el segundo semestre. Los tiempos están bien calculados”, afirmó el directivo de la INA en entrevista con La Razón.

Sin embargo y aunque ya se está trabajando en ello, recuperar esta proveeduría  no es tan sencillo. 

“Una de las peculiaridades de la industria de los chips es la naturaleza a largo plazo de la planificación. La creación de capacidades adicionales requiere mucho tiempo y, sobre todo, una gran cantidad de capital. E incluso si las capacidades de producción existentes se volvieran a convertir en semiconductores para la industria automotriz, eso llevaría algún tiempo. El chip que está entrando en producción hoy solo se puede instalar en tres a seis meses. La acción rápida y flexible no es una categoría en la producción de chips”, destacó Golinski.


COTICE PRODUCTOS INDISPENSABLES EN TODA FÁBRICA: 


Según Golinski “los cuellos de botella durarán hasta mediados de año e inicialmente incluso se expandirán a otras áreas”. Por lo que para el segundo semestre de 2021 la proveeduría debería haberse solucionado ya que las compras de productos tecnológicos se han venido estabilizando.

La analista Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base, le puso fecha. En declaraciones recogidas por La Razón dijo que solo hasta noviembre podría empezar a verse una normalización en la proveeduría. 


Palabras relacionadas:
Semiconductores, chips, desabasto, INA
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial