Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2014 Página 1 de 2

Empaques flexibles: El plástico como alternativa más sostenible

Material reciclado, nuevas alternativas de plásticos biobasados, entre otros, mejoran el perfil ambiental de los plásticos para empaques flexibles.

La imagen de los plásticos siempre se ha visto relacionada con el grave problema de contaminación que vivimos actualmente. Si bien el problema de falta de legislación, conciencia y alternativas reales de disposición de residuos sí hacen que los plásticos de larga vida tengan un destino indebido, hoy en día los índices de reciclaje, las alternativas de plásticos biodegradables y el uso de empaques plásticos para conservar alimentos por más tiempo, hacen que el impacto ambiental de su uso se mitigue.

El destino de fin de vida no es, sin embargo, el único aspecto relevante al analizar el impacto ambiental de los empaques plásticos. También el consumo energético durante su procesamiento afecta su huella de carbono. En este sentido, la tecnología más eficiente también favorece el uso de plásticos como solución de empaque.

Conciencia ambiental impulsa soluciones sostenibles

Se espera que la demanda de plástico reciclado post-consumo en Estados Unidos crezca en un 6.5% por año hasta un valor de 3.500 millones de libras en 2016, de acuerdo con el consultor sectorial Freedonia Group. Los empaques continuarán siendo el mercado líder para el plástico reciclado en 2016. Entre ellos, las botellas serán la mayor fuente de plástico para reciclaje, con más del 50% de participación.

El PET y el HDPE fueron las resinas usadas en la mayoría de productos de plástico reciclado en el año 2011, sumando más del 70% de la demanda. Se espera que el PET vea ganancias en su uso por encima del promedio basados en el aumento del porcentaje de material reciclado usado en las botellas para bebidas y en los contenedores termoformados.

Kim Homes, director en el área de reciclaje de SPI, dice que el ofrecer resinas recicladas es un negocio muy fuerte. Una encuesta reciente en el año 2013 entre los miembros de la SPI reveló que el 68% de los entrevistados han tenido de parte de sus clientes requisiciones para que usen resinas recicladas. Un caso similar es reportado por el Nestlé Alive Community Panel, que tuvo lugar en octubre de 2012, en el cual se dice que el 65% de los clientes buscan de manera activa que los empaques tengan contenido reciclado.

Un tema de gran sensibilidad que gana más atención cada día es la posibilidad de usar las nuevas tecnologías disponibles para empaques plásticos con el fin de reducir el desperdicio de comida. De acuerdo con un nuevo reporte de la Institution of Mechanical Engineers, hasta un 50%, o dos mil millones de toneladas de comida producidas alrededor del mundo, terminan en la basura. Entre las razones para esto se encuentran la infraestructura inadecuada para el almacenamiento, fechas de vencimiento extremadamente estrictas, ofertas de comprar uno y llevar dos, al igual que la creciente demanda de los clientes por pedir comida cosméticamente perfecta. Otra estadística dice que los estadounidenses botan el 40% de la comida. Esto equivale a 165 mil millones de dólares en alimentos sin comer cada año. Según Dana Gunders del NRDC, "puede haber una oportunidad real para la industria del empaque para ayudar con el problema de desperdicio de comida. Esta industria puede volverse parte de la solución ofreciendo diferentes tamaños de empaque, innovando en la tecnología del empaque para poder extender la vida útil del producto, a la vez que asegurando la reciclabilidad del empaque. "Entre las mejoras que se pueden hacer está aumentar el tiempo de vida en estante, mejorar la protección del producto, entre otras.

Un ejemplo interesante en este aspecto lo está trabajando DuPont en México, donde se está desarrollando un proyecto para llevar fuentes de comida segura y saludable a locaciones remotas en el estado de Chihuahua. Uno de los productos destacados es un empaque hecho en resina Surlyn, conformado por dos bolsillos separados. En uno de ellos se empaca agua purificada perfectamente separada del otro, que contiene leche en polvo para niños, permitiéndole soportar las inclemencias del viaje y durar hasta 12 meses sin refrigeración.

Películas biodegradables y de más fácil reciclaje

El productor holandés de ácidos polilácticos y láctidos Corbion Purac une fuerzas con Innovia Films del Reino Unido para desarrollar una película de PLA que sea a su vez transparente y resistente a altas temperaturas. Un resultado inicial ha mostrado que estas películas muestran considerablemente menos encogimiento a altas temperaturas que las películas existentes de PLA y ofrecen propiedades más cercanas a las del PET.

Steve Langstaff, director de desarrollo de productos de Innovia dice que "la estabilidad dimensional, particularmente a altas temperaturas, es una debilidad real de las biopelículas". Este desarrollo llenará un vacío de desempeño en el mercado. "Posibles aplicaciones para este tipo de empaque pueden ser comidas como bolsas para jugos o sopas y productos no alimenticios como películas para ventanas, películas protectoras para pantallas de teléfonos, al igual que aplicaciones industriales".

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mercados: Empaques

Documentos relacionados