Promocione sus productos o servicios con nosotros
Febrero de 2004 Página 3 de 7

¿Es el PET una resina madura?

Existe además un potencial de crecimiento importante aparte del mercado de las bebidas alcoholicas: se trata de la leche. La leche representa el segundo mercado más grande de las bebidas listas para ser consumidas. La situación del empacado de leche en botellas de PET no parece haber progresado como otras categorías de líquidos potables. Cerca del 30% de la leche líquida en el mundo se envasa en botellas plásticas, pero la gran mayoría de este porcentaje se hace en botellas de HDPE. El PET se usa solamente en el 2% de este tipo de envases. La razón para este comportamiento del mercado recae en el hecho de que la leche se deteriora más por efecto de la luz que por cualquier otra causa. Esto es cierto aún cuando la leche ha sido tratada para eliminar los agentes microbiológicos, como ocurre en las leches con llenado aséptico o de ultra alta temperatura (UHT). En estos casos, los cambios continúan ocurriendo y causando variaciones en el sabor. La vida útil máxima de estantería es de 180 días si existe protección contra la luz; en presencia de luz, los cambios de aceleran. Por lo anterior, se ha llegado a la conclusión que la barrera al oxígeno no es el requerimiento más importante en los empaques para leche. Si se piensa en usar PET para hacer botellas para leche, se debe pensar en lograr una buena barrera a la luz en primer lugar, ya sea colocando una capa de alta opacidad o un absorbedor de los rayos ultravioleta. Leches modificadas, como las saborizadas, tienen un mejor comportamiento en presencia de la luz cuando se almacenan refrigeradas, y son candidatas para ser envasadas en botellas de PET.

Un ejemplo de aplicación de los envases PET en el sector lechero se encuentra en Italia. Procomac, de Parma, Italia, desarrolló una serie de opciones, incluyendo la línea de llenado SF Milk para leche pasteurizada; y las líneas de llenado Procrean para leches de larga duración y CC Unibloc para leche UHT. Estas líneas pueden trabajar indistintamente con botellas de vidrio o de PET. En cada caso, el llenado es aséptico en frío, en donde la unidad de llenado se encuentra encerrada con un ambiente de flujo de aire laminar. Promac puede suministrar líneas completas de llenado, incluyendo los sistemas donde se pueden usar botellas de PET.

En este artículo mostraremos cómo se ha manifestado dinamismo como éste en el desarrollo de nuevos empaques de barrera a los gases y con protección contra la luz ultravioleta. Las barreras se están presentando en forma de mono capas y en estructuras de multicapas, y con recubrimientos internos y externos al empaque. Existen también métodos alternativos para obtener una mayor estabilidad térmica; el uso de resina de mayor resistencia térmica permite una mejor absorción de los rayos infrarrojos y por lo tanto, un aumento en la productividad de las máquinas con un menor consumo de energía. El PET debe contener aditivos que disminuyan la velocidad de cristalización; los niveles de acetaldehído deben ser bajos, especialmente en el mercado de las botellas de agua. Algunos de estos desarrollos se han caracterizado por haber sido desarrollados por los convertidores y no por los fabricantes de las resinas o de los equipos, por lo cual no están disponibles para ser distribuidos de manera indiscriminada entre todos los convertidores. Otra manifestación de fortaleza en el crecimiento de la industria del PET es la solución al problema del manejo de los desperdicios de estos empaques, que constantemente muestra resultados sobresalientes e innovadores.

Situación comercial del PET en América Latina
En junio del año pasado, Amcor, de Melbourne, Australia, anunció compra de las operaciones latinoamericanas de Alcoa, por un valor de US$75 millones. Alcoa era uno de los productores de empaques en PET más grandes de esta región, con ventas de alrededor de US$130 millones y con plantas de producción localizadas en Brasil, Argentina, Colombia, Perú, Uruguay y Chile. De acuerdo con Amcor, esta compra se enmarca dentro del mercado objetivo de Amcor a nivel mundial, el cual incluye las bebidas carbonatadas y el agua embotellada. Entre sus clientes estarán Coca Cola y Pepsi Cola, así como los mayores productores regionales de este tipo de bebidas.

El volumen de producción de Alcoa era de cerca de 1,7 billones de unidades, divididas en un 75% en forma de preformas y un 25% en forma de botellas sopladas. Amcor ya contaba con 13 plantas de soplado de botellas de PET a través del subcontinente y con la adición de las nueve plantas de Alcoa está mejorando la eficiencia de producción, reubicando los activos y recursos humanos en aquellos lugares donde persista una concentración de plantas. El mejoramiento de la sinergia traerá beneficios económicos a la compañía, explican los representantes de Amcor. "La región latinoamericana es una de las que muestra mayores crecimientos en el área de los empaques de PET y su población aún joven asegura que este crecimiento va a continuar en el futuro".

En el segundo semestre del año pasado Amcor hizo otro anuncio de compra de un negocio de PET en Latinoamérica. Esta vez se trata de la compra de la capacidad de producción de las preformas y las sopladoras de botellas de la empresa Embotelladora Arca S.A. de C.V., con el acuerdo de suminstro de ocho años. Arca es dueña de la segunda embotelladora de Coca Cola en México. Fue formada en el año 2001 a través de la unión de tres antiguas embotelladoras de este mismo país. Su mercado se concentra en el norte de México. Ya Amcor suministraba cerca de 250 millones de preformas por año a Arca y como resultado de este acuerdo, Amcor suministrará el 100% de las necesidades de Arca, o sea, cerca de 800 millones de unidades.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales

Documentos relacionados