Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2013 Página 2 de 2

Estado actual y retos de la industria latinoamericana de autopartes

Equipo editorial de Tecnología del Plástico

En este mercado, las piezas plásticas tienen un papel protagónico. “Dentro de la gran cantidad de rubros que componen al sector de autopartes, justamente las piezas plásticas son las que más rápidamente se localizan, debido a la alta incidencia de la logística que tienen estas autopartes cuando se importan”, dijo Juan Cantarella, gerente general de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes, AFAC.

Según Cantarella, el desarrollo del sector en Argentina depende en buena medida de la interdependencia con su homóloga brasileña, en lo que constituye un claro ejemplo del alcance de las alianzas internacionales en la región.

“Argentina es un país fabricante con gran tradición en la producción de vehículos y autopartes, teniendo una estructura productiva consolidada. El mercado interno sigue mostrando un importante crecimiento. Adicionalmente, las terminales de Argentina y Brasil han desarrollado una estrategia de especialización que permite complementar las producciones de ambos países, generándose un fuerte intercambio de exportaciones e importaciones, con importantes ganancias de escala y eficiencia”, dijo Cantarella.

El reto para la industria argentina es mantenerse a la vanguardia tecnológica, ya que el mercado internacional de las autopartes se caracteriza por su rápida innovación. Además, el sector en Argentina busca generar mejoras de competitividad aplicando las mejores prácticas a los procesos productivos e incorporando tecnologías de proceso y monitoreo en tiempo real. “Mejorar la rentabilidad, de manera tal que pueda acompañarse el crecimiento de las terminales y sus nuevos proyectos”, agregó el ejecutivo.

El mercado de autopartes en Argentina, según cifras de 2011, aglutina cerca de 400 empresas, genera cerca de 66 empleos y registra ventas por más de 7.400 millones de dólares. Su perspectiva de crecimiento apunta a tasas superiores a las de los países más desarrollados, gracias a las alianzas internacionales como la existente con Brasil y a los alcances del Mercosur.

La puerta de Suramérica
Colombia ostenta una de las economías que más se ha destacado en los últimos años, y se ha posicionado en el panorama internacional por su relativa estabilidad. Recientemente, el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos cumplió un año desde su firma, y aunque aún no le ha significado grandes beneficios al sector de autopartes, las perspectivas futuras son alentadoras.

La industria cuenta con la Asociación del Sector Automotriz y sus Partes, Asopartes, que reúne a más de 1300 empresas asociadas y tiene sucursales en las principales ciudades del país.

Ante un panorama internacional abierto, con claras ventajas de los actores internacionales, el principal problema que enfrenta el sector de autopartes es la falta de protección. “La situación es bastante difícil, porque trabajamos en un mundo muy abierto, con importaciones de fábricas de países extranjeros, como China, que ha incursionado en Colombia como en otros mercados, pero el gobierno no nos de herramientas para que podamos competir de forma sana e interesante. La industria está muy desamparada”, dijo Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes.

El comercio del sector de autopartes en Colombia equivale a 4.150 millones de dólares, y según Zuluaga genera 4,3 millones de trabajos directos e indirectos, e impacta 23 por ciento de la fuerza laboral, con un 6,2 del PIB, y en lo corrido de 2013 se ha registrado en 3 por ciento de crecimiento en el sector de manufactura.

“La perspectiva es un poco difícil, pero hay que trabajar duro, innovar mucho, buscar tecnología y nuevos horizontes. A pesar de las dificultades, esperamos tener un buen año en las exportaciones, que llegan a 49 países”, agregó Zuluaga.

El TLC puede representar una gran oportunidad para Colombia, en la medida en que las partes hayan sido fabricadas en Estados Unidos y no paguen aranceles por su importación. Sin embargo, la mayoría de las partes automotrices usadas por los ensambladores estadounidenses son fabricadas en otros países. “Tenemos más probabilidad de beneficiarnos que ellos. Varios industriales han venido desde EE.UU. para hacer alianzas, fabricar en Colombia y exportar a Estados Unidos y Asia”, explicó Zuluaga.

Fin.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mercados: Industria automotriz

Documentos relacionados