Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2017

IPN desarrolla plástico biodegradable para empaque

El empaque para alimentos se logró a partir de los desechos del agave, cuyas propiedades son semejantes a las de los plásticos de origen petroquímico.

Investigadores de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería, campus Zacatecas, del Instituto Politécnico Nacional (UPIIZ IPN), lograron desarrollar un plástico biodegradable para empaque de alimentos a partir de los desechos del agave, cuyas propiedades son semejantes a las de los plásticos de origen petroquímico.

La investigación no comenzó de cero, sino que a partir de estudios ya existentes sobre la pectina y el alginato, que están contenidos en el agave y a partir de esto se extrajeron dos componentes que son claves en este desarrollo: cutano y cutina, los cuales se encuentran en la cutícula del agave y son los que proporcionan al nuevo plástico biodegradable la resistencia y protección a la pérdida de agua y al paso de microorganismos.

“Vimos cómo el aumento de la pectina favorece la fuerza, pero también aumenta la solubilidad y con esto nuestros polímeros mejoran su resistencia mecánica al rompimiento. Luego optimizamos mediante modelos matemáticos y buscando mejorar esas propiedades como la resistencia al agua, principalmente”, explicó Luis Fernando Arteaga López, quien lidera el proyecto en la UPIIZ-IPN.

El especialista comentó que en principio se buscó obtener las mismas propiedades de los plásticos provenientes del petróleo como la resistencia mecánica y la baja solubilidad y permeabilidad al vapor de agua, además de la solubilidad que es fundamental para que el plástico sea biodegradable.

“Obtuvimos que nuestro plástico optimizado es soluble a un 10 por ciento, aproximadamente. Esto es bueno porque es degradable; pero queremos que también sea resistente al agua, por ejemplo para aquellos alimentos que tienen un alto contenido de humedad, por lo que evaluamos también su permeabilidad y observamos que es tan solo tres veces más permeable que los plásticos de origen petroquímico, entonces sí tiene una buena protección”, detalló en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt.

La película plástica obtenida a partir de agave también cuenta con resistencia mecánica, sin embargo, presenta una coloración ligeramente marrón, por lo que se está buscando que sea lo más transparente posible, pues en principio se está desarrollando como material de empaque para alimentos, aunque también se podría utilizar para fabricación de bolsas y en un futuro se usaría para producir platos, vasos y otros productos.

Luis Fernando Arteaga López junto con los especialistas biotecnología y bioingeniería Margarita Garrido Gutiérrez y Sergio Zavala Castillo ahora están tratando de establecer alianzas de colaboración con otras instituciones académicas para acelerar el desarrollo de este plástico biodegradable por lo que significaría para el medio ambiente.

“Me parecería interesante trabajar con un grupo interdisciplinario para dirigir y conocer más perspectivas y poder obtener plásticos biodegradables con mejores propiedades para, algún día, sustituir por completo a los de origen petroquímico”, finalizó Luis Fernando Arteaga.


Palabras relacionadas:
Materiales biodegradables, plásticos biodegradables, plástico reciclable, investigaciones sobre el plástico, diseños para empaques de alimentos, investigaciones de Instituto Politécnico Nacional, estudios sobre la pectina y el alginato, desechos del agave para empaques de alimentos.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Materiales

Documentos relacionados