Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2005 Página 1 de 3

Nuevas alternativas para competir en termoformado

Carlos Serrano

Conozca algunas opciones en maquinaria y equipos de termoformado para contar con la más alta tecnología que exige el mercado.

La industria plástica está abocada hoy en día a exigencias comerciales creadas por la globalización de la economía, y en particular, por la conquista de los mercados por parte de fabricantes que tienen bajos costos laborales de producción. Una manera de defender los mercados propios consiste en reconocer las fortalezas competitivas y construir sobre ellas un derrotero tecnológico que las ayude a afianzarse. Para la industria de la termoformación, esto significa concentrar las estrategias de producción en procesos de la más alta tecnología.

Los productos fabricados con varios materiales ocupan uno de los lugares sobresalientes de la nueva tendencia en tecnologías de punta. Otra tendencia que se ha consolidado en los últimos años es el empleo de polipropileno para fabricar diversos productos, que van desde empaques hasta partes para automóviles.

Por ser un material semicristalino, el polipropileno tiene una ventana de temperatura más angosta que la que ofrecen materiales amorfos como el poliestireno y el PVC. Su transformación, además, se realiza a una temperatura que está cercana a la temperatura de fundición cristalina, aún en estado sólido.

Debido a ello, es necesario aplicar una mayor fuerza para darle la forma deseada al polímero. Los equipos de termoformación para materiales de este tipo deben estar equipados con hornos en donde el control de temperatura es riguroso, tanto en el sentido de la máquina como a través de ella. Además, el aire de formación debe aplicarse con presiones que están en el rango de 5 a 9 atmósferas. La formación es frecuentemente ayudada por la acción mecánica de un preformador, que debe usarse en la mayoría de los casos en los cuales la profundidad de termoformación supera los tres centímetros.

Maquinaria de alta productividad y precisión 
El desarrollo más reciente de Illig es la máquina RDM 78K, presentada a comienzos del 2004, que permite producir 120.000 vasos desechables, o 108.000 vasos de yogurt por hora. La máquina pertenece a la tercera generación de termoformadoras de la empresa, y está recomendada para producciones largas donde se requiere una alta velocidad y calidad óptima del producto. En esta máquina se ha implementado una nueva tecnología de control, en la que una variedad de motores servo son regulados de manera óptima a través de un eje virtual. De esta forma, cada movimiento puede ser optimizado precisa e independientemente.

Todos los parámetros del proceso pueden ser establecidos y documentados, incluyendo la presión y el vacío de formación. Una nueva tecnología de enfriamiento permite trabajar con agua entre 16 y 18°C en la entrada, y se puede controlar la velocidad del flujo; esto hace posible trabajar con una temperatura constante en todos los modos de operación del molde, que de hecho es prácticamente igual a la temperatura de producción.

Por otro lado, Illig está presentando su nueva tecnología para la reducción del aire de formado, que reduce el consumo de energía en el compresor y el tiempo de llenado de la cavidad. El mecanismo está relacionado con el funcionamiento del preformador en el molde, que actúa como una unidad de sellado para el flujo de aire que se ahorra en cada ciclo. Un sistema de válvulas complementa este mecanismo.

La calidad del formado puede mejorarse gracias al uso de pisadores enfriados con un circuito independiente de agua. El accionamiento de los pisadores está controlado de manera exacta y uniforme a través del uso de aire comprimido. Otro mejoramiento de la tecnología Illig consiste en la eliminación del exceso de material que normalmente se daba alrededor de la pestaña de los productos formados. Este abultamiento, que afectaba el apilamiento de los envases, ahora se distribuye a lo largo de las paredes de los mismos, reforzándolas.

Gabler Thermoform GmbH se independizó de Gabler Maschinenbau GmbH el año pasado. Entre las innovaciones que presenta con su renovada estructura está la máquina Varius SR L. Esta máquina permite usar moldes con flejes de corte, con una capacidad calculada en 3,6 metros de longitud para la mayoría de los plásticos. El corte se realiza en la estación de formación, empleando una fuerza de 850 kN, y es posible usarse moldes de otras marcas, además de los suministrados por la compañía.

Otro desarrollo reciente es la máquina Gabler M92, que cuenta con motores de accionamiento optimizado y opera a mayor velocidad. La máquina tiene una mesa de rotación con corte en el molde y puede hacer envases de alta calidad en PP, HIPS y PET. La profundidad de termoformación es 170 mm. La nueva tecnología ofrece también la posibilidad de ahorrar en el consumo de aire de formación, y tiene un horno de calentamiento de 2,7 metros de largo. Se ha estimado que esta máquina tiene una capacidad de producción de 60.000 unidades/hora en vasos de polipropileno.

x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Termoformado

Documentos relacionados