Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2016 Página 1 de 3

Recuperación energética de los residuos plásticos: una gran oportunidad

Por: María del Pilar Noriega, Ph.D. Directora General ICIPC y Mag. Omar Estrada - División técnica

Vea una descripción de las alternativas y tecnologías disponibles para transformar residuos de plásticos post-consumo en energía.

La contribución de los materiales plásticos a la sostenibilidad ambiental del planeta está ligada al cierre de ciclo de vida de los productos fabricados a partir de estos materiales. Existen tres alternativas para este cierre de ciclo de vida: el reciclaje, la biodegradación (solo aplica para algunos polímeros) y la recuperación energética. En las Américas existe la posibilidad de disponer residuos reciclables y recuperables en rellenos sanitarios o vertederos a precios bajos, lo cual dificulta el desarrollo de nuevos proyectos o empresas eficaces y eficientes, derivadas de este sector.

Los materiales plásticos pueden volver a utilizarse como nuevos recursos y es importante la conciencia de la sociedad de que son residuos valiosos. Satisfacer las necesidades de generaciones futuras es parte importante del concepto del desarrollo sostenible. Los plásticos aportan a la sociedad innovación y mejora en la calidad de vida por su diversidad de aplicaciones en salud, ciudades inteligentes, automoción limpia y eficiente, empaques y embalajes de alimentos y productos de consumo, construcción liviana y sismo-resistente, insumos agroindustriales, entre otros.

El foco de este artículo está en la recuperación energética de los residuos plásticos, aprovechando su alto poder calorífico. Es claro que esta alternativa implica la separación previa de todos los materiales aprovechables o reutilizables, presentes en una corriente de desechos sólidos municipales.

A manera de tabla comparativa, en la tabla 1 se presenta el poder calorífico de materiales que se encuentran en desechos sólidos municipales.

En el año 2014, la producción de plásticos en Europa fue de 59 millones de toneladas y la generación de plásticos post-consumo ascendió a 25,8 millones de toneladas. De esta cantidad, 29,7 % fue recuperada a través del reciclaje, 39,5 % fue recuperada energéticamente y 30,8% fue dispuesta en rellenos sanitarios o vertederos [2].

El polímero que más se recicla en Las Américas es el poliéster, con una tasa de reciclaje de 60 % en México, 31 % en Estados Unidos, 42 % en Brasil, 40 % en Canadá y aproximadamente entre 25 y 30 % en Colombia [3, 4, 5]. Los otros polímeros poseen tasas inferiores de reciclaje y una gran cantidad de ellos llega a rellenos sanitarios o vertederos.

Existen empresas e instalaciones de incineración en Las Américas, destinadas principalmente al tratamiento de residuos industriales y hospitalarios. La recuperación energética de plásticos es baja, lo que es un reto y una gran oportunidad en el continente Americano.

Manejo integral de residuos sólidos

Para el manejo integral de los residuos sólidos es muy importante considerar la pirámide de jerarquía de las operaciones, que se muestra en la figura 1. En esta pirámide, la base representa las operaciones menos sostenibles y la punta, las de mayor sostenibilidad.

La recuperación de energía a partir de los desechos plásticos provenientes de los residuos sólidos municipales (RSM), es una alternativa mundialmente empleada. El poder calorífico del polietileno, del polipropileno y del poliestireno, considerados los polímeros más representativos en la composición de los RSM, es comparable con el poder calorífico de los aceites combustibles. Esto indica claramente el potencial para la utilización de los residuos plásticos en la recuperación de energía. Sin embargo, de acuerdo con la figura 1, esta alternativa vale la pena considerarla solo cuando se han agotado los esfuerzos en reducción en la fuente, reutilización y reciclaje.

Las tecnologías más ampliamente utilizadas son [7]:

•          Combustible derivado de residuos para co-combustión (CDR)
•          Incineración de Residuos Sólidos Municipales (IRSM), y
•          Gasificación térmica.

“Plastics to energy” - P2E a través del CDR

El CDR es una categoría de residuo contemplada en la lista europea de residuos de la Orden MAM/304/2002 con el código “19 12 10” y bajo el nombre “Residuos combustibles (combustible derivado de residuos)” y permite aprovechar el potencial calorífico como energía alternativa [8].

El principal uso se encuentra en las industrias de producción de cemento, cal, producción de acero, generación de electricidad y producción de calor, como sustituto parcial de los combustibles fósiles. En Alemania, cerca del 60% de la energía requerida por la industria cementera en sus hornos, proviene de CDR [7, 11].


Palabras relacionadas:
Aprovechamiento del plástico para ahorro energético, recuperación de energía con residuos plásticos, artículos del ICIPC, transformación de residuos plásticos en energía, optimización energéticaen transformación de plásticos, artículos técnicos de recuperación energética, materiales plásticos y sostenibilidad
x
Notas complementarias

Sección patrocinada por

Otras noticias de Reciclaje y Sostenibilidad

Documentos relacionados