Promocione sus productos o servicios con nosotros
Mayo de 2020 Página 3 de 3

Una empresa mediana de inyección frente al COVID-19

El fabricante IPROCOM tuvo que parar durante el cierre industrial generado por la emergencia sanitaria y nos comparte su experiencia. Habla de las dificultades que enfrenta, pero también de las oportunidades.

Por ejemplo, el sector de la construcción traía una dinámica de ventas del orden de 15 mil unidades de vivienda mensuales y en abril llegó a mil unidades solamente. El sector automotriz también se contrajo mucho, pasado de un nivel de ventas de 20 mil automóviles en febrero a solamente 217 en abril, y las ventas de motos cayeron de 56 mil unidades a 205 en el mismo período.

El panorama que enfrenta IPROCOM es bastante retador: al tratarse de un proveedor industrial con un modelo de negocio B2B (business to business), la demanda de nuestros productos está directamente relacionada con los niveles de producción de nuestros clientes que, a su vez, dependen de la demanda del consumidor final que ahora está muy golpeada y no parece que se vaya a recuperar pronto.

Sin perder de vista el largo plazo, esta crisis nos ha obligado a centrar nuestra atención en el día a día para cuidar el flujo de caja de la empresa. De entrada, nuestras proyecciones de ventas las hemos reducido en un 40% frente a lo que teníamos presupuestado para este año, lo cual también ha implicado la elaboración de un plan de austeridad en todos los niveles de la organización, y constantemente estamos evaluando diferentes escenarios con la información que vamos recogiendo.

También hemos fortalecido los canales de comunicación con nuestros clientes para tener mayor visibilidad de la demanda y poder ajustar en tiempo real nuestro nivel de operaciones, adquiriendo las materias primas estrictamente necesarias para cubrir los pedidos y programando los turnos con la flexibilidad requerida, no sólo para atender eficientemente la demanda sino también para cumplir con todos los requerimientos de los protocolos de bioseguridad.

TP:¿Han modificado sus planes de ventas a raíz de la coyuntura? Por ejemplo, migrar a producción de artículos de un solo uso en lugar de artículos plásticos durables.

JCZ: Desde el nacimiento de IPROCOM nos hemos dedicado a atender los requerimientos de múltiples empresas de los sectores industrial, automotriz y de la construcción a través de un modelo de negocio B2B. Además, contamos con las certificaciones ISO 9001, 14001 y 18001 desde hace varios años, lo que respalda la calidad de nuestros productos y procesos, la seguridad de nuestros colaboradores y el cuidado del medio ambiente. Entendemos las dificultades por las que están pasando todos los sectores de la economía y tampoco hemos sido ajenos al impacto de esta crisis; por eso, esperamos que todos nuestros clientes, quienes nos han permitido crecer y para los que hemos trabajado durante todos estos años, se recuperen pronto y saben que siempre encontrarán en IPROCOM un aliado estratégico en el que se pueden apoyar.

En el Comité de Innovación de IPROCOM evaluamos permanentemente nuevas oportunidades de negocio. Sin embargo, la coyuntura actual nos ha llevado a intensificar las labores de investigación y desarrollo porque tenemos claro que las crisis siempre traen nuevas oportunidades que se pueden aprovechar para ofrecer soluciones innovadoras a las necesidades más apremiantes de la sociedad.

Por ejemplo, han surgido muchas oportunidades de la necesidad de disminuir el riesgo de contagio del COVID-19, no solo para los trabajadores del sector de la salud sino también para cualquier persona, pues los protocolos de bioseguridad demandan el uso de elementos de protección personal como caretas, gafas, tapabocas, guantes, entre otros.

Para atender estas nuevas necesidades del mercado nos vimos enfrentados ante el reto de diversificar productos, procesos y clientes, porque se trataba de artículos que nunca habíamos fabricado, aunque contáramos con la maquinara para producirlos, ni teníamos un canal de ventas directas para comercializarlos.

Mientras diseñábamos una careta de protección hecha a base de semielaborados fabricados por nosotros mismos e integrábamos a nuestra línea comercial otros elementos de protección suministrados por nuestros proveedores, construimos una plataforma digital para ofrecer este nuevo portafolio de productos directamente a los clientes finales. En otras palabras, creamos una nueva línea de negocio B2C (business to consumer) con la que estamos llegando a nuevos clientes de sectores que nunca habíamos atendido y que tienen otras dinámicas muy diferentes a las que estábamos acostumbrados.

Por otra parte, ha sido tan innovador y efectivo el diseño de nuestra careta que ya cuenta con el registro ante la autoridad sanitaria del país y el PNUD la incluyó dentro de los kits que entregará como parte de un programa para prevenir el contagio del COVID-19 en la población vulnerable de varios países de Latinoamérica.

Este es sólo un ejemplo de lo que estamos haciendo para salir adelante como empresa, protegiendo el empleo, cuidando la salud de nuestros colaboradores, proponiendo soluciones innovadoras a los problemas de la sociedad y contribuyendo a la recuperación de la economía de nuestro país. En cualquier caso, tenemos que adaptarnos a esta “nueva normalidad” que implica convivir con un virus para el que todavía no hay vacuna. El país necesita a las empresas y las personas necesitan el empleo que estas generan.

Fin.

Palabras relacionadas:
Empresas industriales afrontando el coronavirus, cómo afrontan las empresas en coronavirus, empresas de inyección frente al coronavirus, empresas del sector plastico frente al coronavirus, empresas medianas frente al coronavirus, estrategias para sobrevivir al coronavirus como empresa.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Inyección

Documentos relacionados