Madera impregnada con CCA: el riesgo que el ciudadano común no conoce

Patrocinado por: Falta nombre

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

Así como la alquimia medieval acabó cimentando los principios de la química moderna, la biomimética establece las bases del futuro del mundo textil en la industria plástica, uno de los mercados más prometedores del desarrollo científico actual.

Es evidente que buena parte de nuestra tecnología sería en el fondo biomimética, esta área de la ciencia que tiene por objetivo el estudio de la naturaleza e incorporación de sus mecanismos en diversas aplicaciones multisectoriales e interconectadas, donde las innovaciones del medio ambiente nos han provisto de un estoque inagotable de ideas y soluciones ingeniosas durante millones y millones de años, inspirando el umbral de una revolución de materiales sin precedentes que modificará profundamente la forma como abordamos los desafíos y las tendencias de la industria textil, orientados a un mercado inclusivo e interactivo, prevaleciendo la inteligencia y la funcionalidad.

En el innovador escenario, bajo la macro tendencia "menos es más" y "metamodernismo", las aplicaciones de la industria textil centran sus fundamentos en los pilares del diseño por equidad social y modelo de negocio de innovación SIVA, en lo cual el mercado y consumo están orientados a: menor tiempo, menor esfuerzo, menor movimiento, que conllevan a funcionalidad y sustentabilidad.

Es así como identificamos grandes orígenes de esta visión tecnológica, innovadora y sustentable, desde el lanzamiento del Velcro en 1948 (desarrollado a partir de la observación minuciosa de especies dotadas de espinos para asegurar las superficies), hasta Telas “alas-de-mariposa”, inspiradas en la hidrodinámica de animales marítimos que generan por consecuencia de un alto desempeño en el movimiento.

Como nunca antes, lo llamado eco-smart-textil es el punto de intersección que incorpora lo multidisciplinar en las diversas industrias (textil, cosmética, farmacéutica y médica, y plástico) e integra la nanotecnología con la microelectrónica. Una industria que estadísticamente representa $340 millones de dólares con un crecimiento anual estimado en 19% y un potencial inestimable de evolución en 2016.

**B2BIMGEMB**1**

Grandes desafíos en la encapsulación y migración en fibras plásticas de agentes sintéticos y naturales para la humectación y regeneración de la piel humana incentivan el potencial creativo científico y están siendo explorados en la área de aditivación para fibras de origen sintético, llamados bioactivos que superan lo que conocemos en tratamientos de superficie, aditivación y coloración, conocidos como plásticos activos.

Los plásticos activos son los comúnmente desarrollados e incorporan tecnologías bajo términos conocidos por nuestro medio como absorbentes de humedad y de filtro ultravioleta, infrarrojos, antimicrobiales, cool colors , antiestática, iridiscencia y surfactantes, por mencionar algunos, los cuales han sido potencializados por la nanotecnología.

Por su parte, los plásticos bioactivos están inspirados en la biomimética y basados en el estudio de nuestras propias células humanas y sus mecanismos de absorción.

Ahora consideremos integrar el tejido, de manera brillante, con la microelectrónica y con dispositivos que monitoreen los signos vitales.

¡Ropa a la medida del mundo contemporáneo!

Imagen
blogger name missing

Total posts creados: 1

¿Te gustaría enviarle un mensaje?

Contactar a