México va contra los microplásticos

México va contra los microplásticos

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

Para seguir los pasos de Estados Unidos y otras naciones que han prohibido el uso de microplásticos en productos para el cuidado personal, en México una iniciativa de reforma a la Ley General de Salud busca prohibir la venta, manufactura y distribución de productos cosméticos y de higiene personal que contienen microplásticos por ser componentes que dañan el medio ambiente y ponen en riesgo la salud de las personas.

El estudio “A global inventory of small floating plastic debris”, publicado en la revista Environmental Research Letters, estima que el número acumulado de partí­culas microplásticas en 2014 oscilaba entre 15 y 51 billones con un peso de entre 93 y 236,000 toneladas y se han documentado residuos plásticos y microplásticos en todos los ambientes marinos, desde el litoral hasta el mar abierto, desde la superficie del mar hasta el fondo marino, en sedimentos de aguas profundas, e incluso, en el hielo marino ártico.

Hasta ahora en México se carece de información sobre el impacto de los microplásticos en las aguas nacionales y la flora y fauna que las habitan, pero es un hecho que las referencias de otras regiones del mundo indican que indiscutiblemente estas microesferas plásticas también están teniendo un impacto negativo en los mares mexicanos.

Es por ello que la propuesta de reforma presentada por el senador del Partido Acción Nacional (PAN), Raúl Gracia Guzmán, argumenta que aun cuando los microplásticos utilizados en productos cosméticos y de cuidado personal no son los únicos responsables de la contaminación marina, tienen el agravante de que son añadidos de forma consciente a los productos y además son imposibles de recolectar para su posterior reciclaje o disposición segura.

“En México, la regulación en cuanto al tema de los plásticos es nula, sin embargo, es un problema que en el resto del mundo se ha estado atacando, por lo que al prohibir la producción de cosméticos con microesferas serí­a el primer paso para proteger nuestros mares y las especies que en ellos viven”, afirmó el senador durante la presentación de su iniciativa en tribuna.

El problema de los microplásticos es algo complejo, puesto que por su tamaño que es menor a 5 mm son difí­ciles de clasificar para su estudio, y además al estar añadidos a productos que se utilizan para la higiene personal se descargan directamente en el desagí¼e y son tan pequeños que ningún sistema de tratamiento de aguas es capaz de filtrarlas para evitar que lleguen a los océanos.

Las microesferas de plástico que llegan al ambiente marino provienen no sólo de los productos para el cuidado personal como champú, pastas dentales, jabones, cosméticos, exfoliantes, bloqueadores solares, entre otros, sino que también son el resultado de la degradación que sufren los macroplásticos que también llegan a los mares y se van desintegrando en partí­culas más pequeñas.

La cuestión es que mientras que la normativa global para reducir el uso de macroplásticos como bolsas para el supermercado, popotes o pajillas, platos desechables, empaques degradables, etcétera, está avanzando en prácticamente todo el mundo, incluso, con iniciativas para su recuperación y reuso, en el caso de los microplásticos que son utilizados en la industria cosmética, al ser una problemática relativamente reciente, todaví­a en la mayorí­a de los paí­ses no existen regulaciones sobre el tema.

En diciembre de 2015, el entonces presidente de Estados Unidos, Barak Obama firmó la Ley conocida como Microbead-Free Waters Act que prohí­be la fabricación y uso de productos de consumo que contengan microperlas de plástico desde julio de 2017 y su venta a partir de 2018; también el Reino Unido ha anunciado que prohibirá los microplásticos en productos para el cuidado personal a partir de este año.

Otros paí­ses como Australia, Austria, Bangladesh, Bélgica, Canadá, China, India, Indonesia, Francia, Paí­ses Bajos, Noruega, Suecia y Taiwán, ya están considerando esta prohibición y ha habido iniciativas por parte de organizaciones como Greenpeace o Beat the Microbead, que con sus campañas mundiales buscan concientizar a los consumidores para dejar de utilizar productos que contengan microesferas de plástico.

En México, hace apenas unos meses que se inició un estudio para conocer la concentración de microplásticos en la Bahí­a de Ensenada en Baja California, es el primer análisis que se hace al respecto y se espera que los resultados estén listos en la segunda mitad de 2018, para después poder estudiar el daño que han causado en la flora y fauna marinas.

En el paí­s la industria cosmética y de cuidado personal tiene un valor de mercado de US$ 9,000 millones, según datos de la Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos (Canipec), y se coloca como el número 12 en el mundo por su tamaño con un crecimiento de 7.9% en producción el año pasado.

Las compañí­as más importantes del sector tienen unidades de producción y venta en territorio mexicano como Henkel, P&G, L’Oréal, Unilever, Natura, Johnson & Johnson, Revlon, Coty, Beiersdorf, Avon, Esteé Lauder, por mencionar las más conocidas. Este es un sector que representa 2.14% del PIB manufacturero y es superavitario, ya que durante 2016 se exportaron US$ 2,561.7 millones y se importaron US$ 1,496 millones, siendo México el primer exportador en América Latina.

Las empresas del sector se han mostrado receptivas a la problemática que implica el uso de microplásticos en sus formulaciones, y la Canipec, que agrupa al 80% de estas compañí­as en el paí­s, ha manifestado que el más mí­nimo riesgo para el ecosistema marino es una razón suficiente para modificar los componentes y procesos de estos productos de manera voluntaria.

Magnitud del problema

Las micropartí­culas de plástico se han utilizado desde los años 60 en productos para la higiene personal y pueden ser lo suficientemente grandes para verlas a simple vista, pero otras son tan finas que son imperceptibles, sin embargo, las de uso más común en la industria cosmética son las microesferas de 1 a 50 μm, porque en las formulaciones proporcionan una textura extra sedosa y buena adhesión a la piel, y se les provee de aditivos para cumplir funciones de reguladores de viscosidad, agentes opacificantes, exfoliantes, abrasivos, emulsionantes, formadores de pelí­cula, etcétera, de acuerdo con el artí­culo Plastic in Cosmetics, publicado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

Algunos de los principales plásticos utilizados para estas funciones son el Nylon-12 (poliamida-12); Nylon-6; Politereftalato de butileno; Poli isotereftalato de etileno; Polimetilacrilato de metilo; Polietileno; Polipropileno; Poliestireno; Politetrafluoroetileno (Teflon); Poliuretano; Copolí­mero de acrilato de estireno; Trimetilsiloxisilicato (resina de silicona), entre otros muchos.

El problema principal como explica The 5 Gyres Institute, dedicado a la promoción de programas para eliminar el uso de microplásticos, es que una vez en el agua, estas partí­culas atraen a los contaminantes orgánicos persistentes como retardantes de flama u otros quí­micos industriales vinculados a problemas de salud humana, incluyendo el cáncer.

“Un microplástico puede ser un millón de veces más tóxico que el agua que lo rodea. Luego estos contaminantes siguen su camino hasta la cadena alimenticia y terminan en nuestros platos. Un estudio encontró que una cuarta parte de todos los pescados vendidos en los mercados de California tení­a microplásticos en sus tripas”, dice The 5 Gyres Institute.

Un informe de Greenpeace titulado “Plásticos en pescados y mariscos” identificó polí­meros como polipropileno, polietileno, resina alquí­dica, rayón, poliéster, nylon y acrí­lico, poliamida, poliestireno, tereftalato de polietileno y poliuretano, en el tejido de organismos marinos como pescados, langosta, bivalvos zooplancton. De esta manera pueden llegar al consumo humano, pero además pueden provocar la muerte de los peces y otras especies que los ingieren.

Tan sólo en Estados Unidos se estima que a diario se lanzan al drenaje 8,000 millones de microesferas de plástico, incluso, el Pnuma asegura que algunos productos cosméticos contienen tanto plástico en su formulación como la cantidad de plástico utilizada para fabricar el envase donde están contenidos.

El artí­culo del Pnuma deja claro que si bien falta hacer más estudios para conocer el impacto real en la salud humana, ya hay algunos que han mostrado la presencia de estas micropartí­culas plásticas en humanos, incluyendo fetos.

Ante estas evidencias, que aún no son determinantes, empresas como Unilever, The Body Shop, IKEA, Target Corporation, L’Oreal, Colgate/Palmolive, P&G y Johnson & Johnson están de acuerdo en dejar de usar microesferas de plástico en sus productos para uso personal, sin embargo, no se han erradicado del todo y algunas de estas empresas no han cumplido a cabalidad con este compromiso.

Futuro de la prohibición

El legislador Raúl Gracia añade en su iniciativa que hoy existe información suficiente de otras regiones del mundo para utilizarla como referencia y dimensionar el problema en el paí­s.

“En México, no existe en la regulación federal una prohibición para la fabricación y distribución de productos cosméticos que contengan microesferas de plástico y al tratarse de un descubrimiento reciente, hay nula información sobre el daño que tenemos en nuestros mares, sin embargo, en el resto del mundo este daño ha sido comprobado y México no tendrí­a por qué ser la excepción”, advierte el legislador.

Por ello su propuesta es la modificar el artí­culo 269 de la Ley General de Salud para prohibir la venta, manufactura y distribución de productos cosméticos que contengan microplásticos, considerando que un microplástico es una pequeña partí­cula de hasta 5 mm de diámetro.

En la actualidad la iniciativa se encuentra en comisiones para ser analizada y votada, y de acuerdo con los asesores del senador Raúl Gracia, esta no es una propuesta más que se quedará en la ‘congeladora’, por lo que esperan que sea en noviembre próximo cuando se defina su aprobación.

Por lo pronto las comisiones de Salud y Estudios Legislativos están analizando la viabialidad de la reforma, ya que se buscará otorgar tiempo suficiente a la industria cosmética instalada en México para dejar de fabricar y vender productos con microplásticos.

Te podría interesar...

Lo más leído

plastico-reciclado-en-automoviles-noticia.png.
Sostenibilidad

Las empresas automotrices muestran cada vez más su compromiso de incorporar material recic...

Verónica Alcántara・Ago 16, 2022
Bioplásticos mercado Noticia
Bioplásticos

La industria mundial de bioplásticos le apuesta a abastecer un 2% de la demanda mundial de...

Dr.-Ing. Laura Flórez・Jun 1, 2023
Moldeo por inyección: todo lo que necesita saber
Máquinas de inyección

En la industria del plástico, el moldeo por inyección es uno de los términos más comunes. ...

David Ricardo Muñoz, periodista de Tecnología del Plástico・Mar 8, 2023
Fuerte repunte en el comercio de plásticos de Estados Unidos con países latinoamericanos con TLCs
Máquinas y equipos para reciclaje

Países de América Latina que gozan de TLCs con Estados Unidos han visto un crecimiento del...

・Dic 6, 2022

Notas recomendadas por el editor

01/02/2014

2x1: ¡Invite a un colega al 4to. Simposio y Exp...

Usted y su colega podrán interactuar con figuras representativas que presentarán avances en los procesos de manufactura de autopartes plásticas y metálicas.

LEER MÁS »

19/02/2014

Nueva gama de control de temperatura en acero i...

Disponer de una refrigeración eficaz del molde es uno de los aspectos más importantes en el proceso de inyección de piezas pl&aac

LEER MÁS »

01/04/2015

Nuevo sistema de peletizado para productos farm...

Basados en su amplia experiencia en el diseño y la fabricación de sistemas de peletizado para termoplásticos, y en su liderazgo

LEER MÁS »