Bioplásticos ¿Hacia dónde va el mercado?

Bioplásticos ¿Hacia dónde va el mercado?

Patrocinado por: Falta nombre

Comunicate con el proveedor:

Contactar

!noticia guardada!

La industria mundial de bioplásticos le apuesta a abastecer un 2% de la demanda mundial de materias primas plásticas para el 2026. Las regulaciones, certificaciones y adecuada educación de los compradores son fundamentales para que estos materiales alcancen todo su potencial.


La urgencia que imprime la sociedad a nuestra industria para transitar hacia soluciones más sostenibles ha impulsado el desarrollo de un tipo de materiales particular, llamado bioplásticos. En este tipo de materiales se busca migrar hacia fuentes renovables, se busca biodegradabilidad, o se buscan ambas cosas. Se ha venido trabajando en desarrollar materiales que reduzcan nuestra dependencia del petróleo, pero que también puedan compostarse o biodegradarse, para lograr cerrar el ciclo.

Los bioplásticos, por definición, son materiales que pueden estar basados en fuentes renovables o no renovables, y pueden o no ser biodegradables. Es posible, por ejemplo, tener materiales biobasados, como el bio-PE, que no son biodegradables. También es posible tener materiales basados en fuentes no renovables, como el grado Ecovio, de BASF, que es sin embargo, compostable. Y también es posible tener materiales como el PLA, que es biobasado y biodegradable.

Sin embargo, el afán de los consumidores por migrar hacia soluciones más sostenibles y el uso inadecuado por parte de algunos proveedores de los bioplásticos han llevado a nuestra sociedad a creer que los materiales van a ser una “bala de plata” contra la contaminación. Y esto es un error. Los bioplásticos son, sin duda, un material muy valioso dentro de la economía circular, pero no son la solución a los problemas de contaminación. Y es incorrecto hacer pensar a los clientes que, al fabricar empaques a partir de bioplásticos, automáticamente vamos a solucionar los problemas de contaminación.

Los bioplásticos tienen su nicho de mercado, ofrecen algunos beneficios, y en condiciones adecuadas de compostaje pueden biodegradarse. Sin embargo, es incorrecto caer en afirmaciones del estilo “soy maíz y no plástico”, como lo que vemos en algunos comerciales. Estos materiales siguen siendo plásticos y su degradación, que puede darse o no, depende de condiciones muy específicas y del destino de fin de vida que se tenga.

El correcto aprovechamiento de este tipo de materiales depende de tener adecuado acceso a la información, evitar el “greenwashing” y lograr la regulación adecuada, así como de contar con los sistemas de aprovechamiento al final de la vida (como unidades de compostaje industrial) que garanticen la promesa de que estos materiales se reintegren a la naturaleza.

Estado actual y perspectivas

Actualmente, los bioplásticos aún representan menos del 1% de los más de 367 millones de toneladas de plásticos producidos anualmente. Sin embargo, a diferencia de los plásticos de fuentes no renovables, la demanda y producción de bioplásticos sigue creciendo. Este crecimiento está impulsado por un aumento en la demanda, combinado con la evolución de aplicaciones y productos cada vez más sofisticados.

De acuerdo con datos de mercado compilados por EuropeanBioplastics en cooperación con el nova-Institute, la capacidad global de producción de bioplásticos se incrementará desde 2,42 millones de toneladas en 2021 hasta cerca de 7,59 millones de toneladas en 2026. En este escenario, se superaría por primera vez la marca del 2%. El PBAT, el PBS y las poliamidas biobasadas son los materiales responsables de este espectacular crecimiento.

"48% del mercado total de bioplásticos en 2021 se destinó a la producción de envases". 

Actualmente, los plásticos biodegradables en conjunto, incluidos PLA, PHA, mezclas de almidón y otros, representan más del 64% (más de 1,5 millones de toneladas) de la capacidad de producción mundial de bioplásticos. Se espera que la producción de plásticos biodegradables aumente a casi 5,3 millones en 2026 debido a un fuerte desarrollo de polímeros, como PBAT (tereftalato de adipato de polibutileno) y PBS (succinato de polibutileno), pero también a un crecimiento constante de los ácidos polilácticos (PLA).

Los plásticos no biodegradables de base biológica representan en conjunto alrededor del 36% (más de 865.000 toneladas) de la capacidad mundial de producción de bioplásticos. Estos también incluyen soluciones “drop-in” como PE (polietileno) de base biológica y PET (tereftalato de polietileno) de base biológica, así como PA (poliamidas) de base biológica. Se prevé que su participación relativa disminuya aún más a un poco más del 30 por ciento en 2026. Sin embargo, en números absolutos, las capacidades de producción de polímeros de base biológica seguirán aumentando durante los próximos cinco años a alrededor de 2,3 millones de toneladas.

Si bien las capacidades de producción de PET de base biológica continúan disminuyendo, el enfoque se ha desplazado hacia el desarrollo de PEF (furanoato de polietileno), un nuevo polímero que se espera ingrese al mercado en 2023. El PEF es comparable al PET pero 100% de base biológica. Y se dice que presenta propiedades térmicas y de barrera superiores, lo que lo convierte en un material ideal para el envasado de bebidas, alimentos y productos no alimentarios.

"Los bioplásticos son, sin duda, un material muy valioso dentro de la economía circular, pero es incorrecto hacer pensar a los clientes que, al fabricar empaques a partir de bioplásticos, automáticamente vamos a solucionar los problemas de contaminación".

Aplicaciones y producción regional

Los bioplásticos se utilizan en un número cada vez mayor de mercados, desde envases, productos de “catering”, electrónica de consumo, automoción, agricultura/horticultura y juguetes, pasando por textiles y varios otros segmentos. El empaque sigue siendo el segmento de mercado más grande para los bioplásticos con el 48% (1,15 millones de toneladas) del mercado total de bioplásticos en 2021. Sin embargo, la cartera de aplicaciones continúa diversificándose. Los segmentos, como la automoción y el transporte o la edificación y la construcción, siguen en alza con capacidades crecientes de polímeros funcionales.

Con miras al desarrollo de la capacidad regional, Asia fortaleció aún más su posición como principal centro de producción con casi el 50% de los bioplásticos que se producen actualmente en la región. Actualmente, casi una cuarta parte de la capacidad de producción todavía se encuentra en Europa. Sin embargo, la participación de Europa y de otras regiones del mundo disminuirá significativamente en los próximos cinco años. Por el contrario, se prevé que Asia haya superado el 70% para 2026.

Se estima que la tierra utilizada para cultivar la materia prima renovable para la producción de bioplásticos será de 0,7 millones de hectáreas en 2021 y sigue representando solo un poco más del 0,01% del área agrícola mundial de 5 mil millones de hectáreas. Junto con el crecimiento significativo estimado de la producción mundial de bioplásticos en los próximos cinco años, la participación del uso de la tierra para bioplásticos aumentará, sin embargo, aún por debajo del 0,06%. Esto muestra claramente que no existe competencia entre la materia prima renovable para alimentos, cereales y la producción de bioplásticos.

Estándares de biodegradación

Las afirmaciones de compostabilidad en productos plásticos son difícilmente verificables por parte del consumidor. En este caso, la certificación se vuelve fundamental para lograr la transparencia, y la adecuada comunicación a través de logos de certificación.

El estándar EN13432, por ejemplo, describe que un producto puede destinarse al compostaje industrial, y que todos sus componentes (como tapas, etiquetas, adhesivos y/o residuos del producto envasado) son compostables. Dentro de este estándar se hacen pruebas químicas, para entender el contenido y potencial presencia de metales pesados. La biodegradabilidad en condiciones controladas de compostaje, midiendo el consumo de oxígeno y la producción de CO2. Bajo este estándar, al menos el 90% del material orgánico debe convertirse en CO2 dentro de un lapso de 6 meses. En tres meses, es importante verificar la desintegración, que implica que el material debe pasar a través de una malla de 2 mm, y no debe quedar más del 10% del material original. Así mismo, se hace una prueba de ecotoxicidad, examinando los efectos del compost resultante en el crecimiento de plantas.

Es recomendable que los dueños de marca o grandes superficiessoliciten a los distribuidores su certificación de producto y demanden el número de certificación. De esta manera se garantiza una alta seguridad del producto y también se permite el uso de ciertas marcas, haciendo la información más transparente para el usuario final.

La contaminación por bioplásticos

Uno de los retos principales que se tienen en el uso de bioplásticos es que no hay una categoría especial para identificarlos dentro del flujo de reciclaje. Es posible que este tipo de materiales, sobre todo los que son biodegradables, se confundan dentro del fujo de reciclaje de materiales establecidos, contaminándolos. De hecho, en Europa y Estados Unidos ya se han levantado alarmas en los gremios de reciclaje en contra del uso de bioplásticos, ya que pueden terminar contaminando el aprovechamiento de botellas de PET, por ejemplo, o de películas flexibles.

También es importante entender que, si bien el uso de compuestos de bioplásticos con otros plásticos convencionales puede disminuir la huella de carbono y la dependencia de fuentes no renovables, en general se trata de mezclas de materiales, algo contra lo que nos ha advertido la fundación Ellen McArthur dentro de los lineamientos de la nueva economía circular de los plásticos.

Crece uso en plasticultura

Un estudio de la FAO publicado el pasado mes de diciembre se centra en los productos plásticos agrícolas utilizados en una variedad de cadenas de valor diferentes. Una evaluación de riesgos cualitativa, que acompaña al estudio, analiza 13 productos agrícolas específicos. “Significativamente, para seis de los 13 productos evaluados, los plásticos biodegradables de base biológica se recomiendan como sustitutos preferibles del material plástico convencional”, dijo François de Bie, Director deEuropeanBioplastics. La lista de productos recomendados incluía películas acolchadas, aparejos de pesca, fertilizantes recubiertos con polímeros, protectores y mangas para cultivos, hilos de soporte para plantas y bolsas protectoras de frutas impregnadas con pesticidas.

Las películas acolchadas representan la segunda mayor parte de las películas de plástico utilizadas en la agricultura. “Estas películas, hechas de plásticos biodegradables del suelo, brindan beneficios significativos donde la recuperación, el reciclaje y la reutilización de plásticos convencionales plantean problemas importantes. Están diseñados específicamente para biodegradarse de manera efectiva in situ y, por lo tanto, pueden incorporarse al suelo después de la cosecha”, explicó François de Bie. Por el contrario, las películas de acolchado no biodegradables, especialmente delgadas, muestran una recolección, manejo y recuperación insuficientes, lo que puede conducir a un nivel significativo de contaminación plástica en los campos en los que se utilizan.

El informe de la FAO también hace hincapié en la necesidad de desarrollar polímeros que sean biodegradables en el medio marino. “Aunque se debe evitar cualquier tipo de basura, siempre se producirá un cierto nivel de pérdida inevitable de artes de pesca. Por ello, es importante fomentar la adopción de soluciones marinas biodegradables”, afirmó el líder gremial. En el caso de productos usados contaminados con residuos de pescado, como cajas de recolección de pescado, los biopolímeros, según la FAO, pueden facilitar el proceso de reciclaje orgánico.

Te podría interesar...

Lo más leído

plastico-reciclado-en-automoviles-noticia.png.
Sostenibilidad

Las empresas automotrices muestran cada vez más su compromiso de incorporar material recic...

Verónica Alcántara・Ago 16, 2022
Economía Circular, mitos y realidades
Materiales

Economía Circular, un nuevo concepto que busca reducir el uso de recursos naturales, reuti...

Paola Castellanos ・Sept 23, 2022
Bioplásticos mercado Noticia
Bioplásticos

La industria mundial de bioplásticos le apuesta a abastecer un 2% de la demanda mundial de...

Dr.-Ing. Laura Flórez・Ago 16, 2022
legislacion-mexico-noticia.png
Empaques

Hiram Cruz, director general de la Asociación Mexicana de Envase y Embalaje (AMEE), hace u...

Verónica Alcántara・Sept 22, 2022

Notas recomendadas por el editor

01/02/2014

2x1: ¡Invite a un colega al 4to. Simposio y Exp...

Usted y su colega podrán interactuar con figuras representativas que presentarán avances en los procesos de manufactura de autopartes plásticas y metálicas.

LEER MÁS »

19/02/2014

Nueva gama de control de temperatura en acero i...

Disponer de una refrigeración eficaz del molde es uno de los aspectos más importantes en el proceso de inyección de piezas pl&aac

LEER MÁS »

01/04/2015

Nuevo sistema de peletizado para productos farm...

Basados en su amplia experiencia en el diseño y la fabricación de sistemas de peletizado para termoplásticos, y en su liderazgo

LEER MÁS »